Curiosas anécdotas que debes conocer de tus escritores favoritos
Letras

Curiosas anécdotas que debes conocer de tus escritores favoritos

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

19 de mayo, 2016

Letras Curiosas anécdotas que debes conocer de tus escritores favoritos
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

19 de mayo, 2016



Al pensar en nuestros escritores favoritos, no podemos evitar caer en ciertas contrariedades. La gran pasión y amor que nos hacen sentir por sus letras se yuxtaponen con los celos y envidia de sentirnos incapaces de poder escribir textos tan poderosos como los de ellos. Ya sean buenos o malos, los pensamientos siempre giran en torno a un personaje inalcanzable, puesto en un pedestal imaginario que nosotros construimos. Esa razón es la que hace que nos extrañemos tanto cuando descubrimos anécdotas de sus vidas que demuestran que no son deidades o genios inalcanzables, simplemente almas terrenales que pensaban y sufrían tal como nosotros.

falsa-muerte-gabriel-garcia-marquez


Personas que se transformaron en sus personajes y crearon un mito alrededor de sus vidas, eso casi nunca sucedió. En realidad los escritores son seres un tanto extraños, pero eso no evita que tengan que viajar en tren, crear una rutina que les permita mantener la creatividad al tope o escribir cartas para conquistar al amor de su vida. Los momentos más rutinarios se pueden convertir en eventos íntimos que nos dicen más acerca de los autores que un libro escrito por ellos. A continuación te presentamos una miscelánea de datos para que te sientas más cercano a ese escritor que tanto admiras. 


-
Haruki Murakami (1949)

escritores favoritos

Tiene casi 70 años, pero el escritor mantiene un estricto régimen que además de hacerlo ver más joven y mantenerlo con energía física, también es su secreto (no tan secreto) para escribir tanto y de manera tan fluida. Desde que empezó a escribir de manera profesional después de vender su bar de jazz, el escritor se levanta a las cuatro de la mañana y escribe seis horas. Después corre 10 km o nada un kilómetro y medio; lee, escucha música y en general se empapa de arte, cultura y noticias hasta las 9 de la noche, hora en la que duerme. Parece que es una especie de Kant contemporáneo que no mueve su rutina por nada, pero en realidad, el escritor nipón explicó que esto lo hunde en una hipnosis que le permite llegar a un profundo estado mental. 


-
Mark Twain (1836-1910)

escritores favoritos mark twain

Uno de los escritores más importantes de Estados Unidos es conocido por su divertida e inteligente prosa, pero también por la extraña manera en la que se concentraba. El autor tiene dos anécdotas que lo involucran en un tren. La primera fue en solitario cuando uno de los oficiales que revisaba los boletos en el tren, al notar que Twain no sacaba su pase, le dijo: "Sé que usted es el autor de Tom Sawyer, así que no se moleste, estoy seguro que no ha extraviado el billete", ante lo que el escritor de dicha novela respondió: "El problema es que, si no lo encuentro, no sé dónde bajarme". 

La segunda demuestra el humor de Twain. Él iba a viajar en tren con un amigo suyo, pero éste perdió el dinero y le pidió ayuda a Twain. El escritor le pidió disculpas por no tener dinero, pero le propuso que subieran de todas formas. Le dijo: "Cuando pasen a recoger el dinero, te recuestas en mi asiento". Su amigo lo hizo, pero cuando sucedió lo previsto y su amigo se acostó, Twain le dijo al empleado: "Mi amigo es alguien muy interesante, cuando viaja en tren no le gusta sentarse en el asiento, prefiere acostarse debajo de estos". Todos voltearon a ver al amigo de Mark Twain y rieron por la broma en la que había caído. 


-
James Joyce  (1882-1941)

escritores favoritos james joyce

El escritor de los libros en inglés más importantes del siglo XX produjo crisis en el mundo intelectual con novelas imposibles de entender en su totalidad, pero en la intimidad era alguien completamente distinto. Otro lado menos conocido del escritor, pero no por eso alejado de lo literario, son las cartas eróticas que se envió con su esposa Nora Barnacle. Con un gusto especial por las flatulencias, los fluidos y más, Joyce dejó al descubierto su lado más humano en esos textos: 

"Te habrán impresionado las cosas sucias que te escribo. Quizá pienses que mi amor es una cosa sucia. Lo es, querida, en algunos momentos. Te sueño a veces en posiciones obscenas. Imagino cosas muy sucias que no escribiré hasta que vea qué es lo que tú me escribes. Los más insignificantes detalles me producen una gran erección. Un movimiento lascivo de tu boca, una manchita color castaño en la parte de atrás de tus bragas, una palabra obscena pronunciada en un murmullo de tus labios húmedos, un ruido sin recato, repentino, de tu trasero y entonces asciende un feo olor por tus espaldas. En algunos momentos me siento loco, con ganas de hacerlo de alguna forma sucia, sentir tus lujuriosos labios ardientes chupándome, follar entre tus dos senos coronados de rosa, en tu cara, y derramarme en tus mejillas ardientes y en tus ojos, conseguir la erección frotándome contra tus nalgas y poseerte sodomíticamente".


-
Ramón del Valle-Inclán (1866-1936)

escritores favoritos ramon del valle

El dramaturgo, poeta y novelista español que formó parte de la Generación del 98 no vivió sentado frente a un escritorio toda su vida. En ocaciones se metía en problemas con la ley como muchos de sus colegas, y una anécdota que surgió tras un altercado es que al encontrarse frente al juez, después de que del Valle-Inclán le dijera su nombre y ofició, el juez le preguntó si sabía leer y escribir. Ante tal incongruencia, el escritor no pudo sino responder con sarcasmo que en efecto, él no sabía leer ni escribir. El juez, sorprendido, le dijo que le extrañaba la respuesta, por lo que con el mayor descaro, el escritor respondió: "Más me extraña a mí la pregunta". 


-
Rudyard Kipling (1865-1936)

escritores favoritos rudyard

El autor de "El libro de la selva" murió el 18 de enero de 1936, pero dos días antes de que falleciera, su obituario salió en el periódico. El escritor, muy amablemente, llamó y pidió que, ya que estaba muerto, no se olvidaran de borrarlo de su lista de suscriptores.

Es imposible que los escritores no tengan anécdotas que contar, cualquiera tiene secretos. ¿Tú conoces otras anécdotas dignas de mencionar?


***
Te puede interesar: 

Las letras sucias: libros escritos por estrellas porno
 
7 secretos de H. P. Lovecraft que seguro no conocías

*
Fuente: 

El placer de la lectura






Referencias: