poemas-de-amor

Tienes la esperanza

que miles de horas marcan en mi pecho,

que acusan de distracción a mi olfato

al oler tus dudas y tus miedos,

que distraen mi atención

de tus ojos a tu boca.


No me preguntes,

te quiero,

y más si es conmigo,

de cerquita o de lejos,

cruzada de piernas o de brazos,

policromática y hasta disfrazada,

en tu polo norte o en tu polo sur,

cuando me hablas,

cuando me escuchas.


Te quiero a todas horas,

insomiándote de frente,

inflamada en la garganta,

convirtiéndote en un tren

que va de arriba hacia abajo,

de izquierda a derecha,

destrozándome los pulmones,

dejándome sin respirar.


Me arrebataste,

eres mitad víctima y mitad culpable,

igual que yo.


En resumen,

te quiero de amor,

con todo mi amor

te quiero.


Referencias: