Determinada a recordar lo último que había hecho el día anterior comenzó a hurgar en su memoria
Letras

Determinada a recordar lo último que había hecho el día anterior comenzó a hurgar en su memoria

Avatar of Cecilia Cabrera

Por: Cecilia Cabrera

30 de marzo, 2017

Letras Determinada a recordar lo último que había hecho el día anterior comenzó a hurgar en su memoria
Avatar of Cecilia Cabrera

Por: Cecilia Cabrera

30 de marzo, 2017



El tiempo, para algunos, es una línea continua. Para otros en cambio es una espiral. Para Cecilia Cabrera, autora del relato que se presenta a continuación, un perfecto homenaje al absurdo, es una abstracción. 


cuento tiempo


Sin sentido


Se despertó porque sonó el despertador. Abrió los ojos, pero no veía nada. La habitación estaba a oscuras. Creyó haberse equivocado al programar el despertador y que todavía no había amanecido. Intentó buscar el despertador para verificarlo, pero no lo podía ver. Lo rastreó al tacto sobre la mesa de luz, pero no tenía sensibilidad en sus palmas. Entendía que tocaba algo porque su mano era detenida por algún tipo de obstáculo que le impedía seguir descendiendo, pero no sentía ninguna rugosidad, ningún borde, nada.

Determinada a recordar lo último que había hecho el día anterior, antes de acostarse, comenzó a hurgar en su memoria. Necesitaba encontrar la causa de esta insensibilidad progresiva imperiosamente. Utilizó su método de retrospección: en orden cronológico y en reversa.


cuento tiempo


Se puso el camisón luego de bañarse. Antes había trabajado en su computadora. Había investigado la información disponible sobre el arte de seducir, con fines románticos, con fines de ventas, con fines de captar lectores de textos, con fines de persuadir, básicamente. Había leído tantos artículos que ya no podía recordar cuántos. Tanta información se había enredado en su cabeza como las cadenas guardadas sin criterio en un alhajero.

Luego recordó el brillo intenso de la pantalla del monitor, la textura del teclado bajo sus dedos, el hormigueo en su pierna derecha por estar sentada sobre ella y la sensación de la birome bajo su lengua.


cuento tiempo


Se despertó. Abrió los ojos, pero no veía nada. La habitación estaba a oscuras. Creyó haberse equivocado al programar el despertador y que todavía no había amanecido. Intentó buscar el despertador para verificarlo, pero no lo podía ver. Lo rastreó al tacto sobre la mesa de luz, pero  no tenía sensibilidad en sus palmas. Entendía que tocaba algo porque su mano era detenida por algún tipo de obstáculo que le impedía seguir descendiendo, pero no sentía ninguna rugosidad, ningún borde, nada. No entendía por qué seguía buscando en vano el despertador, ya que no estaba sonando. En efecto, no escuchaba la campana del despertador. Tampoco escuchaba el tic tac de las agujas al moverse. Alarmada, descubrió que tampoco escuchaba el ventilador ruidoso que usaba para tapar los sonidos de la calle. No escuchaba nada.


cuento tiempo


Determinada a recordar qué fue lo último que había hecho el día anterior antes de acostarse, comenzó a hurgar en su memoria. Necesitaba encontrar la causa de esta insensibilidad progresiva imperiosamente.

***

En la ficción todo es falso, pero la ficción es la verdad. Indaga más en el imaginario de quienes crean historias para perturbar tu mente y déjate atrapar por el suspenso.


Referencias: