Letras

Carta abierta a Donald Trump de parte de una mexicana

Letras Carta abierta a Donald Trump de parte de una mexicana



A la luz de los recientes acontecimientos, vale la pena hacer un llamado desde la voz genuina y sincera de la ciudadanía que, preocupada por el porvenir colectivo, expresa su descontento de manera responsable y cívica. A continuación una carta a Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, de parte de Ana María Vargas.

_____________________

Estado de México, 31 de enero de 2017

Donald John Trump
45° Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica

Espero que estos 11 primeros días como Mandatario del país de las barras y las estrellas hayan sido provechosos para usted y para su pueblo.

Últimamente no paro de oír en las noticias comentarios sobre las propuestas y pequeñas acciones que ha tomado en contra de los indocumentados que ahora deben sumar más de 11 millones de personas.

Definitivamente encontré variadas opiniones al respecto, y en mi búsqueda hallé una razón que usted considera fundamental al poner un muro en la frontera con mi país, México: "Impedir que sigan entrando delincuentes”. Me parece que generalizar y poner más estigmas a las personas debe quedar en el pasado. Me gustaría exponerle un argumento que dijera alguna vez nuestro Benemérito de las Américas, Benito Juárez: “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Siguiendo con esta lógica y sin excepción alguna, los más de 11 millones de personas a las que se refiere en sus muy variados discursos tienen tanto derecho a ser respetados como usted, yo y como cada uno de los que cuentan con una tarjeta de residencia por el simple hecho de ser seres humanos.

En 2014 la revista Forbes difundió una lista de las ciudades más violentas del mundo, cuyo 13er lugar ocupa San Luis, Misuri. Sin embargo, durante ese año, la ciudad con mayor cantidad de ilegales era  California (25 %), seguida de Texas (16 %). Florida y Nueva York tenían 6 % y Georgia 5 %, según el Departamento de Seguridad Interior. Si a esto le sumamos lo que dijera en 2014 el alcalde de San Luis, Francis Slay: “Otras ciudades que han tenido más altos niveles de inmigración han crecido económicamente y en tamaño, y nosotros queremos ser parte de eso”, tal vez nos podamos dar cuenta de la importancia de romper paradigmas que a veces tenemos como irremplazables.

Usted, como Presidente y líder de una de las naciones más influyentes en el mundo, no debería incitar al odio con comentarios que no parecen provenir de una persona que pisó alguna vez un recinto universitario en Fordham y que es ejemplo e inspiración para muchos que aspiran a ser un gran negociador y empresario.

No puedo negarle que al final usted es el único responsable sobre la paz, prosperidad, crecimiento y calidad de vida de los estadounidenses durante los cuatro años de su mandato. Le reitero que ningún ilegal, migrante, latino o mexicano quiere enseñarle a gobernar o influir en sus fallos. Lo único que le exigimos es respeto. Respeto para México, respeto para todos los países latinos y para el resto del mundo. Respeto porque por cada ilegal que está intentando mejorar su calidad de vida allá, aquí hay toda una nación que está dispuesta a hacerlos sentir seguros; por cada descarga de odio o rencor hacia ellos, hay miles de voces clamando equidad y justicia. Su sangre lleva la nuestra porque los inmigrantes y el resto del mundo somos hermanos, amigos, padres e hijos dispuestos a dar la cara, porque abandonarlos sería tirar años de progreso y lucha, abandonarlos sería decepcionarnos a nosotros mismos.


trump-y-su-postura-ante-el-cambio-climatico-e0c07898b5fcb35c1bcfd7f40c81efd0


Hoy le propongo que deje las diferencias que crea que puedan separarnos y sea un líder de lucha y cambio, uno de esos que pasan a la historia. O puede volverse un villano que con el paso del tiempo, tan sólo recordar su nombre se convierta en sinónimo de vergüenza y profunda tristeza- Hoy usted es el único que decide, querido Donald John Trump.

Atte. Una mexicana.

***

Hay muchas maneras de plantar tu voz en pro de un ideal. ¿Qué piensas hacer tú?


Referencias: