Carta para recordar a esa gran persona a la que llamamos: Papá

Miércoles, 7 de noviembre de 2018 12:02

|Laura Ontiveros Plaza
carta para recordar a nuestro papa

Te dejamos esta carta para recordar a nuestro papá, esa persona que nos brindó todo para que tuviéramos una vida mucho mejor a la de él.

Desde pequeña me di cuenta que mi familia no era como las demás. No he conocido a una familia más amorosa que la mía, y no es que me levante el cuello con presunción, sólo es un dato curioso. Éramos como una burbuja donde cabíamos los cinco. Mis papás me acostumbraron a que lo primero que tenia que hacer al despertar era darles un beso de buenos días, al igual cuando me fuera a dormir y, estaba prohibido irse a la cama sin haber resuelto los conflictos entre nosotros. No lo he seguido poniendo en práctica con nadie, pero es buen método. 


Mi papá siempre quiso ser músico, a lo largo de su vida esto se convirtió en un sueño frustrado que nunca pudo culminar, ahuyentado en un principio por una familia cuadrada y anticuada de los cincuenta a quienes les parecía una mejor idea que se formara como ingeniero, un hombre de mecanismos. Pero, como cualquier río que nunca deja su cause, todo en él era más sensibilidad y conciencia que cualquier otra persona que conozco, su paso en esta dimensión fue la de un artista. Escucharlo tocar la guitarra apasionadamente, verlo perderse con los ojos cerrados por alguna canción y oírlo a menudo hablar de paradojas de la vida y sus chistes malos, eran las cosas favoritas de mi niñez. Aunque me he dado cuenta que en ese momento no comprendía nada de él.


carta para recordar a nuestro papa 1


Mi papá me nombró Laura Amor, nombre al que le debo el bullying de casi la mitad de mi vida; siempre me pareció una maldición contra mí y me apenaba muchísimo llamarme así. Les decía a mis amigos que mis papás eran hippies, pensando que con eso cesaría las burlas y tendrían compasión de mí, sin embargo, la verdad es que de niños no entendemos muchas cosas. Ahora creo fervientemente que cuando nombras a una personita que acaba de nacer, estás marcando su vida; a mí me marcaron con "el amor" y amor es lo que siempre existió en mi familia a pesar de todo y, lo que día a día intento aportar a mi vida, aunque muchas veces, en la práctica, sea lo que peor me sale. 


Como todas las familias, en la adolescencia me costó muchísimo lidiar con mis papás, pero viéndolo desde mis recorridos treinta años, y sabiendo que muchas veces no tengo la menor idea de qué estoy haciendo con mi vida, me es mucho más fácil entender que ellos no eran esas personas que yo inconscientemente obligaba a ser perfectas y que culpaba de todas mis desgracias, solamente eran una pareja de soñadores inadaptados haciendo lo mejor que podían, incluso mejor que yo.


carta para recordar a nuestro papa 2


Existen muy pocas veces en la vida en donde el mundo se para por completo, todo se colapsa, no hay sonido ni corre el tiempo, no sabes que cara poner y ni siquiera te puedes mantener en pie, para mí ese momento fue la noche en la que me avisaron que mi papá ya no seguiría estando aquí. Siempre fui una niña muy sensible a la que todo le afectaba, veía películas en donde los padres fallecían y yo lloraba adelantándome a los hechos, aún podía abrazar al mío pero me aterraba pensar que ese día llegaría y que no iba a poder afrontar la vida sin él. Aunque, para ser sincera, no sé si he llegado a ese punto.


Ahora que él ya no está, no pienso en la típica confesión en donde me arrepiento de todas las peleas, los insultos a escondidas y lo malcriada que era con él algunas veces, así soy y lo seguiré siendo pero "potencializada". Pobre de mi pareja. Lo único que anhelo es poderme sentar con él en un balcón o en un bar, con buena música, buena cerveza acompañándonos en una conversación que parezca interminable acerca del universo, la música, los rockeros y la vida misma. Lo que sí diré es: abracen a sus viejos cada vez que los saluden, pero que sea un abrazo largo y sentido, obséquienles cosas que los transporten a cuando eran jóvenes y libres, no los intenten cambiar ni se avergüencen de sus mañas de adulto, les aseguro que nosotros tendremos muchísimas más y cuando los vean, imaginen que son ustedes frente a un espejo reflejándose hacia el futuro, así comprenderán un poco más todo.


***

Te puede interesar:

Por qué tus padres o abuelos confunden tu nombre con el de tu hermano, según la ciencia

Escenas del cine mexicano que nuestros padres nos prohibieron ver

REFERENCIAS:
Laura Ontiveros Plaza

Laura Ontiveros Plaza


  COMENTARIOS