Carta al amor de nuestra vida, aquel que nos está esperando

Carta al amor de nuestra vida, aquel que nos está esperando

Por: Jose Barroso -

"Abrir en caso de emergencia", así se titula este texto que es una carta al amor de nuestra vida, aquel que está en el futuro esperando por nosotros. Sigue, no te detengas. Ahora no.

Te compartimos este texto titulado "Abrir en caso de emergencia", una carta al amor de nuestra vida, el mismo que está en el futuro en espera de nosotros. Siente la emergencia, la necesidad de escapar, de volar, de cruzar la frontera y dar un paso más allá. Escucha las palabras que arrastra el tiempo y te susurran al oído que el momento está llegando. Sigue adelante, no te detengas.
Carta al amor de nuestra vida, aquel que nos está esperando 1 
Pero, ¿cuál es la emergencia?¿Un incendio? ¿Un barco que se hunde? ¿Cuál es la emergencia? No lo sé, pero aun así lo he abierto. El momento había llegado. La impaciencia, la ilusión, el momento me decía: “¡Ábrelo ya! No esperes más”. Lo he abierto sin saber que mi alma se encontraba en un caso de emergencia. Y ahí he encontrado el agua que apagaba mi fuego, el pañuelo que secaba mis lágrimas, el aire que acariciaba mi consuelo. He encontrado mi carta, una carta de alguien del futuro que ha llegado a mí para decirme: “Querido amor”. Y he roto a llorar, porque he entendido que “alguien” me espera, que “alguien” me ama, que “alguien” existe y me ha llamado “amor”.

En días como hoy, en tiempos como estos en los que el conflicto y la desunión invaden nuestro corazones, el mayor rescate que nos merecemos es nuestra carta de amor. Porque es el camino hacia el entendimiento y hacia la comprensión. Soy un poquito más feliz y te lo debo a ti, “querido amor”. Sí, he decidido que así te llamaré todas las mañanas cuando me despierte a tu lado. Te diré: "Querido amor, gracias por ser mi salida de emergencia. Porque sí, creo en el amor, creo en mi amor. Creo en ti, que me acabas de escribir diciéndome que ya estoy en ese futuro que tan duro se me está haciendo. Que me dices que salte y grite. Que salte, que tú me esperas al otro lado. 

En caso de emergencia necesitamos unas palabras de parte de nuestro amor del futuro, ese que nos observa y nos espera. Han pasado algunos años -aunque algunos recuerdos se almacenan en el presente- desde que dejé Madrid. Recuerdo una noche con una llovizma preciosa y una compañía que ahora es agua pasada, al igual que esa llovizna. Caminaba por el Madrid de los Austrias y me crucé con un brujo, 'El Brujo'. Alguien muy importante para mí. Gracias a él mi mente cambió de parecer y decidí entonces expresar mis sentimientos y mis emociones con el lenguaje del arte. Cuando estudiaba interpretación alguna vez me dijeron: “No sabes trabajar en grupo, acabarás como 'El Brujo', actuando solo”.

Aquella noche me acerqué a él y le mostré mis respetos. Sus palabras nunca las olvidaré: "Una noche parecida a ésta, en Las Ramblas de Barcelona, me encontré con Antonio Banderas poco antes de que se moviera a Los Ángeles. Por si te sirve de algo".

Fue mi carta de amor, mi “abrir en caso de emergencia”… Hoy las recuerdo, pues este incendio que me consume cada vez es más grande. En esta habitación fría por mi ausencia cambio constantemente mis preguntas sin hallar respuesta alguna que me ayude o me convenza. Siento tener que renunciar constantemente a lo que amo y esta carta es mi único aliento. Un aliento del que no me puedo alimentar ni siquiera nutrir y que me hace llorar pues me pone cara a cara frente al espejo de mi realidad.

En esta noche fría por mi mirar, me detengo a darle la bienvenida al futuro que, cada vez más, compone mi presente. Un presente manchado por decisiones difíciles de las que, los mayores dicen, siempre se aprende. A veces hacer algo es simplemente no hacer nada, y dejar que la Tierra y el destino decidan y muevan nuestro carro.

Pero hoy, esta noche, mi amor me ha hablado para decirme que me extraña y que me quiere, que me apoya y me comprende. Y la magia ha vuelto a girar a mi alrededor, igual que ese carro galopado por dos caballos a los que tenemos que guiar con fuerza y comprensión, pues uno corre hacia el futuro y el otro descansa en el pasado.
Carta al amor de nuestra vida, aquel que nos está esperando 2
Si te gustó esta carta al amor de nuestra vida, revisa más del trabajo del autor: Jose Barroso -sin acento-, estudió Filología Hispánica en Granada, ciudad situada al sur de España donde nació y creció. Con 20 años decide mudarse a Madrid para estudiar Arte Dramático, su verdadera vocación. Tras cuatro años viviendo en la capital española recibe una oferta para vivir en la ciudad de Los Ángeles, California, donde actualmente reside. Compagina sus trabajos como actor en diferentes compañías de teatro. Además de colaborar con Cultura Colectiva, imparte clases, dirige y prepara la próxima publicación de su libro En el corazón de los pensamientos que habitan en mi cabeza.
***
Te puede interesar:
Las frases más bellas de las cartas de amor
Jamás he escrito una carta de amor pero esto se parece un poco

Referencias: