Letras

Claridad Política Semanal

Letras Claridad Política Semanal

Del conocimiento de las Autoridades Locales… los hombres y su obra.

 

 

Situación que resulta cómun ya sea en una sobremesa de comida familiar, en una reunión de amigos o en el “small talk” con un taxista, es la queja (justificada la gran mayoría veces) acerca del mal funcionamiento del gobierno. De igual manera, todos tienen la respuesta de quién tiene la culpa: el presidente. Sin lugar a dudas la figura presidencial en este país es de suma importancia, después de todo es el inmediato referente de la imagen del “Ogro Filantrópico”, ese ser no tan mítico que pega mucho, oprime y genera miedos masivos pero también los ha inspirado y algunas veces los crea. En palabras simples y llanas: es el Sistema hecho hombre. 

 

Sin embargo, existen otros hombres y mujeres que debemos tener en cuenta si el funcionamiento de la políticas públicas del país verdaderamente nos preocupan, pues también fueron votados: Senadores, Diputados Federales y, en el caso específico del Distrito Federal, Delegados y Diputados Locales o como también se les conoce: Asambleístas Legislativos. En esta ocasión es sobre estos últimos de quienes haré énfasis. 

 

El D.F. está dividido en 40 Distritos Electorales, ¿por qué? Algunas Delegaciones tienen una densidad poblacional tan alta que tuvo que dividirse en 2 o más Distritos para que los ciudadanos pudieran ser debidamente representados. La votación de estos representantes se realiza cada 3 años al igual que los Delegados y Diputados Federales. 

 

El Diputado Local es en realidad el representante más cercano que tenemos; es el encargado de aprobar las leyes y reglamentos que inciden de manera directa en la ciudad, delegación, colonia y calle en la que vivimos. Tiene la facultad de presionar al Jefe de Gobierno y Delegacional cuando los servicios que éste ente administrativo proporciona no son los adecuados. De igual manera, tiene la obligación de tener un contínuo acercamiento con sus electores, de hecho, esa es la naturaleza de un representante popular, así como la obligación de instalar módulos de atención ciudadana donde de manera contínua y expedita se reciban y resuelvan los requerimientos de la ciudadanía.

 

Con reglas del juego tan concretas y claras, ¿por qué no funciona mejor? La respuesta la encuentro en ¿Cuántos conocen en qué Distrito Electoral viven? Para después pasar a ¿Cuántos conocen al Diputado Local que los representa? Desafortunadamente creo que no habrá muchas respuestas positivas en ambos casos. El primer culpable de esta situación es el representante mismo, quien al no tener una estrategía de comunicación contínua y eficiente se representa a sí mismo y a su partido, no a los electores que lo votaron. La otra parte de responsabilidad la tienen los electores pues se vota sin algún tipo de conocimiento de la propuesta que tienen los candidatos a Diputados, el sufragio se realiza con base a la simpatía que se puede tener hacia un partido, cuando en esta escala, por el nivel de cercanía que ha sido planteada, en realidad importa en gran medida la persona junto con su propuesta que está pidiendo ser elegida. 

 

Claridad

 

Desde días antes del primero de julio del presente año, he leído en múltiples foros y columnas, he escuchado de conocidos y desconocidos, opiniones que expresan el miedo que hay del regreso del sistema opresor Priísta, del robo a las arcas nacionales y las crisis económicas sexenales, y la opresión a la libre expresión; sin embargo, debemos tener claro que la responsabilidad de que esto no ocurra es principalmente nuestra y no se trata de realizar manifestaciones masivas, radica en conocer a nuestros primeros representantes como los Diputados Locales y Delegados, presionar para que todas las autoridades que trabajan en total anonimato, que los funcionarios públicos invisibles o lejanos rindan cuentas claras y que verdaderamente lleven la propuesta y necesidad ciudadana a las Leyes y acción. No importa cuál sea nuestro trabajo o profesión, esto es una responsabilidad ciudadana.

 

Debemos tener la claridad de que nosotros somos los responsables de quitar y cambiar la imagen del Diputado dormido, jugando con el Ipad o tomando tribunas. Lo haremos si conocemos por quién votamos, si tenemos conciencia de nuestro voto, si nos preocupamos por el destino del sufragio más allá de las teorías de fraude electoral.

 

A continuación les dejo un link donde pueden consultar quién es su Diputado Local: 

 

http://www.aldf.gob.mx/conoce-tu-diputado-105-1.html


Referencias: