INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cosas que aprendí cuando supe la diferencia entre amar y necesitar a alguien

31 de octubre de 2018

Natali Martinez Alanis

Aprende cuál es la diferencia entre amar y necesitar a alguien, y elige estar con esa persona sin sentirte obligado.

Frecuentemente he escuchado a amigos y conocidos decir: "lo necesito" al referirse, en general, a su pareja de turno, o a alguien por quien sienten atracción romántica, en fin, a una persona en particular.



Esto me preocupa porque hace mucho tiempo entendí que la necesidad ata, 'necesitar' realmente a alguien te lastima a ti y a ellos, crea dependencia. La necesidad, sentir que no puedes vivir sin esa persona y no sólo usarlo como una frase, nace casi siempre de un miedo absurdo a la soledad, de no querer encontrarnos y enfrentarnos a nosotros mismos; de creer que si dependemos completamente del otro, tenemos que depender menos de nuestro propio criterio y, por ende, debemos hacer menos introspección.


El miedo a entender su propia naturaleza, las cosas buenas y malas de sí mismos, es constante en la mayoría de las personas con necesidad afectiva; pero al evitar conocernos también evitamos aceptarnos; aceptar todo aquello que socialmente nos hicieron creer que nos hace "los malos de la película". Al no dejarme huir de lo que soy, con el tiempo logré aceptar que soy egoísta, egocéntrica, caprichosa y hasta mentirosa; que tengo problemas de autoestima (los cuales cesaron cuando aprendi a aceptar), que me afecta mucho mas de lo que aparento la mirada del otro, tengo pánico al fracaso y mucha ansiedad por el futuro, soy controladora y desordenada, tengo varias "manías" y a veces me gusta lastimar a los demás. Sí, todo eso soy, y más.



Cuando me permití conocerme y abrazar cada uno de mis defectos en soledad comenzó un hermoso camino de liberación, tanto personal como en la manera en que me relaciono con los demás; mi dependencia emocional dañaba bastante a cualquier ser vivo que se cruzaba en mi camino, no solamente a mí. Como necesitaba y quería que me necesitaran a mí de vuelta, exigía siempre más de aquellos cercanos a mí; más afecto, más atención, nada era suficiente.


Hoy, años después de este cambio, agradezco profundamente que nadie me necesite; quien está conmigo, amigos, familia o intereses románticos, eligen estarlo, no se sienten obligados a quererme por que los he manipulado, sino que pueden tomar la decisión de estar, quedarse e incluso dejarme con total libertad.



Ahora puedo decir que no necesito de nada ni nadie en mi vida, que elijo lo que deseo y me hace feliz, que gozo de mi compañía y que todos los días abrazo mis demonios.


Descubre también porqué te cuesta tanto trabajo alejarte de una relación tormentosa y el estudio que demuestra que del amor al odio sólo hay un paso

TAGS: Amor de tu vida Felicidad crowdsourcing
REFERENCIAS:

Natali Martinez Alanis


Colaboradora

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 25 fotos de cómo se vivió el primer día en el Corona Capital 2018 La extraña razón por la que están naciendo bebés sin extremidades en Europa Leopoldo II: el emperador que provocó un genocidio de más de 10 millones de africanos Frases en francés para tu próximo tatuaje 5 Formas fáciles y seguras de rejuvenecer tu vagina

  TE RECOMENDAMOS