INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Quiero ser las luces brillantes que iluminen tu diciembre

December 5, 2017

Cintia Carranza

Llegó diciembre y con él, los olores a ponche, a mandarina y a canela:


Desde el lugar en el que estoy, todo se puede ver. En especial en diciembre, aquí en lo alto todo está más despejado y sereno, mis pequeñas compañeras brillantes y yo disfrutamos de mirar a los humanos durante este mes.


A diferencia del resto del año, no somos las única que brindamos luz en el crepúsculo de los días: conforme transcurren las primeras semanas del mes, la ciudad se ilumina con luces de colores y las calles se musicalizan con el melifluo que emana de ellas: "Navidad, Navidad, hoy es Navidad, es un día de alegría y felicidad..." los hogares se iluminan por dentro y por fuera.

Siempre he pensado que este mes tiene magia que, al igual que yo, pareciera ir por fases: en un inicio, las personas parecen entrar en un estado de ataraxia. Sus deseos y pensamientos suelen ser más positivos, florece en ellos el sentimiento de amor y solidaridad. Renace en su corazón el anhelo de tener cerca a las personas que aman y extrañan más a aquellos que durante el año, por una u otra razón, se fueron. Tal vez sea por eso que, de pronto, por las noches las personas me miran con un toque de melancolía.



Sin embargo, ni eso puede apagar la luz de la magia que diciembre les brinda cada año, al contrario, va en aumento. Basta con un sólo humano que esté lleno de alegría para contagiar a otro y otro y otro, hasta que diciembre se convierte en una fiesta que inicia con algo que llaman posadas: ahí las personas se reúnen y conviven con familia y vecinos, las calles se llenan de colores brillantes con las enormes piñatas llenas con dulces, hay ponche y colación.


Entonces la magia de diciembre llega a su plenitud: pasan cosas que en otro momento serían imposibles, pero ¡es diciembre y todo puede pasar! La gente regresa, las familias se reúnen, las personas sonríen, agradecen, se sienten bendecidas; hay reencuentros, se enamoran, se reconcilian, se abrazan, hay regalos, ilusión, paz… una tregua con la cotidianidad.



Tal vez no todos los humanos hayan tenido aún su diciembre mágico, pero todos la desean y dicen por ahí que “si lo deseas con todas tus fuerzas, el universo te lo dará”. Mientras yo seguiré aquí en las alturas, siendo testigo del encanto de este mes, iluminando las frías noches de diciembre y disfrutando de la luz y sonidos de esta temporada, recordando siempre que diciembre tiene magia.



**


Diciembre también es para reencontrarse, por eso: "te sigo buscando, esperando que por fin sacies mi apetito".


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Brandon Woelfel.

TAGS: Cuentos Nuevos escritores
REFERENCIAS:

Cintia Carranza


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 25 fotos de cómo se vivió el primer día en el Corona Capital 2018 La extraña razón por la que están naciendo bebés sin extremidades en Europa

  TE RECOMENDAMOS