Instrucciones para enamorarse según los grandes títulos de la literatura

Lunes, 11 de julio de 2016 12:18

|Veronica Aldana
enamorarnos


Enfermedades, vicios, malestares... todos nos enfrentamos a ellos. Es el amor el que consideramos el mayor de estos, ya que es el único dolor del que estamos dispuestos a ser víctimas una y otra vez. Los que nos hemos enamorado sabemos que este sentimiento no es lineal, sino fortuito e impredecible: un día estamos en la cima del mundo, dichosos e invencibles, y al día siguiente estamos en los barrios bajos, abatidos y derrotados. Es en este punto cuando insistimos que nunca más vamos a enamorarnos porque el sinsabor de un amor fallido duele demasiado… pero sabemos que no es cierto. Habrá otro lugar, otro tiempo y otra persona que nos hará sentir -no de la misma manera-, esas sensaciones que trae consigo amar. Algunos autores nos dejaron instrucciones sobre cómo enamorarnos escondidas en las líneas de sus obras más significativas.
A continuación te presentamos algunas de ellas:




No hagas juicios antes de conocer

enamorarnos 1


No se conoce realmente a una persona hasta entender su pasado, sus sueños, sus miedos, sus gustos, etc. No puedes dejarte llevar por apariencias o por lo que dicen los demás, incluso las primeras impresiones suelen ser equivocadas. En "Orgullo y prejuicio", de Jane Austen, la relación de Elizabeth y Mr. Darcy ejemplifican idealmente este punto. Ella comienza a hacer juicios sobre él, basándose en las actitudes que tiene, sin conocer realmente el trasfondo y, finalmente, acaba sorprendida al darse cuenta de que Mr. Darcy era un hombre totalmente diferente al que demostró ser en la superficie; sólo era cuestión de que ella se abriera a la posibilidad.




Quédate con aquel que te quiera y trate bien

enamorarnos 2


Físico, dinero, estatus… a veces nos dejamos llevar por factores que, a la larga, verdaderamente no importan en una relación. Tenemos la costumbre de quedarnos con la persona que más nos “conviene”, aunque no la conozcamos bien o no la queramos realmente, como fue el caso de Catalina y Andrés en "Arráncame la vida", novela de Ángeles Mastretta, ya que ella apenas lo conoció antes de  -hasta cierto punto forzada- a casarse con él, lo que resultó en maltratos durante todo su matrimonio, y nunca la amó verdaderamente, y para cuando Catalina conoció al hombre que en realidad amó, era muy tarde.




Un amor debe tener pasión

enamorarnos 3


Somos criaturas de hábito y solemos caer en la monotonía porque nos da seguridad y confort, pero eventualmente, es probable que esto nos aburra y canse porque, aunque no nos guste, nuestro mundo sufre constantes cambios ante los cuales sólo tenemos dos opciones: padecerlos o aceptarlos, para hacer lo mejor con ellos. Es probable que un amor apasionado tenga como característica la intensidad, vehemencia y emoción, y por lo tanto necesita de experiencias y emociones que lo mantenga vivo. Laura Esquivel lo representa acertadamente en su libro "Como agua para chocolate", en el amorío entre Pedro y Tita que se compone en su esencia de una intensa pasión que los ayuda a superar todo tipo de obstáculos hasta lograr estar juntos y entregarse el uno al otro.




Siempre debe existir un balance

enamorarnos 4

Dicen que nada debe ser en exceso y tienen razón, pues lo ideal es tener un balance en nuestra vida que nos permita vivir en paz y encontrar un punto medio, donde no tenemos ni poco ni mucho de algo. Esto aplica en el amor, y en general, en las relaciones personales. Milan Kundera en "La insoportable levedad del ser", escribe sobre dos parejas que descubren los dos extremos: la levedad y el peso. Aquí, la ligereza está ligada con la libertad y la falta de compromiso, y aunque es atractiva, también es frágil. El peso es como una responsabilidad incómoda en nuestros hombros, y es esta idea la que nos hace rehuir al compromiso y a las ataduras. En efecto, ningún extremo es recomendable: el balance nos hace recobrar la calma y felicidad.



El amor se basa en la honestidad y confianza mutua

enamorarnos 5


Las peleas y discusiones son normales en cualquier tipo de relación y, probablemente, los motivos más comunes sean las mentiras y los celos.
 Somos humanos y nos equivocamos, pero en ocasiones no hay razón por la cual provocar una o sentir la otra, ya que llevan al agotamiento de los integrantes de la relación, y al pasar el tiempo, ésta se debilita. Tal como en "Anna Karenina", de León Tolstói: la relación entre Anna y Vronski, que nació en un ambiente de amor apasionado, se torna tormentosa y llena de aflicciones cuando Anna se vuelva celosa de Vronski y sospecha que la ha engañado. Es necesario que ambas partes se comprometan a ser honestos el uno con el otro, para así crear una confianza mutua donde no exista la duda.



No te des por vencido, el amor supera obstáculos

enamorarnos 6


¿Acaso nuestro destino está escrito? A muchos les gustaría pensar que sí, pero a otros tantos, los aterra. Independientemente de ello, la vida a veces nos pone en situaciones en las cuales no podemos evitar preguntarnos si ese camino era inevitable o si lo que pasó fue por alguna razón. En cuanto al amor, sería agradable pensar que todos tenemos un alma gemela que es perfecta para nosotros y nos encontraremos para ser felices por siempre. Esta esperanza es la que nos brinda Gabriel García Márquez a través de su libro, "El amor en los tiempos del cólera". En este libro, dos almas, Fermina y Florentino, se encuentran en su juventud y se enamoran, solamente para luego ser separados cruelmente por los padres. Cada uno sigue con su respectiva vida, hasta que más de medio siglo después, reanudan su amor justo en el lugar donde lo dejaron, dándonos esperanza de que el amor sí puede sobrevivir a los estragos del tiempo y la distancia.



Los buenos y malos ratos te harán más sabio

enamorarnos 7

A veces desearíamos no haber vivido ciertas cosas y evitarnos el dolor y los sinsabores, pero es gracias a esas experiencias que estamos en el lugar que nos encontramos hoy. No cabe duda que las vivencias, positivas o negativas, nos enseñan muchas cosas. El protagonista de "Las batallas en el desierto", de José Emilio Pacheco, Carlitos, pasa por buenas y malas experiencias que, aunque en el momento sufrió o disfrutó al máximo, al pasar el tiempo aprendió de ellas y entendió que todo es temporal. 



Aprecia lo que tienes en el momento

enamorarnos 8


Carpe diem
. Hay muchas maneras de decirlo, pero en última instancia, a lo que nos referimos es que debemos aprovechar el momento. Nuestro mundo es incierto e impredecible, y nunca sabemos lo que puede pasar al segundo siguiente. Sin importar el valor que nos dan los demás o nos damos a nosotros mismos, todos somos mortales y seguimos sin entender si hay algún orden cósmico que decide quién se va y cuándo, sólo sabemos que nadie se escapa del destino final: la muerte. “Después de todo, mañana será otro día”, estas son las palabras inmortales de Scarlett O’Hara en "Lo que el viento se llevó", de Margaret Mitchell. En esta historia, la protagonista debe sufrir todo tipo de dramas para que al final acepte que nunca valoró lo que tenía y sólo lo hizo cuando lo perdió. Así que lo más sabio que podemos hacer con nuestra vida es aprovecharla y “sacarle el jugo” mientras podamos.

 

Estas instrucciones son sólo algunas de muchas que podríamos extraer de los grandes títulos de la literatura. No creemos que todo sea blanco o negro, sino de diferentes tintes, ellos dependen de lo que decidamos pintar nuestra vida. Si tenemos la oportunidad, hagamos de ella una obra maestra de la cual podamos enorgullecernos; ya sea de las manchas oscuras o claras, de los paisajes y de las personas que forman parte de ella.

 

Las letras nos han dota de grandes historia y personajes, aquellos como los que no podrás llegar a ser, porque eres un cobarde

 

 

REFERENCIAS:
Veronica Aldana

Veronica Aldana


  COMENTARIOS