Encontrarte entre las dudas, así supe que eras el amor de mi vida

Encontrarte entre las dudas, así supe que eras el amor de mi vida

Por: Natali Martinez Alanis -

Si dudas cómo saber que alguien es el amor de tu vida, checa este texto y descubre si te identificas.


En una vida llena de dudas, algo es cierto: el destino nos sorprende justo en el momento en cual la monotonía de la tarde nos llevaba a adormilarnos y pasamos días enteros sin esperar nada, como si fuéramos autómatas ausentes  tomando el café o el mate de la tarde; ausentes de nuestra existencia, de nuestro cuerpo. Perdemos la mirada en el espacio vacío de nuestras paredes o techo, paseamos por videos sin sentido en YouTube, hasta que un día el universo se apiada de nosotros y nos envía un meteorito, un shock de experiencias que nos hace replantear todo lo que hasta ahora vivimos. Nos despierta y hacer sonar en nuestra mente, hasta ese momento muda: "vida, hay voy de nuevo". Esa es la mejor señal si dudas sobre cómo saber que alguien es el amor de tu vida.


Encontrarte entre las dudas, así supe que eras el amor de mi vida 1


Así me sucedió cuando recibí su primer mensaje, después del encuentro fortuito que nos había dado el placer de conocernos.


-Por fin te encontré -escribió, -¡llevo un mes buscándote!


No sabia qué contestar, su atención me hacía sentir la persona más importante del mundo; ella, incluso a través de la pantalla de mi computadora, tenía ese halo de luz y felicidad que me hacía creer que era esa vuelta de tuerca que necesitaba mi monótona vida, el empujón que me hacía falta y quería más que nada en el mundo, estaba ahí y no podía dejarla ir. Creo que pudimos cruzar sólo tres mensajes antes de ser arrastrado por ella y su talento para avasallarme.


-¿Nos encontramos?- preguntó, con la inocencia de quien sabe perfectamente el efecto que tienen en los demás, pero que hasta cierto punto lo disfruta.


-Claro -contesté-, pero mi vida se detuvo, no sabía qué hacer o cómo manejar la situación; ella me dio su número y yo le compartí el mío.


-Mañana a las 8 donde nos conocimos

 

Encontrarte entre las dudas, así supe que eras el amor de mi vida 2


Un calor subió por mis mejillas al recordar cómo me había descubierto mirándola, ¡cuánta vergüenza! No pude dormir, quería decirle que deseaba verla ya, que sin importar en qué acabara lo nuestro, quería al menos compartir el mismo aire que ella respiraba; ver de nuevo ese lunar que tenía en la barbilla y escuchar esa voz que me alteraba tanto.


Me parecía que las horas no pasaban, el momento no llegaba; mi miedo y ansiedad aumentaban y las dudas volaban en mi mente; nadie nunca me explicó cómo saber que alguien es el amor de tu vida.


Desde saber que quería verme de nuevo no dejaba de sorprenderme, me seguía preguntando por qué: ¿Por qué ella había decidido intentar algo conmigo? Justo yo que soy tan imperfecto, tan débil, con mi indecisión, vacío; y ella con su belleza, tan perfecta, mágica y brillante. Un sistema solar completo, con esos locos planetas que nacen de mi imaginación mañanas, tardes y noches.


Esa fuerza y vitalidad que sentía al tenerla cerca no se comparaba con ningún sentimiento que el hombre ha conocido y tenido a bien darle nombre; sentía un agujero negro atraparme cuando se iba, su personalidad eléctrica, fuerte y decidida me llevaba a lugares de mí mismo que no conocía.


Encontrarte entre las dudas, así supe que eras el amor de mi vida 3


Ese aire maternal que sentí cuando por fin me abrazó, los besos tibios que he llegado a conocer tan bien, y sus lunares... ¡vaya, sus lunares! Desde que la conocí, a cada momento me pregunto de nuevo '¿por qué me eligió a mí?' Mi cómplice, mi amiga, mi compañera; más allá de las etiquetas, sólo es ella y así me ama.


Checa el encuentro que puede cambiar tu vida, cuento que precede a éste y por qué la literatura erótica puede ser feminista

Referencias: