Tu cuerpo es un vino que me atraviesa sin mancharme

Martes, 8 de agosto de 2017 11:06

|Cultura Colectiva



David Huerta (1949) es un poeta, editor, ensayista y traductor mexicano que ha sabido plagar su lírica de la cotidianidad. En sus poemas lo humano roza lo divino entre versos en los que se habla del amor y de la muerte a la par, porque a fin de cuentas sólo en los detalles de lo cotidiano, en las costumbres del inconsciente, se encuentra la pasión más transparente.





ESCENA DE COSTUMBRES


La región que buscabas en el azul del sábado es una reliquia 

desprendida del corazón húmedo del aire: una zona de poca 

fortuna

Para la riqueza de tus manos —rectas y dolorosas, metidas en el azar 

de un brusco acercamiento

o penetradas por el disturbio de una desnudez que nadie sospecharía.


Ahora tu escena es una composición de velocidades e imaginaciones

nuevas:

accidentes de cacería, oscuros trapos, paredes repletas para tu ojo 

sin costumbre.


Tu cuerpo es un vino que atravesaba la confusión de cuerdas y

relojería sin manchar el mantel, 

una medicina en la atmósfera de cabellos del sábado, una pálida risa

que se desvaneció detrás de ti.


Escucha cómo se propaga la escasa conversación de los otros, 

tensa en las bocas cuidadas para la muerte, ilesa y reflejante 

como una gastada maquinaria sobre la carne del mundo,

tocada una y otra vez por la salud y el orgullo, invadida 

por un enorme paisaje conmovedor.





**


Si quieres leer más cuentos sobre el amor, la vida y la muerte, te compartimos este artículo. Además, aquí puedes leer algunos cuentos breves de amor que te abrazarán el alma.


Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS