Letras

Datos que no todos conocen de Carlos Fuentes

Letras Datos que no todos conocen de Carlos Fuentes

Viejo o adolescente, criollo o mestizo, general, obrero o licenciado, el mexicano se me aparece como un ser que se encierra y se preserva: máscara el rostro, máscara la sonrisa. (…) entre la realidad y su persona se establece una muralla (…) El mexicano siempre está lejos, lejos del mundo y de los demás. Lejos, también, de sí mismo”. 
–Octavio Paz, “El laberinto de la soledad”


Carlos Fuentes es un referente por su intento de cartografiar la nación. No es tarea sencilla su intento de retratar, mediante el recurso de las letras, la realidad mexicana; retratar rostros, arrancar máscaras, descifrar los vastos signos de la cultura del mexicano. Arrancar la máscara al otro es arrancarnos las propias máscaras, Fuentes no sólo nos pone de frente un espejo, sino que él mismo se arroja a la búsqueda de sí a través de sus relatos.

Fuentes se reconoce en Paz, Ramos, Vasconcelos, Reyes, todos confluyeron en la búsqueda de entender esos puentes que se tienden entre el mundo de los mexicanos y el de la modernidad occidental, en ese mestizaje que toma forma en tradiciones, costumbres, símbolos. Formó parte del “Boom latinoamericano” junto con Márquez, Cortázar y Vargas Llosa, escritores que retrataron a América con una carga política experimental. La cultura mexicana es y para relatarla hay que vivirla. Él recorre la ciudad en sus relatos, en “Agua Quemada" la relata como una “ciudad voluntariamente cancerosa, hambrienta de extensión anárquica”, alegoría de la nación, es un espacio violento que devora al mundo rural. Ahí los nadies pululan por la ciudad y es difícil no perderse frente al monstruo en que se encuentran múltiples identidades.

literatura de carlos fuentes

Fuentes busca conocer y reconocer al mexicano, en esas ficciones e identidades que construye en el día a día. Los mexicanos revelan su ser en las calles, pero también la intimidad de la cama, en sus amores y por qué no decirlo, también en los nocturnos recintos que albergan sus penas: cantinas, bares, fiestas… Por ello, Carlos Fuentes como buen escritor, entiende que para tener de qué hablar hay que vivir. Cuando hacemos la genealogía de personajes que se hicieron famosos, generalmente conocemos de los premios que recibieron, los vínculos, viajes, pero para conocer a fondo la fuente de creación de sus relatos, asomarnos atrás del telón para ver sus amores, desgracias, vicios, aficiones, no sólo desmitifica al personaje, sino que permite vislumbrar al hombre de carne y hueso, con sus virtudes y debilidades.

Sin más preámbulo, presentamos algunos datos que quizá no conocías de Carlos Fuentes de sus obras célebres como “Aura”, “La muerte de Artemio Cruz”, “Agua Quemada”, entre algunas de sus obras.

Carlos Fuentes aura


Mexicano nacido en Panamá y habitante de América

Carlos Fuentes Agua Quemada

El escritor nació en Panamá pero vivió en diversos países de América durante su infancia y adolescencia: Estados Unidos, Chile y Argentina. En México le intrigó desentrañar la identidad nacional, abordando en sus relatos a arquetipos que dibujan el pasado prehispánico y el México posrevolucionario. Asimismo percibió y criticó agudamente el “american way of life”.


Literato, estudiante de derecho y economía

Carlos Fuentes Joven

Estudió dos licenciaturas y su trabajo como delegado de México en diversos organismos internacionales. Su figura es controvertida en relación a política, ya que osciló entre su apoyo a personajes de derecha a la par de mantener opiniones a favor de personajes de izquierda. Su cercanía con el presidente Luis Echeverría, lo llevó a estar en el centro de la polémica al defender las acciones de la masacre del 10 de junio de 1971. A su vez y contradictoriamente, como embajador, abrió la puerta a exiliados latinoamericanos y españoles que huían de su país por condiciones de violencia. Renunció a su cargo de embajador cuando Díaz Ordaz, fue designado embajador en España.


Aficionado al cine y escritor de guiones cinematográficos

Carlos Fuentes el gallo de oro

Aficionado al cine, escribió guiones de cine y colaboró en periódicos nacionales e internacionales. Escribió el guión de la película “El Gallo de Oro” (1964), de Roberto Gavaldón, basada en un texto de Juan Rulfo. Junto con García Márquez, escribió el western “Tiempo de morir”(1966). A su vez se llevó al cine una adaptación de la novela “Aura”, bajo el nombre “Las diabólicas del amor” (1966).


Escritor precoz con vasta obra publicada

Carlos Fuentes La muerte de Artemio Cruz

A los 11 años redactó su primer cuento y en la preparatoria participó en concursos de literatura. Escribió más de 20 novelas, una ópera, cinco obras de teatro, nueve libros de cuentos y múltiples ensayos sobre política, cultura, literatura y sociedad. En su carta inédita escrita a una amiga en su juventud, Carlos Fuentes deja entrever que a pesar de sus estudios de derecho, sus intereses se vinculaban a la política, el mundo intelectual y la literatura: “respecto a mi carrera, lo de médico es pura babosada, Ahora pienso seguir la de abogado, pero tan sólo como medio de urgencia, ya que pienso dedicarme de lleno a la política y la liberación del proletariado. (…) En lo que va de este año, disque de gracia, he combinado mi vida social e intelectual”.


Intelectual bohemio y Danddy

Carlos Fuentes Cortázar

En Argentina dejó de asistir a la escuela, debido a que en el país, bajo una férrea dictadura, las enseñanzas se vincularon a valores nazis. Fue una oportunidad para que él descubriera tres cosas que marcaron su vida: “a Borges, el tango y las mujeres". Siempre impecable, gustaba de la moda cosmopolita, era un hombre apuesto “amado por las mujeres y envidiado por los hombres. Todo mundo decía que era muy guapo y muy agradable. Llamaba mucho la atención que era un hombre bien vestido. Por ejemplo, usaba lino blanco en primavera", según su amiga Guadalupe Loaeza. Era una figura reconocida y aunque fue escritor de tiempo completo, le fascinaba el mundo social, presentándose en conferencias, cocteles, exposiciones y fiestas de artistas e intelectuales.


Amoríos diversos y dos matrimonios

Carlos Fuentes Familia

Se casó con actriz Rita Macedo, con la que tuvo una hija, de quien se divorció y murió de cáncer. Su segundo matrimonio fue con la periodista Silvia Lemus con quien tuvo dos hijos y a quien el mimo Fuentes la caracterizó como una persona vulnerable que puso punto final a su vida con una sobredosis de barbitúricos después de ocho tentativas de suicidio. Tuvo amoríos con actrices como Jeanne Moreau y Jean Seberg. Silvia Lemus fue para él la mujer de su vida, no una estrella, sino “la galaxia” completa; coincidía con ella en su gusto por el arte y las letras, así como la tragedia de haber visto morir a sus hijos. Los hijos que tuvo con Silvia  murieron en condiciones extrañas y trágicas.


Muere el hombre, queda el profeta

Carlos Fuentes y Monsiváis

Murió el 15 de mayo de 2012 y Bellas Artes se tiñó de luto. Ha sido homenajeado en múltiples eventos y por diversos personajes como Ángel Palou, Jorge Volpi, Ángeles Mastreta, Gonzalo Celorio, Xavier Velasco, Rosa Beltrán, y de talla internacional como el presidente francés Francois Hollande. Se fue el hombre, queda para nosotros el revalorar su obra y el recuerdo del hombre que definió su propia labor bajo una suerte de advertencia:

“Los novelistas quisiéramos ser exorcistas de los males de nuestra sociedad y acabamos siendo profetas”.


*

Te puede interesar:

Adiós a Carlos Fuentes

10 consejos de Carlos Fuentes para ser un gran escritor


Referencias: