15 razones por las que el libro de "Las Brujas" es mucho mejor que la película

15 razones por las que el libro de "Las Brujas" es mucho mejor que la película

Por: Abril Palomino -

Se dice que esta nueva producción busco ser más apegada a la historia original de lo que fue su predecesora


Las brujas, es una de las películas más esperadas del 2020. Se trata de una nueva adaptación de un clásico infantil de 1990, que a su vez se basó en un libro escrito por el célebre autor Roald Dahl, este texto se considera uno de los más aterradores dirigidos a un público infantil pero disfrutables por quien quiera que guste de una buena historia. En esta nueva versión protagonizada por Anne Hathaway y Octavia Spencer, existen muchos cambios significativos entre la producción anterior y el libro, ¿quieres conocerlos?

  Relacionadohistoria-detras-de-el-diablo-a-todas-horas-netflixletrasLa verdadera historia detrás de 'El diablo a todas horas' de Netflix

  Relacionadolos-libros-que-inspiraron-a-anne-with-an-e-de-netflixletrasLos libros que inspiraron 'Anne with an E', la serie de Netflix

Roald Dahl es conocido por su famoso catálogo de fantásticas obras infantiles, que incluyen Jim y el durazno gigante, Charlie y la fábrica de chocolate y Matilda, todas estas han sido adaptadas para cine, generando un éxito total. Las historias de este novelista británico se desarrollaron principalmente en su país de origen, Inglaterra, o en países cercanos.Diferencias entre el libro y la película de Las BrujasFoto: Youtube Loqueo Santillana

País de origen

Su clásico de 1983, Las brujas, no es la excepción, ya que a diferencia de la película, se desarrolla en parte en Inglaterra y Noruega. Cuenta la historia de un joven inglés que se va a vivir con su abuela noruega después de la trágica muerte de sus padres. Su abuela, una cazadora de brujas, le cuenta al niño sobre una sociedad secreta de brujas que odian a los niños, dirigida por una malvada “Gran Bruja”. Mientras que en el libro el niño es originario de Kent, Inglaterra, en la película reside en la ciudad de Chicago. Y su abuela quién en el libro se encuentra en Oslo, Noruega, en su adaptación del 2020 vive en Demopolis, Alabama. 

Charlie

El protagonista permanece sin nombre a lo largo de la historia de Dahl, su abuela solo se refiere ocasionalmente como "querido". Quizás el nombre de Charlie (Jahzir Kadeem Bruno) en la nueva película, sea un guiño a Charlie y la fábrica de chocolate de Dahl.

15 razones por las que el libro de Las Brujas es mucho mejor que la películaFoto: Just Jared

En el libro original, ambos padres del niño son noruegos, pero el niño nació y creció en Inglaterra. Dos veces al año, él y sus padres regresaban a Noruega para visitar a su amada abuela materna, su único pariente vivo. La relación entre el niño y la abuela es muy sólida y se fortalece cuando los padres mueren en un accidente automovilístico durante su visita de Navidad. Por su parte, en la nueva película, Charlie parece frío, distante e indiferente de su abuela al principio de la trama. 

Niños ratones

En el libro, Bruno Jenkins es un niño glotón convertido en ratón desde que lo conoce el protagonista (cuando él también ya tiene forma de ratón), que ni siquiera parece darse cuenta de su transformación porque se encuentra ocupado en comer, y a lo largo del libro no hace nada más que eso hasta que finalmente es devuelto a sus sorprendidos padres. En la película, Bruno es presentado antes de que se convierta en un ratón, y aunque le gusta comer y no es el más brillante, también es mucho más amigable y se presenta con Charlie cuando es humano.

El libro de Las Brujas es mucho mejor que la películaFoto: ColliderEn el libro, la abuela le da al niño dos ratones blancos como consuelo, llamados William y Mary, quienes guían al niño al salón de baile donde los entrena para caminar sobre la cuerda floja. En la película, Charlie solo recibe un ratón, al que llama Daisy. Más tarde se revela que Daisy solía ser una niña llamada Mary antes de que una bruja la atrapara.

Las brujas

En el libro, el narrador afirma que las brujas siempre usan guantes para cubrirse las garras felinas, al igual que portan pelucas para ocultar el hecho de que todas son calvas. Tienen fosas nasales distintivamente rosadas, que son un poco más grandes y más ensanchadas que el promedio para ayudarlos a cazar niños que, según ambas versiones, huelen a popo de perro. Tampoco poseen dedos en los pies. Y finalmente se dice que su saliva era tan azul que podían lamer una pluma estilográfica y escribir con ella.

Diferencias entre el libro y la película de Las BrujasFoto: SopitasLa calvicie y la falta de dedos de las brujas permanecen en la película, y adquieren una nueva característica aterradora: todas tienen una boca ancha que divide sus caras de oreja a oreja y requiere una capa gruesa de maquillaje para cubrirse. Cuando las brujas se quitan los guantes, en lugar de garras, solo tienen dos dedos espeluznantemente largos.

La Gran Bruja

Roald Dahl la describe como “pequeña y muy bonita”, con un vestido largo negro y guantes que le llegan hasta los codos. En el podio, y para el horror del niño que mira desde su escondite, se quita lo que termina siendo una máscara para revelar un rostro espantoso y arrugado. Ella habla con un marcado acento gutural.

Por el contrario, la Gran Bruja de la película se distingue por su singular belleza, altura y porte, con su vestido largo púrpura que cobra vida cuando empuja a la serpiente que lo decora. Aparentemente tiene virtudes extraordinarias como volar e increíble elasticidad y por razones que solo se aclaran al final de la película, es la única bruja con un dedo del pie en cada pie.

Las brujas 2020Foto: Coming soon

Poción anti niños

Tanto en el libro como en la película, el niño ve a Bruno convertirse en un ratón después de que la Gran Bruja usa su fórmula, luego el protagonista es descubierto y convertido en un ratón también. En el libro se mencionan los ingredientes para hacer esta fórmula; colas de ratones, el extremo equivocado de un telescopio, un reloj despertador, un huevo, la garra de cangrejos, el pico de un charlatán, un hocico y la lengua de un saltador de gatos. La versión cinematográfica renuncia a cualquier tipo de receta y sólo presenta un misterioso líquido púrpura prefabricado.

En la película, la abuela intenta cambiar a Charlie y sus compañeros a su forma humana invirtiendo la fórmula que robaron, sin suerte. En el libro, la idea ni siquiera se menciona, ya que el niño parece disfrutar bastante siendo un ratón. Tanto en el libro como en la película, el niño y su abuela intentan robar una botella de la fórmula de la Gran Bruja, Charlie logra infiltrarse en la cocina y conseguir meter el contenido de la botella en la sopa. Sin embargo, la película omite la parte del libro en la que al niño le cortan la cola mientras escapa de los chefs.

El libro y la película de Las BrujasFoto: HBO

Al igual que en el libro, las brujas de la película se reúnen en el comedor y comen su sopa de guisantes “envenenada” de acuerdo con el plan, excepto que en la película, la Gran Bruja no la come, porque reconoce a la abuela. Las otras brujas, habiendo terminado su sopa, se convierten en horrible ratas, en lugar de ratones como en el libro.

  Relacionadolos-mejores-libros-y-cuentos-de-casas-embrujadasletras9 libros basados en hechos reales para los amantes de las casas embrujadas

  Relacionadoteorias-del-satanismo-ocultismo-detras-de-maria-felix-la-donahistoriaEl pacto con el diablo que le dio eterna juventud a la Doña y otros mitos satánicos

El final

Cuando la habitación estalla en un caos y el gerente del hotel es mordido por una bruja convertida en rata, la abuela y los niños ratones se escabullen en la habitación de la Gran Bruja para conseguir el resto de la fórmula. En el libro, la Gran Bruja se convierte en un ratón en el comedor como el resto de sus compañeras, pero en la película, no toca la sopa y sigue a la abuela arriba. Cuando se quita los zapatos para entrar a escondidas, los niños ratones debajo de la cama ven sus pies de un solo dedo y deslizan dos trampas para ratones en sus dedos. Mientras la Gran Bruja grita, la fórmula aterriza perfectamente en su gran boca abierta, convirtiéndola finalmente en una rata.

Libro y la película de Las BrujasFoto: New York Post

Alerta de spoiler

Detente, si aún no has leído el libro o visto la película del 2020 y no quieres arruinar la “sorpresa” del final, distinto a la producción de 1990.

En el libro, el niño sigue siendo un ratón por el resto de su vida, acepta la realidad de su esperanza de vida mucho más corta, diciendo que no quiere sobrevivir sin su abuela, aquí no hay un final feliz. La película de 1990 tiene un final radicalmente diferente, Roald Dahl odiaba ese nuevo final, hasta el punto de que amenazó con eliminar por completo su nombre de la película.

Mientras que la película del 2020 regresa al final original de la novela, con un giro. Como en el libro, Charlie nunca vuelve a ser un niño, resignándose a vivir su vida como un ratón. Pero, a diferencia del libro, se muestra a Charlie, ahora un ratón mucho mayor, preparando un ejército de niños entrenados para acabar con las brujas

La nueva película de Las Brujas aún mantiene el sentimiento de terror y fantasía de la novela original de Dahl, donde se percibe una sensación de pavor desde el principio, es una excelente adaptación de la novela original. Sin embargo, todos sabemos que los libros son insuperables.

También te puede interesar:

Libros que puedes leer cuando no tienes Netflix porque son mejor que las series

10 libros para hablar de Cine

10 libros de terror que seguro no podrás terminar