Consejos de escritura por grandes escritores
Letras

Consejos de escritura por grandes escritores

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

14 de agosto, 2013

Letras Consejos de escritura por grandes escritores
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

14 de agosto, 2013

Los escritores crean su propio universo, la forma en que algún autor crea su obra puede diferir completamente de la que otro escritor aplica en su proceso literario. Las reglas, los rituales, el proceso físico y mental al que se someten no siempre son los mismos. Así como la personalidad de cada autor lo lleva a concebir su arte de alguna forma, otro literato puede estar en desacuerdo.

consejos (1)


Grandes consejos de escritura se han dado, como el nada sutil consejo de Ernest Hemingway: “Escribe borracho, edita sobrio", o alguno de los consejos de Jack Kerouac: “Ten cuadernos secretos garabateados y salvajes páginas escritas a máquina, para tu propia dicha”. En lo que todos los escritores concuerdan es que si uno quiere escribir debe leer y escribir mucho. Estos son algunos de los consejos de escritura que cuatro autores, muy diferentes, dan a sus lectores para ayudarlos a crear sus propios textos.

  

Jorge Luis Borges

consejos1 (1)


Uno de los eruditos más destacados del siglo pasado, ensayista, novelista y poeta, Borges llevó la literatura a otro nivel con un método incomparable, los consejos de escritura del autor son de los más críticos y menos amigables.


En literatura es preciso evitar:

1. Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos. Por ejemplo, describir la misoginia de Don Juan, etc.

2. Las parejas de personajes groseramente disímiles o contradictorios, como por ejemplo Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.

3. La costumbre de caracterizar a los personajes por sus manías, como hace, por ejemplo, Dickens.

4. En el desarrollo de la trama, el recurso a juegos extravagantes con el tiempo o con el espacio, como hacen Faulkner, Borges y Bioy Casares.

5. En las poesías, situaciones o personajes con los que pueda identificarse el lector.

6. Los personajes susceptibles de convertirse en mitos.

7. Las frases, la escenas intencionadamente ligadas a determinado lugar o a determinada época, o sea, el ambiente local.

8. La enumeración caótica.

9. Las metáforas en general, y en particular las metáforas visuales. Más concretamente aún, las metáforas agrícolas, navales o bancarias. Ejemplo absolutamente desaconsejable: Proust.

10. El antropomorfismo.

11. La confección de novelas cuya trama argumental recuerde la de otro libro. Por ejemplo, el Ulysses de Joyce y la Odisea de Homero.

12.Escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos.

13. Todo aquello que pueda ser ilustrado. Todo lo que pueda sugerir la idea de ser convertido en una película.

14. En los ensayos críticos, toda referencia histórica o biográfica. Evitar siempre las alusiones a la personalidad o a la vida privada de los autores estudiados. Sobre todo, evitar el psicoanálisis.

15. Las escenas domésticas en las novelas policiacas; las escenas dramáticas en los diálogos filosóficos. Y, en fin.

16. Evitar lo vanidad, la modestia, la pederastia, la ausencia de pederastia, el suicidio.

 

 

George Orwell

orwell1 (1)

Escritor y periodista ingles; dio al mundo una de las obras más críticas contra el sistema, no sólo daba un llamado de atención a la sociedad y al lugar en el que parece dirigirse, también es una muestra de buena redacción y uso del lenguaje.

1. Nunca uses una metáfora, un símil u otra figura retórica que acostumbres o sólo porque acostumbres a verla impresa.

2. Nunca uses una palabra larga si puedes usar una corta.

3. Si te es posible eliminar una palabra, elimínala siempre.

4. Nunca uses la voz pasiva si puedes usar la voz activa.

5. Nunca uses una frase extranjera, un término científico o una palabra de jerga si puedes pensar en un equivalente sencillo en tu idioma.

6. Rompe cualquiera de estas reglas antes de escribir algo que sea francamente bárbaro.


Stephen King

consejos3


Con más de 30 novelas escritas, Stephen King podría ser el “monstruo de la naturaleza” actual. Junto con Woody Allen en el ámbito cinematográfico, parece que no pueden parar de crear obras. King deja sus consejos en los el autoestima y la confianza son primordiales para un escritor.

1. Empieza a hacerlo
Sea lo que sea lo que planeas hacer, simplemente empieza a hacerlo. Da el primer paso. Empieza a perseguir tu sueño. Cuando seas lo suficientemente valiente como para empezar, seras capaz de conseguirlo y hacerlo realidad.


2. Persigue tu sueño

No importa lo que diga la gente, siempre haz lo que te gusta hacer. La familia y los profesores de Stephen King siempre le decían que estaba perdiendo el tiempo al escribir, pero él no les hizo caso y siguió creyendo en sí mismo.


3. Hazlo por diversión

Si no te divierte, no es bueno. Escribir no consiste en conseguir dinero, hacerte famoso o hacer amigos. Escribir nuevas entradas en tu blog debe ser un juego de inspiración y no un trabajo. Cuando haces algo por diversión lo puedes hacer para siempre, no importa el qué.


4. Lucha por ello

Nunca dejes de lado tu sueño. No importa lo difícil que parezca. Escribir bien es el resultado de miles de horas que el escritor se ha pasado escribiendo y de decenas de miles de horas leyendo lo que otros han escrito.


5. Que no te asuste el rechazo

¿Aún no ha leído nadie tu blog? Si de verdad te divierte no debería importarte. Simplementesigue trabajando y produciendo material nuevo e intenta ganar lectores uno a uno.


6. Encuentra tu propio espacio de escritura

Cuando llegue el momento de escribir... aíslate del mundo. Encuentra tu propio lugar para escribir, cierra la puerta y concéntrate. Elimina todas las distracciones. Apaga la televisión. Esto mejorará tu calidad de vida, te ahorrará un montón de tiempo que podrás utilizar trabajando en tu pasión.


7. Hazte único

Conviértete en un experto en tu propio estilo de escritura, en lo que sabes que te hace único. Tienes tus propios pensamientos, intereses y preocupaciones. Se valiente y cuenta a la gente tu opinión y muestra tu propio punto de vista.


8. Haz tu escritura amigable

Simplemente mira lo que has escrito y piensa si será fácil o difícil de leer. Lo fácil de leer contiene muchos párrafos cortos y un montón de espacio en blanco.


9. Se tu propio editor

Escribe un primer borrador y dale un poco de tiempo haciendo otras cosas. Luego vuelve a él y léelo de nuevo. Corrige las faltas de ortografía y arregla las inconsistencias del texto. Debes revisar la longitud de tu texto , omitir las palabras innecesarias. Eliminar la basura y todo lo que sobre en tu escrito.

1ª Revisión – 10% = 2ª Revisión


10. No puedes gustar a todo el mundo

No puedes gustar a todo el mundo a la vez, incluso no puedes gustar a algunos lectores todo el tiempo, pero debes tratar de gustar a algunos lectores en algunos momentos.


11. Tú eres tu propio maestro

Olvídate de clases, talleres, seminarios… La mejor manera de aprender es poner todo tu esfuerzo en ello y haciéndolo. Las lecciones más valiosas son las que uno aprende de sí mismo.


12. Escribe mucho

No hables de ello, hazlo. Tu tiempo es muy valioso y tienes que comprender que todas las horas que pasas hablando sobre escribir es tiempo que no pasas realmente haciéndolo.

 

 

Ray Bradbury

consejos2 (1)

Bradbury es mundialmente conocido por obras como Farenheit 451 o Crónicas marcianas. Pero en 2002 publicó su libro Zen en el arte de escribir en el que deja algunos consejos que sirven no sólo para un desarrollo literario, sino para un desarrollo personal.

 

1. No empieces con novelas

Escribir novelas es muy complicado y siempre suelen ser muy malas cuando uno es principiante. Escribe un cuento a la semana y después de un año encontraras que entre 52 cuentos alguno debe valer la pena.

 

2. Puedes amarlos pero no ser ellos

Copiar el estilo de tus autores favoritos es una de las peores cosas que puedes hacer, no te enclaustres intentando perfeccionar el estilo de tus ídolos, crea el tuyo.

 

3. Lee historias de calidad

Sugiere leer a Roland Dahl, Guy de Maupassant y los menos conocidos Nigel Kneale y John Collie.

 

4. Llena tu cabeza

Intenta leer un ensayo, un cuento y un poema (clásico) antes de dormir, no sólo debe ser literatura, incluye filosofía, biología, ciencia; en fin, de todo un poco, en unos años estarás lleno de toda clase de información.

 

5. Deja a quienes no creen en ti

Las malas  compañías no te llevan a nada bueno, quien no cree en ti no te servirá de mucho, y a pesar de que la crítica siempre es buena, no es lo mismo alguien que te quiere ayuda a alguien que quiere que abandones lo que amas.

 

6. Vive en la biblioteca

Bradbury nunca fue a la universidad pero gracias al tiempo que pasó en la biblioteca se graduó de ella a los 28 años. Lee sobre todos los temas, aprende cómo se escribe con todas las técnicas, las bibliotecas son fuente inagotable de conocimiento.

 

7. Enamórate de las películas

Especialmente de las películas antiguas, el lenguaje cinematográfico ampliará considerablemente tu forma de estructurar historias.

 

8. Escribe por gusto

Que la gente sepa que tu “trabajo” lo haces por gusto y es reconfortante, pero lo verdaderamente importante es que  escribas sobre lo que amas, que sepas que lo que estas haciendo es lo que te hace feliz, que cuando dejas el teclado estas contando los minutos en los que regresaras a terminar una historia.

 

9. No esperes hacer dinero

No es noticia nueva que la literatura es un negocio rentable para muy pocos, Bradbury no pudo costear un automóvil hasta que cumplió 37 años.  El dinero debe ser algo que entra en otra categoría completamente diferente que la de tus escritos.

 

10. Escribe 10 cosas que amas y 10 cosas que odias

Luego vuelve a escribir alabando las diez cosas que amas y “mata” lo que odias. Debes escribir sobre lo que odias o temes así como sobre lo que amas.

 

11. Escribe lo primero que viene a tu mente

Parecido a la prosa espontanea de Kerouac, cuando comiences no pares, aunque a veces parece no tener coherencia es parte del proceso, después de cierto tiempo te encontraras llenando páginas y páginas de texto concreto.

 

12. Recuerda para qué escribes

Debes saber qué es lo que esperas de tus escritos; para Ray Bradbury era que por lo menos una persona lo amara o le dijera “No estas tan loco como pensaba”, puede que para otros sea la satisfacción de lograr algo, sea crear un nuevo universo, romper límites o hacer algo trascendental. Todo está bien mientras sea lo que en verdad se quiere.


Referencias: