Carta de bienvenida a nuestros fieles difuntos

Jueves, 2 de noviembre de 2017 9:43

|Cintia Carranza
carta de bienvenida a nuestros fieles difuntos


¡Bienvenidos sean un año más! Qué gusto saber que vendrán a visitarnos nuevamente, como cada noviembre. Sepan que los esperábamos con ansias, nuestra fe nos permite sentirlos un poco más cerca en estas fechas y nos sentimos alegres de poder recibirlos.


Vengan, acérquense a la ofrenda. Dejamos encendidas las veladoras esperando hayan tenido un camino lleno de luz; quisimos poner estas fotos; ¡qué sonriente te ves ahí, tío!; ¡mira, abu, tan joven y bonita!; y tú, abuelo, siempre tan serio y con ese porte que nadie jamás igualará.


carta de bienvenida a nuestros fieles difuntos 1


La familia completa ora por ustedes: "que sus almas descansen en paz", "mi Dios, concédeles estar gozando de tu gloria", "ruega, Señor, por ellos"; con la espera de que el incienso eleve nuestras oraciones, fervientemente mamá comienza el Padre nuestro, seguido de diez aves marías y una súplica adicional por aquellas almas olvidadas en el purgatorio y en la memoria de sus seres queridos.


Miren por aquí, hay comida, fruta, dulces y un poco de tequila para el abuelo; beban y coman lo necesario para que su regreso al más allá sea ligero. Es tan poco el tiempo que estarán aquí, que ya siento que los vuelvo a extrañar.


Mi creencia en esta tradición, me dice que vienen a visitarnos, que están aquí por un breve lapso y es inevitable no pensar en querer abrazarlos fuertemente; en desear escuchar su voz aconsejándome, gritando, cantando o sólo diciendo mi nombre; deseo tanto volver a verlos, poder mirar sus sonrisas, sentir sus manos, ¡sólo mirarlos!, ahí sentados, comiendo, mirando por la ventana, leyendo, jugando… pero se han ido y aunque en espíritu hoy están aquí, no deja de doler su ausencia física.


carta de bienvenida a nuestros fieles difuntos 2


Sin embargo, los guardo en mis recuerdos y en mi corazón como los seres que tanto amor y protección en vida nos dieron y que ahora, como ángeles del cielo, aún lo hacen desde otro sitio.


¡Basta! Esto es una fiesta, sean bienvenidos a su hogar, disfruten del banquete que hemos preparado para ustedes, mientras nosotros los abrazamos fuertemente con el pensamiento, en espera del día en que nos volvamos a reunir todos en aquel lugar y en aquella mesa, en la que no existían lugares vacíos ni ausencias.



**


Estos 5 libros de terror los puedes leer el día de muertos para dormir con la luz encendida...



REFERENCIAS:
Cintia Carranza

Cintia Carranza


Colaborador
  COMENTARIOS