INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES EL CANDIDATO INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Cuáles son las diferencias entre mito, leyenda, cuento, parábola y metáfora?

22 de mayo de 2018

Cultura Colectiva

Estas historias han transmitido sabiduría y valores, han suscitado la iluminación espiritual o simplemente nos han entretenido. ¿Pero cuál es la diferencia entre ellas?



Aunque cualquier historia puede fascinarnos si se cuenta bien, no todas las historias sirven para lo mismo. Mitos, cuentos, leyendas, metáforas y parábolas han constituido desde la antigüedad importantes instrumentos de la comunicación humana. Han sido empleados para transmitir sabiduría y conocimientos, para enseñar valores, para suscitar la iluminación espiritual o simplemente para entretener. ¿Pero cuál es la diferencia entre estos?


Los mitos, por ejemplo, son narraciones cargadas de elementos religiosos que explican el Universo y sus primeros pobladores; narran la creación y la ordenación del mundo, tareas normalmente llevadas a cabo por una deidad que existe en el caos, en el vacío o en algún mundo aparte. Son historias que tanto el narrador como su audiencia consideran verdaderas. Los mitos explican los principios centrales que conforman los sistemas de creencias sobre los que se construye una sociedad; como la religión, que condiciona el sistema de valores y por lo tanto las normas que hacen posible el orden social. El sentido del mito es establecer un lazo entre el mundo real y lo sobrenatural, el profano con el sagrado, dando lugar así a un ámbito inaccesible de lo sobrenatural-sagrado mediante la utilización de símbolos cuya referencia pertenece al ámbito inmediato del mundo real-profano.





Los mitos han sido relatos mediante los que el hombre ha hablado acerca de la conciencia que tiene de sí mismo. En estos mitos se presenta el parentesco entre el hombre y la divinidad, y se explica que el hombre está compuesto por una parte material y una espiritual, por lo que está ligado a los límites de una naturaleza humana y a la mortalidad. Sobre la identificación de esta unidad, se presenta la idea de que existen doctrinas de salvación que tienden a liberar al hombre del dolor de la vida.


Por otro lado, el cuento es una narración breve de sucesos ficticios y de carácter sencillo, protagonizada por un grupo reducido de personajes que se centra dentro de un tiempo y un lugar convenidos e imaginarios, hecha con fines morales o recreativos. Bucay (2002) afirma que “se originó en el simple hábito de contar historias, y de ahí su aceptación popular”. En estos relatos aparece una moraleja que va implícita en el argumento o aparece al final como una enseñanza o consejo explícito.





En cuanto a las leyendas, equivalen a una historia popular, e incluso cuando tratan de temas religiosos se diferencian de los mitos en que narran lo que sucedió en el mundo una vez concluida la creación. Abarcan un gran número de temas sobre seres sobrenaturales, aventuras de héroes y heroínas reales, recuerdos personales y explicaciones de aspectos geográficos. Sin importar la extensión que tengan, el rasgo que la define es su tema. Las leyendas son relatos que pretenden explicar un fenómeno natural, contando una historia fantástica que ha pasado de generación en generación, y constituyen parte de la cultura y creencias de un pueblo.





Así también, Bucay (2003) expone que “lo esencial de muchas de estas narraciones se encuentra en zonas geográficas muy alejadas entre sí y totalmente incomunicadas, sus principales temas, que han sido agrupados en familias, se han transmitido por vía oral o escrita, reelaborados incesantemente, es decir, contados de nuevo, por los autores más diversos”. Mediante las leyendas se ha podido conocer el pensar de los pueblos y la manera en la que han establecido sus costumbres y tradiciones, convirtiéndose en parte fundamental de su folclor.


Por su parte, Watzlawick (2001) expone que en las leyendas “la precisión histórica pasa a un segundo plano en beneficio de la intención moral o espiritual. Su narración está integrada en el mundo cotidiano o la historia de la comunidad a la cual pertenece”. La leyenda se desarrolla habitualmente en un lugar y un tiempo precisos y reales; comparte con el mito la tarea de dar fundamento y explicación a una determinada cultura, y presenta a menudo criaturas cuya existencia no ha podido ser probada.





En contraparte, al hablar de la metáfora Gallego (1996) expone que “Aristóteles definió la metáfora como una serie de palabras en las que se da una comparación entre dos o más entidades que son literalmente diferentes”. Afirma además que, “la capacidad de generar metáforas nos descubría el poder de la mente sobre la posibilidad de las cosas”. Azzollini y González (1997) sugieren que “la metáfora es una inferencia analógica y, como tal, parte de la similaridad de dos o más cosas en uno o más aspectos para concluir la similaridad de esas cosas en algún otro aspecto”. Además, Mosterín (2003) aclara que “la clave del concepto de la metáfora es, el traslado de un significado”. Y pone como ejemplo que “en griego moderno, al vehículo que transporta los viajeros del avión a la terminal del aeropuerto se le denomina
la metáfora
. Este autobús puede constituir la metáfora de cómo entendemos el término "metáfora": un transporte del significado”.


La metáfora consiste en el uso de una expresión con un significado distinto o en un contexto diferente al habitual. Establece una relación de identidad total entre dos seres, ideas o conceptos, de tal forma que para referirse a uno de los elementos de la metáfora se emplea el nombre de otro. La gran fuerza poética de la metáfora reside en su capacidad de multiplicar de forma ilimitada el significado "normal" de las palabras, de modo que puedan llegar a describir lo desconocido —muerte, felicidad, miedo, etcétera. Una metáfora es una forma de expresión en la cual una palabra o frase que designa a un objeto o idea en particular es aplicada a otra palabra o frase para dar a entender alguna similitud entre ellas.





Por último, las parábolas son relatos claros y sencillos; su finalidad es transmitir una enseñanza del modo más comprensible y fácil de recordar. En las parábolas se usan ejemplos vivos, imágenes tomadas de la vida ordinaria, dándoles contenidos ricos y amplios. Las parábolas tienen un fin didáctico, y generalmente aluden a algo que puede ocurrir de forma natural y por el cual se precisan asuntos morales y espirituales. Involucra a un personaje que se enfrenta a un dilema moral o realiza una acción cuestionable, para luego sufrir las consecuencias de esa elección. Son utilizadas con el propósito intencionado de descifrar y concertar un significado oculto y secreto; más allá del que contienen las palabras en sí mismas, y que puede o no portar una referencia especial a quien la escucha.


Pese a la evolución de la sociedad y de las diferentes culturas, los seres humanos mantenemos la necesidad de escuchar este tipo de narraciones para comunicarnos. Quizá no de la misma forma que en la antigüedad, pero sí mediante reuniones en las que se comparten historias o a través de la asistencia a teatros y cines. Vemos por tanto que este tipo de instrumentos aún son cercanos a todos, son una forma de transmitir emociones y de informar sobre el mundo que nos rodea a nuestros seres más cercanos.


**


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


Azzollini, S.C. y González, F.F., (1997), Esbozo para una conceptualización del pensamiento analógico-metafórico, Revista del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología, Barcelona, España, Vol. 2, Pp. 5-14.


Bucay, J. (2002), Déjame que te cuente, Editorial RBA Integral, Barcelona, España.


Bucay, J. (2003). Cuentos para pensar, Editorial RBA Integral, Barcelona, España.


De Angelis, B. (2009), Antropología, Ed. UTPL, Loja, Ecuador.


Gallego, C. (1996), Procesamiento del lenguaje metafórico frente al lenguaje literal, Revista de Psicología del Lenguaje, Barcelona, España, Vol. 1, Pp. 59-87.


Mosterín, J. (2003), La insuficiencia de los paradigmas metafóricos en psicología, Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, Madrid, España, Vol. 23, Pp. 89-104.


Watzlawick, P. (2001), ¿Es real la realidad?, Editorial Herder, Barcelona, España.


**



El texto anterior fue escrito por Janeth Vásquez.


**


Si te gustan las leyendas de distintas culturas, entonces conoce estas 
5 historias japonesas que te perturbarán más
 que los cuentos de Edgar Allan Poe; así como 
estos aterradores relatos de México que te quitarán el sueño.



TAGS: Leyendas literatura Mitología
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

6 señales que indican que podrías tener diabetes 10 consejos para que tu relación madure La razón científica por la que una mujer gime durante el sexo Te amé como no creí posible, te amo como pocos han amado Razones por las que valió la pena esperar 14 años para ver "Los Increíbles 2" 8 cosas que no sabías sobre la masonería mexicana y su relación con el gobierno

  TE RECOMENDAMOS