10 poemas que describen la mente de una persona oscura y melancólica

10 poemas que describen la mente de una persona oscura y melancólica

Por: Abril Palomino -

Un listado de poemas para adentrarse en la retorcida mente de autores sombríos.


Los poetas son personajes extraños, en el mejor de los casos dedican su vida a la creación artística de versos que elogian la vida, el amor, la patria, la familia, el arte; en algunos otros, la inspiración los lleva a lugares muy sombríos. He aquí un listado de hermosos pero trágicos versos de poetas, casi malditos.

Gregory Corso, Extraño a mis queridos gatos.

Mis manos coloradas de agua están sin gatos ahora
aquí sentado solo en la oscuridad
mi cabeza conforma de ventana se inclina con tristes cortinas
Estoy sin gatos casi cerca de la muerte
Detrás de mí cuelga en la pared mi último gato
Muerto por mi mano hinchada de alcohol
Y en todas las otras paredes del ático al sótano
cuelga mi triste vida de gatos.

Diane DiPrima, No pasa nada (fragmento).

Traducción de Annalisa Marí Pegrum

comprenderlo todo no pasa nada
desprenderse de todo no pasa nada
regalarlo todo no pasa nada
devorar hasta donde alcanza la vista no pasa nada
               ¿qué más hay en el refrigerador de Allen?

               ¿qué más hay en la despensa de Anne?

               ¿qué sabes tú que no me has contado
todavía?
               no pasa nada.          no pasa nada.          no pasa nada.

quedarse un día más no pasa nada
pirarse de la ciudad no pasa nada
decir la verdad, apenas pasa nada
               fácil mantenerse despierto

               fácil quedarse dormido

               fácil cantar el blues

               fácil cantar los sutras

¿por qué tanto alboroto?
se pudre —no pasa nada
lo metemos en cajas— no pasa nada
lo tragamos con algo de agua, lo encerramos en el maletero,

               huimos con rapidez. NO PASA NADA.

10 poemas que describen la mente de una persona oscura y melancólica 1

Bob Dylan, Dama de los ojos tristes de las tierras bajas (fragmento).

Los granjeros y los negociantes decidieron entre todos
Enseñarte que lo que solían esconder eran los ángeles muertos.
Pero, ¿por qué tuvieron que elegirte a ti para que te pusieras de su lado?
¿Cómo pudieron equivocarse contigo de ese modo?
Hubieran querido que cargaras con las culpas de lo de la granja,
Pero con el mar a tus pies y la fingida falsa alarma,
Y con el hijo de un maleante recogido en tus brazos,
¿Cómo iban a poder convencerte?

Relacionadosiete-poemas-que-te-cambiaran-la-vidaSiete poemas que te cambiarán la vida

Tom Waits, Triste San Valentin (fragmento)

Pero ahí siguen estas tristes tarjetas de San Valentín
para recordarme mi pecado imperdonable
nunca podré lavar la culpa
ni limpiarme estas manchas de sangre que tengo en las manos
y hace falta tomar mucho whisky
para hacer desaparecer las pesadillas
y me corto hasta desangrar el corazón cada noche
y muero un poco más cada día de San Valentín.
¿Recuerdas que prometí que te escribiría
esas tristes tarjetas de San Valentín?

10 poemas que describen la mente de una persona oscura y melancólica 2

Alejandra Pizarnik, El despertar (fragmento)

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios
Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo
Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Nick Cave, Tan lejos de mí (fragmento)

Para tu amor nací
Para tu amor me criaron
Para ti he vivido, para ti moriré
Y por ti estoy muriendo
Eras mi loquita, mi amante
En un mundo donde cualquiera se coge a cualquiera
Tan lejos estás de mí
Lejos de mí
Del otro lado un mar neurótico y frío
Lejos de mí

Relacionadolos-tres-libros-basicos-para-entender-la-generacion-beatLos tres libros básicos para entender la Generación Beat

Leonard Cohen, Retrato del ayuntamiento. 

Los diamantes de la culpa
Los papiros de la culpa
Los pilares de la culpa
Los colores de la culpa
Las banderas de la culpa
Las gárgolas de la culpa
Las espinas de la culpa
Escuchad, dice el alcalde, escuchad a las avecillas de los bosques.
Cantan como hombres encadenados.
10 poemas que describen la mente de una persona oscura y melancólica 3

Ezra Pound, Los Temperamentos.

Nueve adulterios, 12 aventuras, 64 fornicaciones y algo parecido a una violación
pesan noche tras noche en el alma de nuestro delicado amigo Florialis;
y, sin embargo, el hombre es de una conducta tan tranquila y reservada
que se le cree sin sangre y sin sexo.
Bastídites, por el contrario, que solo habla y escribe de la copulación,
acaba de ser padre de mellizos,
pero logró esta hazaña a un alto precio:
ha tenido que ser cuatro veces cornudo.

Charles Bukowski, Una pequeña bomba atómica.

oh, dame una pequeña bomba
no muy grande
sólo un poco
suficiente para matar un caballo en la calle
pero no hay caballos en la calle
bien, suficiente para derribar las flores de una maceta
pero no veo
flores en ninguna maceta

suficientes entonces
para atemorizar a mi amor
pero no poseo ningún
amor

bien
dame una bomba atómica entonces
para restregar mi bañera
como un sucio y adorable niño

(tengo una bañera)

sólo una pequeña bomba atómica, general,
con nariz de dogo
orejas rosadas
oliendo como a calzoncillos en
julio

¿crees que estoy loco?
creo que estás loco
también
así que:
dame una antes de que otro
lo haga.

10 poemas que describen la mente de una persona oscura y melancólica 4

Relacionadolos-mejores-versos-de-los-poetas-malditosLos mejores versos de los poetas malditos

Charles Baudelaire, Himno a la belleza (fragmento).

¿Vienes del cielo profundo o surges del abismo,
Oh, Belleza? Tu mirada infernal y divina,
Vuelca confusamente el beneficio y el crimen,
Y se puede, por eso, compararte con el vino.

Tú contienes en tu mirada el ocaso y la aurora;
Tú esparces perfumes como una tarde tempestuosa;
Tus besos son un filtro y tu boca un ánfora
Que tornan al héroe flojo y al niño valiente.

¿Surges tú del abismo negro o desciendes de los astros?
El Destino encantado sigue tus faldas como un perro;
Tú siembras al azar la alegría y los desastres,
Y gobiernas todo y no respondes de nada

También te puede interesar:

25 poemas que debes dedicar antes de los 25

Los otros libros de la generación Beat

Instrucciones para convertirte en un poeta maldito

Referencias: