Carta para el primer amor, el mismo que te rompió el corazón
Letras

Carta para el primer amor, el mismo que te rompió el corazón

Avatar of Paulina Rangel

Por: Paulina Rangel

3 de diciembre, 2018

Letras Carta para el primer amor, el mismo que te rompió el corazón
Avatar of Paulina Rangel

Por: Paulina Rangel

3 de diciembre, 2018

"La persona de las primeras veces", te compartimos este poema para el primer amor, ese que te hizo sentir todo y nada cuando menos lo pensaste, el mismo al que hoy sigues recordando como si hubiera pasado ayer.

Puedo decirles que cuando llegó a mi vida, yo ni siquiera le había encontrado a la misma un significado, únicamente sabía que era algo lleno de ciclos y obligaciones, como estudiar para después ser una persona funcional en la sociedad. Entonces, apareció él, con esos ojos cafés que me volvían loca y puedo jurar que, definitivamente, no esperaba que se convirtiera en esa primera vez.


Cuando llegó, puedo asegurar que no me esperaba nada de esto porque ni siquiera aguantaba estar más de 10 minutos a su lado, odiaba esa estúpida manera tan suya de caerle bien a todo el mundo, detestaba que se la pasara riendo hasta de lo más mínimo, pero igual comencé a frecuentarlo de más, aunque nada de eso cambio, de hecho puedo decirles que él no era nada parecido a la persona que quería en mi vida.


Pero un día, de pronto todo cambio, un beso en el momento correcto. Fue la primera vez que yo besaba a alguien, lo cual hizo que me molestará de una manera que aún no puedo explicar, pero también me hizo darme cuenta que si bien no era la persona que quería en mi vida, sí era la que necesitaba. Dejamos de hablar por cierto tiempo hasta que fui capaz de admitir lo que sentía; aquello que odiaba con cada parte de mi alma, pues me volvía absolutamente vulnerable, una parte que seguramente muchos odiamos del amor.


Así comenzó esta trágica y grotesca historia de amor. Comencé a tratar bien a una persona, a preocuparme si ya había desayunado o dormido lo suficiente, me aseguraba que nunca le faltará un mensaje de buenos días y uno de buenas noches. La primera vez que invertía tiempo constante en ese tipo de acciones.



Me interesé por esos pequeños detalles, lo cual me impresionó bastante porque yo no era de esas personas que dejan de ser egoístas para dar todo por alguien. La primera vez que eso pasaba en mi vida, con alguien ajeno a mi familia.


Fue de esas veces en las que no distingues en qué punto pasaste de poner atención a la clase a contar cada uno de sus lunares, comencé a buscar ese lugar que odias que te toquen por las cosquillas o porque era uno de esos puntos que hacían que su piel se erizara. Era la primera vez que yo me enfocaba tanto en alguien.


Él fue esa primera vez en la que inviertes tu tiempo buscando la canción perfecta para describir todo lo que te hace sentir y escuchas miles, pero ninguna de ellas se acerca a describir todo lo que estás viviendo a su lado.


También es muy curioso cómo comienzas a notar cuando esa persona pasa por un mal momento o está en la cima del mundo, es ahí donde no te importa que tú vida sea un cumulo de problemas, porque tu principal intención es que esa persona esté bien y te cuente todo porque se siente seguro, creo que esa ha sido una de las veces más importantes en mi vida: la primera vez que alguien confío en mi para contarme sus problemas familiares, personales y escolares.


Era muy chistoso porque por primera vez yo había invertido mi tiempo en hacer o comprar un detalle para alguien, de esas cosas que no regalas por obligación, sino porque te nace hacerlo, por ver a esa persona sonreír. Curioso para muchos, porque yo nunca pretendí ser ese tipo de niña.


Creo que la mejor primera vez que pude tener con él fue hacer locuras, y son locuras porque hasta cierto punto nos poníamos en riesgo, pero disfrute cada una; como faltar a la escuela para ir a una plaza o vernos en algún lugar por la noche e ir a caminar, sólo para platicar y estar unos minutos con él.


Carta para el primer amor, el mismo que te rompió el corazón 1


Fue la primera vez que alguien me ayudó a encontrarle un significado a vivir, a buscar lo que realmente me llenaba y me hacía feliz, a pesar de que yo siempre fui alguien que no le permitía a nadie intervenir en sus decisiones personales e ideologías, pero gracias a él todo empezó a cambiar. Descubrí nuevas habilidades y pasatiempos, comencé a ser yo sin sentir miedo a lo que tuvieran que decir las personas a mi alrededor, dejé de sentir complejos por mi físico y comencé a darme mi valor por lo que tenía en la cabeza.


Fue la primera vez que tuve sexo con alguien y seguramente estarán preguntándose por qué no lo denomino "hacer el amor", y es así no porque yo no lo amará -les juro que lo hacía-, pero él no, él no me amaba y no lo culpo, al final los sentimientos toman distintos tiempos en las personas. Claro que para mí fue algo maravilloso, algo que no era sexo por placer, sino algo lleno de todo lo que sentía por él.


Pero como toda buena etapa, tuvo sus malos momentos. Esa maldita primera vez que discutes con alguien tan fuerte que sientes que el mundo se acabó, que no quieres verle la cara, ahí donde por unos minutos interviene el orgullo y la frustración, pero después viene ese miedo a perder a quién amas más de lo que imaginas. Para mí el miedo en cualquier situación no era un límite pero por primera vez  no quería que me dejará.


Los momentos en los que hablaba de otras personas con el estúpido fin de hacer que me muriera de celos, así fue la primera vez que yo sentí celos de alguien, pero era porque me aterraba que encontrará a otra mejor que yo y viera lo que yo amaba de él. Es también la primera vez en la que yo me sentí totalmente insegura.


Y es que, cómo olvidar esa primera vez que todo se acabó con alguien, esa en la que te falta el aire y crees que terminarás seco de tanto llorar, pensando en cada momento que pasaron juntos, analizando cada minuto a su lado, buscando el error en la ecuación. Esa maldita primera vez en la que sentías que no eras suficiente para nadie, en la que podían ser las 3:00 am y tú seguías llorando a lado de tu cama suplicando que regresará y que alcanzará a ver lo mucho que lo amabas. O aquella otra primera vez en la que todo, absolutamente todo, te recordaba a él, cuando lo primero que te pasaba por la cabeza era algún momento vívido a su lado.


Pero creo que se me olvida mencionar, esa primera vez en la que me embriagué para olvidar cada momento que pasé con él, esa vez en la que necesité de una fuerte cantidad de alcohol para armarme de valor y llamarle; sólo para decirle lo mucho que lo extrañaba, para escuchar su voz, con la esperanza de que me pidiera que regresará.


Carta para el primer amor, el mismo que te rompió el corazón 2


La primera vez que pasaron meses y no podías sacarlo de tu cabeza, aquella en la que evitabas a toda costa salir para no verlo, esa vez en la que bloqueaste a alguien de tus redes sociales porque no querías estar enterado si ya había encontrado a tú reemplazo. Esa, seguramente también fue la primera vez en la que lo stalkeaste para ver qué hacía y con quién lo hacía.


Esa primera vez cuando besabas a alguien y te sientes culpable, como si lo estuvieras engañando, siendo que ya había pasado tiempo y tú no te imaginabas besando o teniendo relaciones con alguien más, o esa primera vez en la que te armaste de valor para estar con la primera persona que se te atravesará en el camino, pero que justo después de hacerlo te sentías miserable.


La primera vez que regresó a tu vida y sin pensarlo dos veces lo aceptaste porque lo amabas realmente y en tu cabeza pasaba que, aunque se fuera mil veces, tú ibas a estar ahí otras mil para aceptarlo de regreso, para construir un “nuevo comienzo”. Y después de mucho tiempo, fue la primera vez que el reinicio de algo no funcionó y tuviste que decidir si realmente era más doloroso admitir que ya se había acabado o seguir lastimándote con todas esas cosas que no sabías cómo detener.


Fue esa primera vez en la que tuve que cerrar un ciclo para poder continuar con mi vida, llena de miedos e inseguridades, con estas preguntas constantes en mi cabeza: ¿Y si nadie me quiere como él lo hizo? ¿Y si yo no soy suficiente? ¿Y si me vuelven a lastimar? Pero creo realmente que la primera vez más importante que viví con él fue el darme cuenta de qué es lo que espero de una persona, de todo lo que uno puede dar por amor y hasta dónde soy capaz de llegar para ver a una persona feliz.


Carta para el primer amor, el mismo que te rompió el corazón 3


Esa primera vez en la que alguien me enseñó qué era lo que hacía de mi una persona maravillosa y la peor persona del mundo, me enseñó a encontrarme conmigo, a explotar mis talentos, pasiones y me hizo crecer, me desilusionó y en algún punto me lastimó, pero no se han puesto a pensar qué sería de ustedes si esa persona que les hizo mil pedazos el corazón no hubiera llegado a su vida, el día de hoy puedo decirle que le agradezco y estoy plenamente segura de que no cambiaría absolutamente nada de lo que me enseñó y mucho menos buscaría una persona para ocupar su lugar, porque no me imagino viviendo con alguien más alguna de estas primeras veces, que por cierto son muchas, que contribuyeron a formar al ser humano que soy ahora.


Hace poco leí algo refiriéndose a que una vez que encuentras a esa persona con la que compartes tanto o aquella a la que llamas el amor de tu vida, sólo pasas el resto del tiempo buscando a alguien para sentir lo mismo, pero yo estoy totalmente en desacuerdo: ¿Por qué buscar a alguien para hacer lo mismo? Lo correcto es buscar a alguien para compartir nuevas primeras veces, nuevas historias y lo mejor de todo, nuevos sentimientos.


Y puedo decirles que si aún están en el punto de soltar, “todo pasa por algo y lo que no pasa, también es por algo", seguramente odian que les digan este tipo de frases motivadoras -yo si lo odio-, pero cuando creas que ya duró demasiado, es cuando el final de este delirio se acerca.


¿Y tú cuántas primeras veces llevas?


***

Te puede interesar:

Consejos para superar una ruptura amorosa

Películas para entender cada etapa de una ruptura amorosa


Referencias: