Cuando la luz se apaga y la piel se enciende

Cuando la luz se apaga y la piel se enciende

Disfruta a continuación de otro texto escrito por Alejandro D. Dathe, cuyo pulso poético desborda su imaginario referencial, anclado en los recovecos más puros del erotismo y de lo romántico.



IV

A la mujer se le quiere a versos,

sin resúmenes.

Se le estudia, se le come

entera, con todos sus tomos

sus títulos

sus obras completas.

A la mujer se le lee incluso,

cuando la luz se apaga y la piel se enciende

entre líneas y volúmenes,

en silencio y entre dientes.



A una mujer

se le escribe

se le quiere

sin marca libros,

sin detenerse en los puntos

comiéndote las comas

explotando los acentos

conjugándola toda

a libro abierto

y a su tiempo.


A una mujer, no se le deja nunca, 

de leer.

*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Milly Cope.

***

Escribir y leer poesía es una forma de sanar el alma. Si quieres leer más poemas de amor y desamor, te invitamos a que conozcas a los autores de los poemas para los que se resisten a superar las decepciones y los poemas para los que no quieren olvidar.


Referencias: