"Confieso que he vivido" el libro más cruel y perverso de Pablo Neruda

"Confieso que he vivido" el libro más cruel y perverso de Pablo Neruda

Por: Abril Palomino -

El poeta narró los abusos en contra la voluntad de una mujer.


En los últimos años, la figura de Pablo Neruda ha sido objeto de constantes análisis y deconstrucciones debido a algunos acontecimientos sobre su obra y vida personal que han salido a relucir, tal es el caso de la negación y abandono de su hija Malva Marina, de quien nunca habló y murió en el olvido.

  Artículos Relacionadosmalva-marina-la-hija-abandonada-de-pablo-nerudaletrasLa hija que Pablo Neruda despreció por nacer con una rara enfermedad

  Artículos Relacionadospablo-neruda-poemas-eroticosletras7 poemas eróticos de Pablo Neruda

Pablo Neruda, ganador de un Premio Nobel, inmortalizó aquella frase, «Me gustas cuando callas porque estás como ausente», un contundente reflejo de su dominante relación con las mujeres. Esta idea se refuerza con otro de sus narraciones menos populares pero con un trasfondo mucho más perturbador, se trata de un pasaje que cuenta en su libro autobiográfico Confieso que he vivido publicado en 1974, en el cual confiesa una supuesta violación a una sirvienta. 

«Entró por el fondo de la casa, como una estatua oscura que caminara, la mujer más bella que había visto hasta entonces en Ceilán, de la raza tamil, de la casta de los parias. Iba vestida con un sari rojo y dorado, de la tela más burda. En los pies descalzos llevaba pesadas ajorcas. A cada lado de la nariz le brillaban dos puntitos rojos. Serían vidrios ordinarios, pero en ella parecían rubíes [...] Después alguna vez le dejé en su camino algún regalo, seda o fruta. Ella pasaba sin oír ni mirar. Aquel trayecto miserable había sido convertido por su oscura belleza en la obligatoria ceremonia de una reina indiferente».

Confieso que he vivido el libro más cruel y perverso de Pablo Neruda 1Foto: Drugstore MagazineEsta anécdota se narra bajo el contexto del trabajo de cónsul que realizaba Pablo Neruda en Ceilán (Sir Lanka) el año de 1929. La mujer a la que se refiere era la responsable de recoger y limpiar el cubo de excremento de la habitación de Neruda, quien a los 24 años, se encontraba en completa soledad trabajando en Asia. En la India, “paria” quiere decir “intocable”, así se les llama a las personas que pertenecen a la clase marginada más baja y con menos derechos. Las mujeres de esta clase solían (y suelen) sufrir abusos sexuales de muchos tipos. Neruda especificó que ella siempre le ignoraba, que no mantenía ningún tipo de interés en él.

«Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara. No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama. Su delgadísima cintura, sus plenas caderas, las desbordantes copas de sus senos, la hacían igual a las milenarias esculturas del sur de la India. El encuentro fue el de un hombre con una estatua [...] Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme. No se repitió la experiencia».

Confieso que he vivido el libro más cruel y perverso de Pablo Neruda 2Foto: EmazeMark Eisner, autor de Neruda. El llamado del poeta comentó a la BBC, «Estamos ante la descripción de una violación, el testimonio de un hombre que cuenta cómo impuso su fuerza y su voluntad sin consentimiento a una mujer pobre». En el mismo libro, Neruda mencionó que jamás volvería a ser partícipe de semejante acto, haciendo visible que conocía la naturaleza abusiva y sometedora de sus acciones.

  Artículos Relacionadosla-relacion-entre-elena-poniatowska-y-juan-jose-arreolaletrasElenita también se encontró con un "violador en su camino"...

  Artículos Relacionados10-poemas-de-pablo-neruda-que-dan-directo-en-el-corazonletrasPoemas de Pablo Neruda que dan directo en el corazón

Muchos familiares y defensores de Neruda han intentado justificar este hecho comentando que en Chile, en esos años, el abuso sexual de parte de los hombres hacia la servidumbre era una situación bastante común, a veces se realizaba con consentimiento y otras veces no. Era parte del poder que tenía el patrón sobre sus empleadas y que resulta injusto juzgar las acciones del pasado con los ideales actuales. Por otro lado, los detractores de esta idea, como Eisner, señalan que

 «Una violación es una violación no importa en qué siglo ni en qué contexto cultural, político o legal [...] Las acciones que describe allí, las llamemos abuso sexual, violación o como queramos, es el comportamiento de un hombre que impuso su voluntad sexual a una mujer [...] Y el hecho de que se arrepienta o no, no hace la acción menos cuestionable. Es como decir violé a alguien y me arrepiento. Yo puedo decir que maté o violé a alguien y después decir que lo siento, pero eso no quita mi culpa y mi responsabilidad».

Confieso que he vivido el libro más cruel y perverso de Pablo Neruda 3Foto: Duma

Es preciso recordar que en el abuso sexual no siempre existe la resistencia física por parte de la víctima, ya que también se encuentra implícito el abuso de poder que una persona pueda ejercer sobre otra. Mientras tanto Neruda seguirá siendo alabado y adorado gracias a sus obras y a pesar de sus acciones.

En portada: De otros mundos

También te puede interesar:

Hallan 20 poemas inéditos de Pablo Neruda

36 frases de Pablo Neruda para un amor a distancia

6 libros de Pablo Neruda para entender todo sobre sexo, amor y muerte

Referencias: