Compartirnos con las cicatrices, con las heridas por sanar y los caminos que han de llegar

Martes, 19 de junio de 2018 17:49

|Ivonne Méndez
poema

Compartir las ganas y el deseo, los sueños y las horas, los lloros y cansancios, la esencia de todas las cosas.

Compartirnos con las cicatrices, con las heridas por sanar y los caminos que han de llegar.

Compartirnos cada noche, al amanecer, al salir la luna y al ocultarse el sol. Con eso, con eso mi corazón y mi alma estarán colmados por una eternidad.

Compartir los tropiezos, los logros, los anhelos más imposibles, compartir ese camino yo de aquí y tú desde allá.

Compartir nuestros espíritus y complementarnos para ser plenos.


poema


Compartirnos a pedazos, compartirnos rotos, tirarnos a mirar pasar el viento… compartir las risas, las lágrimas y cada instante por venir.

Compartir cada nube de nuestro cielo, las tormentas y los arcoíris. Compartir los colores y los grises. Abrazarnos por las noches y besarnos por días, compartir nuestra esencia, entregarnos nuestro cuerpo. Compartirnos completos, intactos, compartirnos reales, deshechos, con eso el amor que profesamos será infinito.

Compartir los desvelos, los abrazos, los suspiros y los insomnios. El sentido de existir, compartirnos.

Compartirnos cada madrugada de lejos, de cerca, cada tarde de café, cada día de lluvia y cada noche sin luna. Compartirnos siempre, cada vez.

Compartir nuestros brazos, los puños y los empeños, los castillos en el aire, los pasos firmes, las danzas sobre firmamento de nuestro universo. Cuidar cada pestañeo, cultivar cada destello improbable que nos ronde.

Compartir realidades, utopías, nuestros cuentos, nuestras quimeras y compartirnos una y otra vez. Integrando nuestra existencia, compartiendo aliento, vida. Con eso mi ser y el tuyo en armonía se extienden a través de espacio y tiempo, a través de toda barrera y contra cualquier obstáculo.


poema


Compartir cada beso que brote en mi boca, cada caricia que germine en mí ser. Compartir cada paso, cada soledad, cada locura. Compartir este pecho que se incendia por ti, estas fuerzas que me anidan al pensarte, compartirme sin reparos. Compartir los silencios, crecer de la mano.

Compartir, tan sólo imploro compartir contigo. 



**


Escribir y leer poesía es una forma de sanar el alma. Si quieres leer más poemas de amor y desamor, te invitamos a que conozcas a los autores de los poemas para los que se resisten a superar las decepciones y los poemas para los que no quieren olvidar.


REFERENCIAS:
Ivonne Méndez

Ivonne Méndez


colaborador
  COMENTARIOS