INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Carta para el amor de mi vida que no pudo ser

27 de marzo de 2018

Kesly Lameda

Eran muchas cosas las que me llamaban la atención de ti. Pero jamás entendí la razón, sólo lo dejé suceder.

Hola, amor. Así es como solía llamarte, “mi amor”. Porque eso eras, tan simple y tan complicado.


Aún recuerdo el día que nos conocimos. Sabía muy bien quién eras, y tú muy bien conocías mi nombre; pero no evitamos el decirnos “un placer conocerte”. En ocasiones, pronunciamos palabras torpes, frases vagas, sin aparente importancia, y no conocemos lo que podrán significar en el futuro. Dicen que algo tan simple y delicado como el aleteo de una mariposa puede provocar un tifón al otro lado del mundo. Eso fue conocerte, en mi mundo.


Hablar se convirtió en nuestra actividad favorita. Podíamos pasar horas y horas sin aburrirnos. Y eso nos atrapó. Ah, lo olvidaba, llevarnos la contraria también era algo que podíamos hacer durante mucho tiempo.


Había algo especial en ti, que aunque no sabía exactamente qué era, sí quería dedicarme a descubrirlo. Necesitaba saber por qué cada vez que te pasabas a mi lado se sentía como llegar a mi hogar; por qué mi corazón latía tan fuerte con un roce de tu tacto; por qué mirarte a los ojos se sentía como ver al sol nacer cada día.



Eran muchas cosas las que me llamaban la atención de ti. Pero jamás entendí la razón, sólo lo dejé suceder. Dejé que me enamorara de ti. Jamás podré olvidar la sensación de tu mano en la mía, ni el sabor de ese primer beso a escondidas, sin testigos, como dos niños que no quieren ser descubiertos. Ni esa risa nerviosa, ni las miradas sugerentes. Todo continúa intacto aquí.


Te convertiste en una parte de mí, que guardé como el más preciado tesoro. Podía conocerte, así fuera a tientas, reconocer el ritmo de tu respiración, saber cómo eran tus risas sinceras o aquellas en las que ocultabas tu tristeza, y adivinar tu pose favorita para mentir. Pero también recuerdo las lágrimas. Los falsos “te quiero”. Y todas las veces que te perdoné sin que te disculparas.


Cada despedida se convertía en un nuevo comienzo y en todos mi corazón se cerraba un poco más. Volver a ti una y otra vez se convirtió casi en una adicción. Cada vez te quería más, pero me enamoraba menos. Aunque el tiempo es relativo, porque la felicidad sólo dura un instante, y a veces hay momentos que duran toda la vida. Pero cada momento junto a ti se volvía más corto y difuso.


Siempre fui tan tuya, que te dejé compartirte con otras almas que no eran la mía. A pesar de ir y venir tantas veces, en un juego en el que sólo perdía yo, todo siempre se sentía como la primera vez. Como el primer beso, como el primer abrazo donde tu corazón latía con tanta fuerza que resultaba imposible no notarlo, como las mismas mariposas al verte, como el primer te quiero, como la primera aventura, como el primer secreto, como el primer corazón roto.


El día en que supe que te amaba, estábamos distantes, y descubrí que lo que siempre quisiera de ti era esa sonrisa torpe y disimulada que no puedes ocultar cuando haces las cosas que en verdad te gustan. Nunca pude saber lo que pude haber significado en tu historia. Si alguna vez me llegaste a visualizar en un lugar de tu futuro. No lo sé. Sólo sé que te quise con tanta fuerza en el mío que terminé por perderte.



Decir que te amaba se quedaba corto. O quizás era incierto. Pero puedo decirte que quería darte mis días y mis noches. Y que no había instante de mi vida en el que no deseara que estuvieras aquí. Pero no fue así. Si te fuiste o te obligué a irte son parte de las interrogantes que hoy no quiero responder. Me cansé de esperar esos “por qué” que nunca tenían respuesta.


Aquí estoy, donde ya no puedes estar tú. Y tú, te quedas allí, incierto, lejano y, sobre todo, en mi imaginación. De donde nadie jamás te podrá arrebatar.


Tuya, siempre.


K.



**



Los escapes emocionales pueden tener como resultado canciones inolvidables o literatura extraordinaria. Por eso podrían interesarte 
las 25 frases más tristes de la literatura
 y estos 
6 grandes poemas de Bukowski
.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Dan Franco.


TAGS: Amor Desamor Consejos para amar
REFERENCIAS:

Kesly Lameda


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

De sangre a champaña, ¿de dónde viene la tradición de romper botellas contra los barcos? 24 tatuajes que debes llevar según tu horóscopo chino Cómo descubrir quién eres realmente según los diarios de Ernesto "El Che" Guevara 15 fotografías de Betty Laura Zapata sobre la vida de las mujeres colombianas después de sufrir un ataque de ácido Qué es lo que pasa en tu cerebro mientras ves porno, según la ciencia 8 series tan confusas que sólo los más expertos podrán entender

  TE RECOMENDAMOS