¿Qué es el amor sino un tira y afloja del demonio?
Letras

¿Qué es el amor sino un tira y afloja del demonio?

Avatar of Enrique Ocampo

Por: Enrique Ocampo

7 de junio, 2017

Letras ¿Qué es el amor sino un tira y afloja del demonio?
Avatar of Enrique Ocampo

Por: Enrique Ocampo

7 de junio, 2017



La prosa de Enrique Ocampo, autor del libro de relatos Salto de fe, el cual puedes adquirir aquí, se determina por su carácter orgánico, visceral y de ritmo trepidante pero al mismo tiempo acompasado, de regodeo poético en las palabras, las imágenes, las metáforas. Su universo trasciende sobre lo real e indaga en los imaginarios lingüísticos como hechos exaltados. Disfruta a continuación de otro de sus relatos.


Cortázar


Cortázar, hijo de puta

Siempre que pienso en el amor, pienso en Cortázar y su puto tango y su puta Babs y su puta Maga y Akhenatón y todos los demás imbéciles petimetres y subyugados hijos de nadie que se regodeaban en la sbornia de un tango de mierda y un vodka barato. Esa habitación sucia con el tipo al piano y la lluvia sobre la claraboya no sólo es literatura: es amor. El amor es la nostalgia del paraíso terrenal, y el ideal de pureza de los sentidos enervados por el blues de mierda que intenta llenar los zapatos del tango de mierda que ya se murió en el piano de nadie bajo la claraboya de ninguna lluvia de ningún lugar en ninguna literatura.


palabras extranas en ingles amor


Qué serendipia más insolente es que tú y yo estemos juntos en la habitación que es este mundo de mierda, con grillos moribundos que intentan entonar una pentatónica tan poco ambiciosa como este no poema. ¿Qué es el amor? ¿Qué es el amor? ¿Qué es el amor sino una vaga y esponjosa y nublada y amorfa nube de mujeres que se pegan al cuerpo en espirales bajo la lluvia como el humo de olorosos cigarrillos en torno de una mesa de cantina, una noche de invierno? ¿Qué es el amor sino el hedor del vodka barato impregnando el gramófono escuálido y enclenque que escupe un tango o un blues cualquiera, para oídos sordos, ignorantes y ebrios de falsedad y de esperanza en la habitación más pequeña, con la oscuridad más oscura, con la humedad más húmeda, con las sillas más incómodas y el suelo más manchado de fruta madura y golondrinas agonizantes bajo la claraboya que todos creen que existió pero nadie nunca ha visto?


poemas parejas enamoradas


¿Qué es el amor sino la ilusión de un Macondo sin bananas, de un retrato sin caireles dorados eternos y diabólicos, de un soma sin opresión, de veinte poemas de amor sin una canción desesperada, de un Julián Carax sin el diablo adentro, de un Jabberwock sin espada vorpal enfrente, de un Atlas sin cadenas, de una niña y una anciana ciega que no seas tú, de un viejo y un mar sin tiburones, de un ir y venir del carajo de cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches sin final ni cólera, de diecisiete Aurelianos sin guerra civil, de un guardián entre el centeno sin precipicio detrás, de un millón de putas junto a la piscina sin cadáveres flotando, de un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor sin locura ni humillación, de un mar de llamas sin guerra, de una gárgola escultora sin corazón de piedra? ¿Qué es sino una eterna e inconsolable e infinita e incomprensible sucesión de literatura de esperanza e ilusión y desfachatez intelectual?


poemas de desamor


¿Qué es el amor sino un tira y afloja del demonio, una guerra de beodos ignorantes y asustados, sin cuartel ni general, un vaso derramado por la última gota de la desesperanza? ¿Qué es el amor sino una retahíla imbécil a la medianoche del alma de referencias literarias y humos imposibles y tragos ácidos y recuerdos manchados de nostalgia y extrañeza? ¿Qué es el amor sino un puto blues rechinando en los oídos de los seres más aborrecibles que se han juntado a beber un vodka barato con un tipo gordo al piano girando a treinta y tres y tercias revoluciones por minuto?


pareja triste olvidar tu infidelidad


Cortázar, hijo de puta, tú y tu vodka barato y tu blues de mierda y tu piano y tu lluvia y tu claraboya y tu literatura. Tú y tu idioma del amor. Tú y tu dedo que dibuja la boca que ya estaba ahí; tú y tu fruta madura y tu terrible y simultáneo absorber del aliento, que ahoga más de lo que refresca; tú y tu boca llena de flores o de peces; tú y tu lluvia que te cala hasta los huesos cuando salís de un concierto; tú y tu rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Tú y La Maga. Tú.

Cortázar, hijo de puta: tenías razón.

***

El suspenso del momento se sostiene en la narrativa bien lograda, como una pausa o un silencio en una obra musical. Incluso en el relato de sucesos raros y mórbidos sobre encuentros furtivos.


Referencias: