Cuando me besaste me diste la vida que se me escurría entre los dedos

Miércoles, 14 de junio de 2017 11:58

|Otto Valbuena



Otto Valbuena tienta con su poesía las voces disímiles y al mismo tiempo equivalentes de sus pasiones. Sus objetos de deseo varían como símbolo de un mundo interior abstracto, un recurso para salvaguardar sus fantasías íntimas en un puño de letras y frases exquisitamente hiladas.


poemas desamor


Número 5 para Ada

Si escuchas mi corazón es porque late por ti.
El cofre se abre de par en par a medida que creamos la otra galaxia.
Estrellas y meteoritos descolocando la materia universal
en tres segundos de bing bang.
Respirar por dentro, morir en el instante, ver caer la lluvia
al revés.


todos los suenos humedos que he tenido contigo orgasmo -w636-h600


Al revés todo está.
Rodando por las escaleras como un resorte de los de antes.
Tú no te acuerdas porque eras muy joven.
Era un juguete, o sigue siéndolo en una niñez congelada en el pasado.


miedo a enamorarse confianza


Cuando aún no existías, en mis días sin ti, la soledad llevaba tu nombre.
No pronunciado, no otorgado, no dado a tus dedos de pianista,
tus labios de hojilla, tu cuerpo trémulo.


poemas que debes dedicar amor


En el pasado yo era quien estaba al revés.
Torcido como un tornillo en el que colgaste el manto de la desidia.
Cuando me besaste me hiciste ver el otro lado de la moneda.
Cuando me besaste me diste la vida que se me escurría entre los dedos.

***

El amor es excitante cuando lo haces con tu pareja, pues “sus cuerpos crean la constelación perfecta”, tal como lo dice este poema.

TAGS: Amor
REFERENCIAS:
Otto Valbuena

Otto Valbuena


  COMENTARIOS