INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Con su presencia invierte las leyes y reduce mi alma a amor puro

15 de diciembre de 2017

Cultura Colectiva

El joven poeta Kael Palacios explora las posibilidades de lo exquisitamente fantasioso y onírico en las minúsculas escenas cotidianas de la realidad más próxima que pudieran ocurrir a cualquier hora y en cualquier espacio, con un dejo de erotismo y romance, en el contexto del profundo desamor. Disfrútalo a continuación.



Cuando Susana despierta, se sublevan los ejércitos

se tiñe el mar de rojo y se crean nuevas estrellas

ella es la cúspide de todo lo bello

el clamor de la mañana más clara

el oxígeno sagrado, el respiro de las diosas del amor

mi talismán cardiaco

en rigor de la luz y de las estrellas.



Susana me hiela cuando me mira

detiene los relojes y los amaneceres

es un primor incandescente

un pimpollo de aromas y canela

no surge en la nada, pues lo es todo

y conquista el aire con su mirada eterna.



Con su presencia invierte las leyes y reduce mi alma a amor puro

con su piel de avena genera la vida

y construye en mi mente un futuro pleno

Susana es la buena estrella

es el único resquicio de un pecho en llamas

es mi efímera consciencia

en un mundo de sombras.

*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Luca Filippini.

***

El amor es eso que nos motiva a levantarnos felices, a vernos al espejo con una sonrisa, a desear hacer lo correcto, por eso, estos poemas sólo los podrás dedicar a quien verdaderamente amas.

TAGS: Erotismo Poemas Amor
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

22 fotos de Cecilia Suárez que demuestran es una gran actriz Clorofila: cuáles son las razones para incorporarla a tu dieta Apostasía: cómo renunciar a la Iglesia Católica en 3 pasos El día que Sean Penn conoció al Chapo Guzmán Té verde, razones para tomarlo y aprovechar todos sus beneficios Un cuento para no olvidar las grandes lecciones de amor que aprendí en Nueva York

  TE RECOMENDAMOS