Pezones rígidos, besos, mordidas, aruños, gemidos, es el caos que nos ahoga en ese infinito placer
Letras

Pezones rígidos, besos, mordidas, aruños, gemidos, es el caos que nos ahoga en ese infinito placer

Avatar of Luz Ralda Salinas

Por: Luz Ralda Salinas

6 de octubre, 2017

Letras Pezones rígidos, besos, mordidas, aruños, gemidos, es el caos que nos ahoga en ese infinito placer
Avatar of Luz Ralda Salinas

Por: Luz Ralda Salinas

6 de octubre, 2017

A continuación se comparte un texto escrito por la joven autora Luz Ralda Salinas, quien construye un imaginario erótico y amoroso con base en referencias inmediatas, destellos de una lucidez literaria —y literal— que promete un encuentro con la intimidad hecha poesía.


Pezones rígidos, besos, mordidas, aruños, gemidos, es el caos que nos ahoga en ese infinito placer 0


Mi desesperación:


No sé por cuánto tiempo más nos sobreviviremos a estar juntos, si nuestros abismos nos terminarán por devorar, cuándo alguna acción/palabra pueda llevarnos a la inestabilidad y tampoco pretendo saberlo, prefiero que la naturaleza de nuestras personas nos sorprenda, impacte y quizá destruya un poco.

No sé por qué somos de los pocos que nacieron con la venda suelta, o de los que lograron quitársela, simplemente para ser testigos de la realidad confusa y perdida.


Pezones rígidos, besos, mordidas, aruños, gemidos, es el caos que nos ahoga en ese infinito placer 1


Si tuviera un deseo sería saber cuál es el eco que irrumpe en tu abismo, qué ocurre en tu mente. Si después de todo me pides soltarte, lo haré, pero sólo para dejarte volar, jamás para caer.

También sé que desde que estamos juntos el caos ha palpitado más fuerte y he comprendido algo, es vital, sentirse vivo, no es la paz necesaria, sino el elemento que la perturba para luego recuperarla, viéndolo de alguna manera sería como hacer el amor; el encuentro de dos cuerpos en aparente calma perturba al instante por el roce y la fricción del uno con el otro.


Pezones rígidos, besos, mordidas, aruños, gemidos, es el caos que nos ahoga en ese infinito placer 2


El deseo lascivo que embarga la piel y la estremece; pezones rígidos, besos, mordidas, aruños, gemidos, es el caos que nos ahoga en ese infinito instante de placer. Cuando el acto concluye, llega la paz, sonrisas y miradas cansadas, el remar de los dedos acariciando, consolando al cuerpo renacido.

Así que, si no sabes qué hacer. No te preocupes amor, fluye, iré de tu mano.

Memorias de una amada.

*

Las imágenes que acompañan al texto pertenecen a Kat Irlin.

Puedes apreciar más de su trabajo fotográfico aquí.

***

La poesía es la única con la que podemos experimentar a flor de piel emociones que creíamos imposibles en nosotros, por eso te recomendamos los siguientes poemas que nos muestran que hay heridas que nos marcan de por vida. Si quieres conocer más poesía amorosa latinoamericana, te recomendamos estos 10 poemas de Pablo Neruda que dan directo en el corazón.


Referencias: