El paraíso está en la punta de tus dedos cuando me tocas
Letras

El paraíso está en la punta de tus dedos cuando me tocas

Avatar of Alejandro Silva

Por: Alejandro Silva

30 de noviembre, 2018

Letras El paraíso está en la punta de tus dedos cuando me tocas
Avatar of Alejandro Silva

Por: Alejandro Silva

30 de noviembre, 2018

Te compartimos este cuento erótico para dedicar a esa persona especial, ideal para mostrar la seducción y pasión que surge durante ese ansiado encuentro.

"El paraíso está en la punta de tus dedos cuando me tocas" es un texto que nos muestra la seducción y pasión que surge durante un encuentro con esa persona que tanto amas. La magia de las palabras envuelve cada paso, cada movimiento, cada caricia, hasta llegar a lo más alto. 


 

El paraíso está en la punta de tus dedos cuando me tocas y recorres mis pechos haciendo órbitas concéntricas, hasta que tus dedos chocan con mi pezón ya duro, entonces fuerte y sutil lo aprietas y yo gimo. Y tú en respuesta, con algo de cariño, pasas tu lengua, húmeda y lenta. Con la seguridad que te da tu experiencia, cubres mis pechos con tu boca y saboreas haciendo que sienta que me degustas como una uva o una fresa. Siento que me derrito en tus labios y en tus manos expertas.

Avanzas sobre mí y me quedo quieta, esperando tu próximo movimiento. Sintiendo cómo tus dedos, caen, caen, caen: pechos, abdomen, ombligo y se posan cual dueños de mi pubis que ansioso siento que tiembla y loca de ganas, siento el húmedo camino que dejan tus besos y como se adueñan de mi ombligo, cómo hacen círculos, cómo saborean y cómo bajan al sitio donde la mano espera.


El paraíso está en la punta de tus dedos cuando me tocas 1


Y deslizándose manos y boca comienzan el delicioso suplicio del beso, la lamida, el leve mordisco que refuerzan mi actitud de entrega. Te tomo enmarcando tu cara entre mis piernas, sintiendo tu aliento tibio en el centro, mientras siento tu barba de días, acariciando el interior de mis muslos. Te uso enroscando tu cabello en mis dedos, mientras, me lames, me besas, dejando tu cara llena de mi fluido, de mi esencia, es tan delicioso verte así, tan mío, que gimo y gimo. Te instruyo diciendo más suave, más rápido, más o menos lengua, haciéndome creer que tengo el poder cuando te tengo allí. 


Aunque en el fondo sé que lo haces porque sabes que me calientas, y me dejas agotada, necesitada y sedienta, pidiendo más, un poco más de eso largo y duro que veo entre tus piernas.


El paraíso está en la punta de tus dedos cuando me tocas 2


Entonces lo iniciamos todo de nuevo.


***

Te puede interesar:

Un cuento erótico para que recuerdes cómo te amarré en nuestro último encuentro

Cuentos eróticos para leer antes de dormir


Referencias: