El diccionario que debes leer para entender a Borges

Martes, 12 de junio de 2018 13:45

|Eduardo Limón
jorge luis borges

No es de la A a la Z. Es más infinito que eso...



Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo era su nombre completo. Murió un 14 de junio de 1986 —hace 32 años— y su obra sigue siendo recordada, analizada, valorada y objeto de múltiples estudios que lo posicionan hoy como una de las grandes transformaciones en el mundo de las artes escritas. Borges, habiendo operado una producción estética que va de la literatura leída como acto creador a las letras escritas como un (re)descubrimiento de lo dado, logró lo que muy pocos han sido capaces: dar nuevo reglamento y fecundidad al encuentro de la ficción, la no-ficción y el ensayo.


Hay quienes dicen —o creen— que leer a Borges es un síntoma de inteligencia o, incluso, un detonante de esta misma; sin embargo, y sin restar importancia a que este hombre ha unido en su obra la complejidad de la filosofía con la de la literatura, que su producción es en verdad complicada para un lector párvulo, cerrar su creación a un estereotipo es frenar justamente lo que el autor intentó siempre: quebrar los límites de la aproximación y la cuestión literaria.


No, no es sencillo acercarse a él de primera vez y no lo vamos a contrariar. Pero ir a Borges y salir de sus universos no es tarea de otro mundo. Basta con brincar un poco a su vocabulario y terminología para notar que, en efecto, está lleno de nombres y situaciones a veces desconocidas, pero que no exigen una mente prosaicamente erudita. Y si no te está funcionando, apelemos a sus mismas ideas: si no lo entiendes, si no te convence, déjalo. No tienes por qué atarte a un libro a la fuerza.


-


Aleph. La primera letra del alfabeto hebreo con valor numérico de uno. Aunque silencioso y utilizado principalmente para indicar la puntuación vocal, el aleph en la creencia cabalística se considera la letra hebrea más destacada, un símbolo de todas las demás letras y, por lo tanto, por extensión, del universo mismo. Una de las muchas interpretaciones del Aleph es que su forma simétrica simboliza el concepto de que todo en el mundo inferior es un reflejo de su forma arquetípica en el mundo de arriba. En matemáticas, indica un mayor poder del infinito que números enteros o números que están en línea recta. Esto permite el concepto de una pluralidad de alephs o infinitos.


Beth. La segunda letra del alfabeto hebreo con el valor numérico de dos. Beth es reflejo de la naturaleza dual del universo que consiste en el cielo y la tierra.


Infierno. El lugar del castigo eterno para los impenitentes. En Tres versiones de Judas la alusión al Redentor en el infierno es una referencia oblicua a la tradición cristiana de que de todos los pecadores, sólo Judas y Caín —quienes perdieron la esperanza— son inequívocamente condenados a la maldición eterna.


Arte. Todas las artes propenden a la música, en que la forma es el fondo. El arte siempre opta por lo individual, lo concreto. El arte no es platónico. Barroco es el estilo que deliberadamente agota o quiere agotar sus posibilidades y que linda con su propia caricatura (…) Quienes dicen que el arte no debe propagar doctrinas suelen referirse a doctrinas contrarias a las suyas. El arte debe ser como un espejo que nos revela nuestra propia cara (…)


jorge luis borges 1


España y los españoles. Algún ejemplo de genialidad española vale por literaturas enteras: Francisco de Quevedo, Miguel de Cervantes. El que no es genio, es nadie; el único recurso español es la genialidad. Tanto es así que el español no sospechoso de genialidad nunca recabó una página buena. El común de la literatura española fue siempre fastidioso. Su 'cotidianería', su término medio, su gente, siempre vivió de las descansadas artes del plagio.


Ciencia. La ciencia es una esfera finita que crece en el espacio infinito; cada nueva expansión le hace comprender una zona mayor de lo desconocido, pero lo desconocido es inagotable.


Destino. El destino es el nombre que aplicamos a la infinita operación incesante de millares de causas entreveradas.

Tiempo y Eternidad. El tiempo es un problema para nosotros, un tembloroso y exigente problema, acaso el más vital de la metafísica; la eternidad, un juego o una fatigada esperanza.


Literatura. La literatura es un sueño dirigido y deliberado.


Sociedad. La masa de oprimidos y de parias no es más que una abstracción. Sólo los individuos existen, si es que existe alguien.


-

Valiéndonos de su Diccionario Privado, varias veces ya revisitado, y de otros textos críticos, advertimos entonces que al abrir una conexión sin precedentes entre texto, paratexto, hipotexto e hipertexto, Borges inauguró un sistema de relaciones antijerárquica para lo que solíamos entender como centros y periferias de un discurso o narrativa, así como un glosario o aparato referencial distinto para lo que distinguíamos entre realidades y elementos de lo real. Que Borges es un sinfín de lenguajes y narraciones en todo rumbo.

Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS