Artistas y sus hábitos creativos

Artistas y sus hábitos creativos

Por: Daniel Morales Olea -

¿Qué detona la creatividad? El proceso creativo varía de persona en persona; mientras algunas esperan a la musa sentados, otros la buscan de formas que sólo ellos, quienes han creado grandes obras, pueden entender. Algunos escriben, pintan o dibujan por horas y horas esperando "algo bueno, de lo que aparezca en hojas o lienzos. Pero hay quienes  tienen métodos menos comunes. 

pollock creatividad

Personajes con "bloqueo", dificultad para concentrarse o simplemente con un extraño ritual a la hora de comenzar a crear esas obras maestras que dejaron en nuestro mundo, y que quizá sin estos extraños hábitos nunca hubieran visto la luz. Truman Capote, George Orwell, Mark Twain, Edith Wharton, Winston Churchill y Marcel Proust escribían acostados en su cama.

Hemingway 

hemingway escribiendo cultura

La vida del escritor estaba llena de excentricidades, una de éstas fue su manera de escribir, lo hacía de pie. Frente a un pequeño librero vaciaba sus 500 palabras diarias obligadas, su lema era “Done by noon, drunk by three”. (Thomas Wolfe también tenía el hábito de escribir de pie).

 Víctor Hugo 

victor hugo cultura

Para evitar estar tentado a salir a divertirse y descuidar sus manuscritos, el famoso autor romántico escribió Los Miserables y Nuestra señora de París completamente desnudo; hacía que su mayordomo escondiera su ropa y el escritor no tenía otra cosa que hacer más que escribir.

 Demóstenes

demostenes creatividad cultura 
Así como Víctor Hugo, el famoso orador griego también se quitaba algo para evitar salir a las calles de su ciudad: rasuraba la mitad de su cabeza para sentir pena y así recluirse en sus aposentos a escribir grandes discursos retóricos.

Charles Dickens

charles dickens

Con la condición física de algunos deportistas de la actualidad, Dickens daba caminatas para despertar su creatividad; éstas llegaban a ser de hasta de 30 kilómetros al día, durante sus recorridos se perdía por las calles de Londres y los suburbios de esta ciudad. No sólo eso, siempre llevaba consigo una brújula, pues a la hora de dormir y escribir su cuerpo debía apuntar hacia el Norte. 

James Joyce

james joyce creatividad cultura

El escritor de complejas obras literarias como Ulises o Finnegans wake, creía que una buena producción diaria se traducía en tres oraciones al día. No es sorpresa que tardara 17 años en escribir Finnegans wake.

 Miguel de Cervantes 

IND119216

La obra representativa del idioma español fue escrita por una persona que para activar su creatividad se sentaba en tinas con agua helada. 

Albert Einstein 

einstein cultura

Considerado el genio del siglo XX, Einstein decía que para resolver un problema se debía pensar en éste durante muchas horas al día, por varios meses, así lograría encontrar todas las formas posibles de resolverlo y saber cuál es la más adecuada.

 Aaron Sorkin

sorkin cultura 
Uno de los guionistas más aclamados de los últimos años interpreta los guiones mientras los va escribiendo. En una ocasión, lleno de euforia mientras trabajaba, se rompió la nariz  después de estrellarse contra el espejo en el que observaba sus reacciones.

Leonardo Da Vinci

95f33/huch/1413/hl0152 
Se dice que el multitalentoso artista y científico tenía un hábito de sueño bastante inusual. Dormía sólo dos horas al día, las que alternaba con siestas de 20 a 40 minutos cada cuatro horas. 

Vladimir Nabokov 

nabokov creatividad cultura
El escritor ruso escribía en fichas bibliográficas. Uno de sus libros consistía de más de dos mil pequeñas fichas. 

William Wordsworth

william wordsworth cultura creatividad 
El poeta recitaba sus versos mientras paseaba a su perro, si éste ladraba o parecía enojado cuando escuchaba los poemas, Wordsworth reescribía su trabajo. 

Friedrich Schiller 

schiller cultura creatividad

Para muchos las manzanas son una fuente deliciosa de alimento; para Schiller eran una herramienta aromática con la que se concentraba para escribir, estas debían apestar, pues le gustaba el olor de las manzanas podridas. 

Edgar Allan Poe

poe cultura creatividad

Mientras la escritora francesa Gabrielle Collette quitaba las pulgas de su perro hasta que se sentía lista para escribir, el escritor norteamericano Edgar Allan Poe colocaba a su gato sobre sus hombros mientras escribía.

 

Referencias: