Aquel sofá y aquella cama fueron testigos de batallas pasionales
Letras

Aquel sofá y aquella cama fueron testigos de batallas pasionales

Avatar of Ericka Arriola

Por: Ericka Arriola

23 de mayo, 2017

Letras Aquel sofá y aquella cama fueron testigos de batallas pasionales
Avatar of Ericka Arriola

Por: Ericka Arriola

23 de mayo, 2017



La reflexión es un espacio sagrado en la prosa de Ericka Arriola. En su texto, que no lleva título, es evidente el afán por indagar en causas, efectos, circunstancias y el contexto en el que se rigen sus sentimientos. Léelo a continuación para estar listo a las preguntas y a las respuestas.


cine asiático



Hace poco me preguntaron “¿Tienes alguna razón para seguirlo amando?” y fue tanta mi sorpresa hacia esa pregunta, que nunca me había puesto a imaginar la respuesta. ¿Qué razón tengo para amarte? ¿Por qué te sigo atando de alguna manera? ¿Por qué, muy en el fondo, tengo la esperanza de que vuelvas? Otra vez preguntas… Otra vez sin respuestas.


mentiras de las mujeres en la cama sexo


Pero no, creo que ya no te amo, creo que sólo amo los momentos que viví a tu lado, amo los recuerdos que me obsequiaste, amo a la persona de la que me enamoré, no la de ahora, en el que te convertiste. Amo a ese chico que se preocupaba por mí cada tarde y las noches en vela que pasábamos sólo porque ninguno de los dos se atrevía a decir adiós a una plática más. Porque cada momento valía más que cualquier tesoro escondido. Porque cada palabra era dicha con el verdadero amor que dos jóvenes de nuestra edad podrían imaginar y decirlas, así como así.


entender la menstruacion mujer


Porque el tiempo junto a ti se suspendía en el aire y pareciera que nada ni nadie podría contra aquellos dos que se disponían a amarse en las tardes de lluvia, después de un día cansado. Porque aquel sofá y aquella cama fueron los testigos de las batallas pasionales y las palabras dichas al oído, testigos que podrían jurar que esto no podía terminar. Y no porque no hubiera razones, sino porque nadie podría imaginarse cómo dos personas pudieran quererse de ese modo y que todo terminara en tragedia.


cosas que una mujer quiere escuchar viaje conquista caminata


¿Qué pasó? No lo sé, y probablemente nunca lo sepa. Sólo espero que, si existe un Dios, un destino o el karma mismo, sea esto lo que nos una de nuevo, que sepan que había más de un testigo que apostaba que lo nuestro realmente era eterno. Pero más que nada, que aquellos jóvenes, aquella tarde, aquél día, hubieran dado su vida por apostar que lo suyo, no sólo era infinito, era trascendental.

***

Repasar el pasado y revivirlo como el presente más vívido. La memoria, no la verdad, tiene dos caras. Lee más poesía aquí.


Referencias: