Qué pasa si te atreves a "posar desnuda" para un hombre mayor

Jueves, 1 de noviembre de 2018 13:56

|Cultura Colectiva
cuento erotico sobre posar desnuda para un hombre mayor

Checa este cuento erótico sobre posar desnuda para un hombre mayor y piérdete en esta fantasía.

Texto escrito por: Luis David Julio Macott


Era una noche fría, el vestido que había prometido usar se pegaba a cada pulgada de su piel y sabía que si decidía llevar a cabo su plan sería conveniente que él tuviera alta la calefacción, pues se había comprometido también a llegar sin ropa interior.


La cabeza le daba vueltas, no entendía porqué había aceptado, ni siquiera le conocía bien, sólo le había visto borracho una vez en un bar; además tampoco era guapo, aunque sí lo suficientemente atractivo como para que las conversaciones mantenidas por teléfono hubieran ido subiendo de tono.


cuento erotico sobre posar desnuda para un hombre mayor 1


Necesitaba un cigarro, sabía que tendría que tomar carretera para ir a su estudio y que si seguía hacia allí sin parar le tocaría estar toda la noche sin tabaco; paró en una de las tabernas, pero le frenó en seco la idea de saber que llevaba un vestido de verano corto, entallado, sin medias y sin ropa interior en pleno invierno.


Las ganas, como siempre, fueron más fuertes y mientras compraba una cajetilla se dio cuenta de cómo todas las miradas recaían sobre ella; sólo eso ya hizo que se le pusieran los pezones duros, así que decidió salir lo antes posible de allí, una mezcla de vergüenza y excitación aseguraban que la noche sería intensa.


Encendió un cigarro y miró el reloj del auto, faltaba poco para las diez y llegaba tarde; le daba igual, iba a casa de un desconocido con el que no tenía ninguna relación, podía hacer lo que quisiera.


cuento erotico sobre posar desnuda para un hombre mayor 2


Había decidido ir a su estudio en un momento de extrema excitación y ahora se le estaba acabando la determinación; una rápida mirada a su bajo vientre, enmarcado sólo por el vestido blanco la convenció, soltó una mano del volante para revisar el recoveco de su pubis y lo descubrió completamente mojado.


Cuando por fin llegó, él la esperaba en la calle; se veía mejor de lo que recordaba. Ella sabía que era pintor, se lo había contado durante ese único encuentro en un bar afueras de la ciudad; indagando en la red además había descubierto que era alguien bastante importante en el mundo de las letras. De camino al estudio hasta le había parecido guapo, sus ojos oscuros y la mirada casi felina con que la recibió, le encantaron; también le excitaba sobremanera la diferencia de edad, ella tenía 24 años y su querido -desconocido- pintor, casi cuarenta.


Una copa de vodka la esperaba como él había prometido por teléfono; la cama que se encontraba en medio del estudio y la sonrisa del pintor hicieron que se estremeciera y deseara poseerle en ese momento. Sabía que él la deseaba pero antes quería conocerle, hablar un poco, excitarse más; mientras él recorría descaradamente su cuerpo con la mirada bebieron y se contaron cosas mutuamente.


cuento erotico sobre posar desnuda para un hombre mayor 3


Él hablaba de sus pinturas, aunque varias veces perdió el hilo de la conversación mirándola; la excitación aumentaba con el intercambio de miradas y el roce aparentemente inocente de manos y rodillas. Él finalmente se lanzó a su boca y ella le frenó, quería jugar con él, su vestido ceñido era todo lo que los separaba y cuando comenzó a levantarlo fue como abrir el telón, la tela se deslizó lentamente hasta revelar su cadera. Así quedó recostada a su lado, mostrando el vértice de su deseo, donde todo acaba.


Intuyó como el pantalón de lino empezaba a incomodar su creciente erección, pero ambos estaban conscientes de que él no podía acercar su mano; ella había aceptado ir sin ropa interior sólo si él prometía no tocarla hasta que ella dijera. 


El pintor la miró divertido y ella aprovechó para recoger la copa que había dejado al ras de la cama, lo que la obligaba a ponerse a cuatro patas. Él, que ya no podía más, sujetó sus piernas y las separó para introducir su mano mientras ella gemía; ella deseó que en ese momento hubiera más gente en la habitación, viendo como era libre y pedía al destino que le diera la oportunidad y la valentía de participar algún día en un trío o un cuarteto.


cuento erotico sobre posar desnuda para un hombre mayor 4


Completamente perdida en las manos de su amante misterioso apartó las manos de él de su centro, él se había quitado el pantalón y retirado el bóxer gris que llevaba, de una zancada se subió en su miembro mientras él, presa ya casi del éxtasis, inundaba su cuerpo.


Ella se sintió avergonzada, aunque al mismo tiempo más libre que nunca; sabía desde un inicio que el pretexto de pintarla desnuda era una mentira conveniente y sólo deseaba serle infiel a su novio aunque lo amaba por encima de cualquier cosa. Pero no podía negar que había disfrutado como nunca.


También puede interesarte Besar sin labios: una educación sentimental erótica y "Tres", cuento erótico sobre un trío

REFERENCIAS:
Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS