Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis
Letras

Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

24 de junio, 2017

Letras Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

24 de junio, 2017




Escritor, amante acérrimo de las cantinas y aquél que personalizó la mítica figura de “la señora de los gatos” al vivir con trece de estos animales a quienes conocía y comprendía perfectamente. Podrían agotarse las cualidades o defectos, posiblemente inventaríamos otros tantos y ni así lograríamos hallar una descripción perfecta para referirnos con propiedad a Carlos Monsiváis, un autor que pasó a la historia como una de las figuras más importantes de la intelectualidad mexicana.


Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis 1


Cultivó un gran gusto por la farándula, en múltiples ocasiones el cronista se dejó ver a lado de María Félix cuya compañía le agradaba mucho más cada que asistían a algún restaurante de la Ciudad de México, pues era cuando escuchaba las versiones más hermosas de ‘María Bonita’ ─canción que Agustín Lara le dedicó a “La Doña” como señal del amor que le tenía─; hablando del ambiente musical, Monsiváis entabló una gran amistad con Juan Gabriel, además de haber participado en el video para ‘La media vuelta’ de Luis Miguel (minuto 2:57).



Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis 2


A pesar de sus constantes encuentros con la vida pública más allá de la Literatura, el escritor siempre se mantuvo al margen de sí mismo. Si bien la vida frente a las cámaras era algo que disfrutaba, nunca la utilizó para hablar mucho sobre sí mismo; si algo distinguió a este escritor fue la manera en la que “el Monsi” utilizó esta atención que le brindaban los medios para defender a las minorías sexuales.


Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis 3


Es un hecho que la homosexualidad del escritor era un secreto a voces. A él no le gustaba mucho alardear sobre ello, de hecho, encontraba la expresión “salir del clóset” algo insultante, de modo que si alguien iba a salir de ese encierro era para destruir de una vez por todas ese mueble oscuro que sólo limita la libertad de expresión de quien aún se encuentra dentro de él.


Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis 4


Lo más importante para él no fue pararse en cada spot donde se le invitase y repetir “soy homosexual” hasta que él mismo se cansara de escucharlo; lo realmente necesario era luchar desde su propia trinchera en contra de las injusticias que sufrían aquellos que, como él, expresaban su sexualidad de una manera alejada de los estereotipos binarios impuestos por el ─aún vigente─ machismo mexicano.

El 2 de octubre de 1978, acompañado de otros miembros de la intelectualidad mexicana, entre los que destacan Juan Rulfo, José Emilio Pacheco, Luis González de Alba y Elena Poniatowska, firmó el primer manifiesto mexicano en defensa de los homosexuales: “Contra la práctica del ciudadano como botín policíaco”. La idea nació a partir del hartazgo que sentían de la represión policial en contra de la comunidad gay, a quienes durante los sesenta y setenta seguían llamando putitos, jotos o mujercitos.


Consejos para salir del clóset y destruirlo según Carlos Monsiváis 5


Durante los ochenta, con la llegada del VIH y los crecientes casos de infección, comenzó una de las etapas más duras en el activismo del escritor.


«Con la llegada del VIH se produce la explosión más cruda y valiente de Monsiváis. Ningún intelectual mexicano se entregó como él a esta causa. Lo vi llorar y expresar su dolor en manifestaciones y textos. Ayudaba a los enfermos, buscaba los medicamentos que necesitaban cuando se agotaban».


-Braulio Peralta, autor de “El clóset de Cristal”, libro que retrata esta parte íntima de Monsiváis.


Tenemos entonces que, más que consejos, la vida y el activismo de Carlos Monsiváis son verdaderos ejemplos de lo que debe hacer alguien con una voz tan fuerte como la suya. Cuando se tiene la posibilidad de gritar y levantarse, es necesario utilizarla no para destacar entre los demás, sino para procurar que todos estén a nuestra misma altura con el fin de que esa multiplicidad de voces forme un colectivo de posturas e ideas dignas de ser compartidas.


*
Referencias


Milenio
Siempre
El País







Referencias: