Letras

Cuando abra los ojos vos ya no vas a estar ahí

Letras Cuando abra los ojos vos ya no vas a estar ahí


Esas historias intermitentes que se plasman en el corazón en forma de poesía, que describe cada detalle como si fuese un guión cinematográfico.

cuando-abra-los-ojos

Cuando abra los ojos vos ya no vas a estar ahí

Sé que si me concentro puedo abrir los ojos, aunque no me acuerdo en qué momento los cerré; pero sé que  vos estabas conmigo, estabas conmigo y me pediste perdón, me dijiste perdón pero necesitaba un buen refugio, justo vos pidiéndome refugio a mí, y yo te creí.

Pero este dolor que me baja desde la cabeza, todo derecho como en una autopista al sur por las cervicales, no tiene nada que ver con vos y tu refugio, o tal vez más de lo que me imagino, vos y tu pelo rebelde; tu pelo con vida propia pero siempre peinado tirante; y la mochila grande, una mochila grande y pesada que va creciendo, que se multiplica con cada latido de tu corazón y te consume, te aplasta, te tortura y me parece que por eso me pedías perdón y por eso estabas buscando un refugio.

poema-cuando-abra-los-ojos

Y yo sigo sin poder abrir los ojos para ir a ayudarte, aunque tampoco recuerdo si al abrirlos vas a estar acá o solamente me ves desde otra dimensión, desde tu propia dimensión que siempre fue inexplicable, pero ahora es real. O tal vez eso es lo que creo o es de lo que me daría cuenta si pudiera —aunque sea— mover el brazo derecho que tengo dormido desde el hombro hasta la muñeca, con la pulsera que me regalaste cuando cumplí cinco años.

Ni siquiera más pequeño creí que algún día me podrías llegar a buscar para que te ayude a encontrar tu refugio; justo vos que sos el sol que contiene a todos los que tocan tus rayos, tus manos suaves, tus manos flores, me da pena que te vayas de viaje pero no me da pena que me dejes tu mochila, déjala acá que yo me encargo de tirarla a la basura.

cuando-abra-los-ojos-poema

Te juro que va a ser lo primero que haga cuando pueda abrir los ojos, o al menos cuando pueda mover las piernas, cuando se vaya este calambre que nace en las plantas de los pies y se desparrama, se trepa, raíz podrida que me sube por las piernas, por la cintura y me desarticula el pecho, me lo deja insensible, me contrae los pulmones, me desgarra las costillas desde adentro y me deja vacío de puro extrañarte, de puro mirar cómo te vas.

Ahora empieza otro año y solamente puedo estar acostado, con los ojos cerrados y con la seguridad plena de que, como todos los días, cuando abra los ojos vos ya no vas a estar ahí.



**

Cuando el amor se transforma en un manifiesto existencial no tienes más opciones que dejarlo ir…


Referencias: