INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Me destruyo cuando me paro frente al espejo y veo el reflejo de miles de personas hablando sobre mí

8 de enero de 2018

Cultura Colectiva

Texto escrito por Jesús Ramirez / @jesusrarte


Cuando te critico, me critico.

Pensando el porqué haces las cosas cuando debo entender, en vez de cambiar a lo que me rodea, me lleno de ira al estar en contra de tus pensamientos cuando vivimos de libre pensamiento.

Cuando te crítico, me crítico.

Porque tus ideologías deben ser iguales a lo “común“. Te critico por tu color de cabello, por tu sexualidad, incluso por tu religión o sólo porque no tienes una, sin saber que puedo vivir tranquilo sin pesar tanto en lo demás.

Cuando te critico, me critico.

Pienso en por qué no piensas como yo, cuando debería reconocer que siete millones más tampoco tienen similitud a lo que creo.



Cuando te critico, me adelanto al cansancio y la muerte, porque la crítica es la mayor arma de la humanidad que contiene doble filo, porque cuando te hiero me hiero a mí.

Vivimos pensando en por qué caminas así, por qué tienes los pantalones así y los zapatos así, vivimos la vida pensando en las diferencias de los demás sin pensar en lo que tenemos en común.

Cuando te critico, me destruyo.

Me destruyo cuando me paro frente al espejo y veo el reflejo de miles de personas hablando sobre mí y todas las imperfecciones que me hacen creer que tengo, me destruyo cuando me silencio en la calle o en la escuela porque siento que lo que me hace feliz no encaja, porque así me han hecho pensar, me critico porque me destruyes cuando soy raro y no actúo como crees que los jóvenes deberíamos ser.

Cuando te critico, me ahorco.

Ahorco mi voz porque lo que pienso está mal, dejo de caminar y respirar porque no soy igual a lo demás. 

Cuando te critico, me cohibo.

 Me cohibo de vivir y de pensar, dejo de hacer lo que me gusta, dejo de usar mi suéter favorito porque cuando me criticas me arruinas, me cohibo de cantar porque pienso en lo que dirán los demás, me cohibo de estudiar, estudiar lo que amo por lo que dirán los demás.



Cuando te critico, lloro. 

Porque llego al cuarto pensando en por qué soy así sin darme cuenta que nací perfecto y completo, lloro porque la gente me hace pensar que estoy mal, cuando lo que en realidad está mal es la idea que ellos piensan.

Cuando te critico, dejo de amar.

Porque cuando dejas de amar piensas en una vida con defectos y sin virtudes, dejo de amar cuando no pienso en tu belleza interior porque sólo veo lo que tienes afuera, dejo de amar cuando me burlo de ti y te uso como diversión.

Cuando te critico, me critico.

Porque lo que resaltó de ti, es lo que escondo de mí.


**


Mientras el mundo sucede allá afuera, dentro de nosotros se crea un torbellino emocional, por eso, estos poemas breves son para decirle que está en todo lo que amas.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Hunter Gillman.

TAGS: Poemas Nuevos escritores
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Manteconchas, Mantemuerto y Donchas, los 3 panes que debes probar por lo menos una vez en en la vida Por qué los Testigos de Jehová no pueden recibir transfusiones de sangre Morbo, catarsis y otras razones por las que nos gustan tanto las bioseries 6 alimentos que comes en el desayuno y te hacen subir de peso La mujer de la vela: el fantasma de la Basílica de Guadalupe que ronda en la oscuridad La hidra mexicana: razones por las que el narcotráfico se ha convertido en una lucha sin final

  TE RECOMENDAMOS