"La balada de la masturbadora solitaria", poema de Anne Sexton

Lunes, 27 de noviembre de 2017 11:28

|Cultura Colectiva
balada de la masturbadora solitaria de anne sexton

La autora estadounidense Anne Sexton (1928-1977) es un pilar de la poesía confesional, pues su estilo indaga en su propia identidad, en los resquicios más íntimos de sus miserias y luminosos sentimientos. El erotismo, el amor, la soledad y la muerte son un pulso constante en su estilo. Disfruta a continuación de uno de su poema "La balada de la masturbadora solitaria", traducido por Sandra Toro.


balada de la masturbadora solitaria de anne sexton 1


La balada de la masturbadora solitaria

El final de la historia es siempre la muerte.

Ella es mi taller. Ojo resbaladizo,

fuera de la tribu de mi yo, mi aliento

encuentra tu ausencia. Asusto

a los que se quedan. Estoy harta.

A la noche, sola, me caso con la cama


Dedo por dedo, ella ahora es mía.

No está tan lejos. Es mi encuentro.

La toco como una campana. Me recuesto

en la enramada donde la solías montar.

Me tomabas sobre la colcha de flores.

A la noche, sola, me caso con la cama.


Por ejemplo esta noche, mi amor,

que todas las parejas se unen

en una volteada conjunta, arriba y abajo,

el dúo abundante en esponja y pluma,

empujando de rodillas, cabeza a cabeza.

A la noche, sola, me caso con la cama.


balada de la masturbadora solitaria de anne sexton 2


Así escapo de mi cuerpo,

un milagro molesto. ¿Puedo

exhibir el mercado de los sueños?

Me abro. Me crucifico.

"Mi ciruelita", le decías.

A la noche, sola, me caso con la cama.


Después llegó mi rival de ojos negros.

La dama del agua, alzándose en la playa,

con un piano en la punta de los dedos, vergüenza

en los labios y una voz de flauta.

Y pasé a ser la escoba vieja.

A la noche, sola, me caso con la cama.


Te arrebató como se arrebata

un vestido de oferta del perchero

y yo me quebré como lo hacen las piedras.

Te devuelvo tus libros y las cañas de pescar.

El diario de hoy dice que se casaron.

A la noche, sola, me caso con la cama.


balada de la masturbadora solitaria de anne sexton 3


Chicos y chicas esta noche son uno.

Desabrochan blusas. Bajan cierres.

Se sacan los zapatos. Apagan la luz.

Los seres que brillan están llenos de mentiras.

Se comen unos a otros. Comen de más.

A la noche, sola, me caso con la cama.

*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Monique Rodríguez.

***

Antes de pasar a otro artículo, deberías considerar guardar bien esta lista, probablemente sin darte cuenta alguien esté intentado romperte el corazón. Después de todo, uno nunca sabe las formas en las que la vida nos sorprende, pero si de algo puedes estar seguro es que la poesía también estará ahí para levantarte.

REFERENCIAS:
Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS