Cuento para recordar por qué el amor joven y fugaz es el más intenso

Jueves, 19 de julio de 2018 11:11

|Milene Broche
cuento de milene broche



Dicen que los amores de juventud son los más intensos, aquí te compartimos un breve cuento de Milene Broche que parece comprobarlo.



cuento de milene broche 1



UNA HISTORIA DE AMOR JOVEN Y FUGAZ


De aquellas historias románticas que se cuentan por allí, esta es una más, la nuestra. Entre todas las personas que habían, mis ojos te vieron a ti, y los tuyos a mí, y por largos segundos se quedaron viendo aquellos ojos que no nos pertenecían. Y así cada cierto tiempo, se iban encontrando de a poquito, tratando de conocerse más a profundidad. Resulta que por un motivo u otro, no sólo nuestros ojos terminaron por conocerse esa noche.


Entre el baile y la bebida, los gritos y la música, el humo y el viento y la gente, tu mano sostuvo la mía. Así nuestros cuerpos se juntaron y dieron vueltas y bailaron pegados. Y por esas cosas de la vida todo a nuestro al rededor entró en un congelamiento estático mientras que mis manos agarradas a tu cuello pedían a gritos que tus labios tocaran los míos. Y así fue. Entramos en un pequeño paraíso donde sólo cabía espacio para dos bocas muy pegadizas y sin vergüenza. No nos pudo haber importado menos quién nos veía, o qué decían. En ese momento no existió nada más. Nada más que ese húmedo beso que vibraba en todo mi ser, en absolutamente todo. 


Poco después necesitábamos aire, salimos cogidos de la mano a ver la noche fría y sentarnos en la arena cálida. Y a poco rato, eso no era suficiente, nuestros cuerpos exigían más, el mío al menos, lo pedía a patadas. Nos escondimos con la noche. Nos conocimos un cuanto más. Yo trataba de no ahogarme con mi propia respiración mientras tú de manera perfecta besabas todas las partes de mi cuello y me acariciabas de manera pasional. 


Nos llamaron entonces, y volvimos con ojos asombrados. Creo que ninguno entendía muy bien lo que acababa de suceder. De todas maneras, volvimos agarrados de las manos, como si nunca en la vida nos fuéramos a soltar de nuevo. Abrazados, como si lo hubiéramos hecho durante toda la vida. 


Lo más triste de todo es que solo tuvimos esa noche para abrazarnos, y luego tuvimos que soltarnos. 


**


Inspírate leyendo estos poemas de amor. Y si ya te decidiste a escribirle a la persona que amas, aquí te damos algunas sugerencias para hacer cartas de amor muy originales.



Milene Broche

Milene Broche


Colaborador
  COMENTARIOS