Distopía. El nuevo discurso de la felicidad
Letras

Distopía. El nuevo discurso de la felicidad

Avatar of Diego Pacheco Illescas

Por: Diego Pacheco Illescas

6 de enero, 2016

Letras Distopía. El nuevo discurso de la felicidad
Avatar of Diego Pacheco Illescas

Por: Diego Pacheco Illescas

6 de enero, 2016



La Utop
ía ha sido una idealización en la que la eudemonia se encuentra, en la que la sociedad deja de buscar fines individuales y la teoría política es un socialismo funcional.

Hoy, los factores que componen el ideal de la utopía son semejantes a lo que era el ideal en su cimiento, y al mismo tiempo yace una diferencia en la que los resultados deben cambiar claramente y por ello nos adentramos a lo que se llamará una heterotopia y después en la tragedia literaria del S.XX  nos adentramos al género distópico.

utopia

Dicho género es una herencia que observamos y adoptamos ya no sólo como una dramaturgia literaria sino como un estilo de vida.

¿Porqué será que la sociedad contemporánea busca la tragedia y está tan desesperada por el margen del suicidio como un estilo de vida?

¿Cual es nuestro concepto de utopía?

¿Acaso hemos abandonado el ideal con tal de modificar nuestras necesidades a un discurso distópico para encontrar la eudemonia en el derrumbe institucional?


1.

El nuevo discurso de la felicidad

El auge utópico de nuestra sociedad, la misma sociedad que nace en el siglo XXI, puso el pedestal de la felicidad en el discurso del joven, nace el hipster, el intelectual con buen sentido de moda, nacen estereotipos que ponen al joven en la necesidad del conocimiento, el receptáculo de las letras y de alguna verdad estética. No obstante esto se mueve dentro de lo que ha colocado como un género distópico: La cultura de <> y el uso de la tecnología nos coloca en dos escenarios:

En el primero nos coloca en lo cotidiano como un estilo de vida, grandes edificios y el ideal de la felicidad materializado por el Marxismo como un régimen económico que se sobrepone a lo social, filosófico y cultural.

En la segunda postura se trata del mismo miedo que plantea la distopía de Orwell. Más allá de la vigilancia y el uso tecnológico para controlar todo movimiento del individuo, es la noción de controlar el pensamiento. La tesis de 2+2=5, la representación del nazismo como un control absoluto del Ser el control Metafísico de Orwell va más allá del tecnológico: Los discursos políticos han llegado a asustar a la especie humana con las técnicas de gobernar a través de la cotidianidad modificando la calidad, estilo y modo de vida de cada individuo.  

De estas posturas podemos ver con claridad que nos encaminábamos a estos escenario encasillados en la televisión y en la radio.

2.La Versatilidad de la Utopía en el S.XX

estereotipos de felicidad

La eduemonia se tergiversó a seguridad. La felicidad es estabilidad económica y un plan familiar de los domingos. La institucionalización del pensamiento, la misma cultura de masas y el mismo gusto por lo kitsch. El auge de los estereotipos dando un gusto magnánimo a los sociólogos ubicándonos como un algoritmo que se repite y desaparece la noción del Individuo, se reemplaza por Estereotipo.

Desde el Siglo XX, a partir de los 20, el curso de la historia comenzó a leerse como nunca antes había podido hacerlo cualquier ser viviente. Se comienza contar el cambio por década: desde los 20, la era de oro en América, hasta los 90, nació la cultura de las tendencias. Cada década se renueva  de la misma. Desde la música hasta la ropa, los ideales políticos, las posturas rebeldes y activistas. La tecnología se deshecha  y se compra nueva. La idea del amor muere y nace otra. Dejó de existir la estabilidad.

Desde el jazz, el swing, el bibop al rockNbilly, al rock N Roll, a lo psicodélico, al metal, al punk, a lo progresivo, al grunge (el nuevo punk), el resucitar géneros y también hacer la cultura de lo retro.      

David Bowie fue el ícono de la cultura popular al mostrar su seguridad en la versatilidad y extravagancia de su vestimenta y su sonido que parece ser de algún marciano. Su éxito perduró hasta hoy en la cultura popular con la extravagancia andrógina de algunos seres existentes o la misma necesidad de la voz sin ser voz. La voz de Joe Ramone que no es voz pero es un vocalista.

Joe Ramone

Todo esto es nuestro contexto social. Esta séra es el padre de la nuestra, el contexto de la versatilidad se convierte en multitasking, el nihilismo.

¿Cuál es nuestra nueva noción de hombre?

Con todo lo argumentado, parece que nos adentramos a una dicotomía; la noción del hombre  tiene un discurso de libertad/esclavitud. Somos tan libres de nuestro propio discurso que nos vemos atados a la cotidianidad. La versatilidad yace en trivialidades como una moda o un género musical y nos compramos la idea de que estos factores son capaces de definirnos y de hacernos.

El humano, el ser es concebido por nuestro cerebro occidental Kantiano, en el que somos materia que necesita estar en un espacio y tiempo. No obstante, la noción de tiempo con la que nacemos de manera nata es modificada según diversas condiciones. El solipsismo contemporáneo es el dueño de la argumentación que no permite llegar a conclusiones, ni permite evidenciar a un charlatán.

medicina-natural-alternativa
Las utopía es inexistente porque somos un colectivo neurótico en el que nos dominan cómo actuar y cómo seguir los pasos día tras día, somos un individuo dentro de un manual tridimensional donde la utopía es un género literario que va más allá de Moro, se encuentra en Lewis Carroll, Tolkien, C.S. Lewis o incluso en Rowling. Escenografías de felicidad porque son lo mas enajenado de la realidad posible.

Es la angustia, los fármacos, el ruido, es reflector mecánico que distorsiona la luz y pone en tela de juicio nuestro concepto de colores. El flujo veloz y torpe que pone a nuestra especie a la par de un ganado de granja. El alcohol y las drogas y su misma prohibición o restricción, el rock experimental y la semejanza del heavy metal con Beethoven. Décadas de promesas y el estático progreso gubernamental. La adoctrinación del estudiante y la domesticación del activista social dado por la visión quebrantadora del resultado de las guerras económicas y el terrorismo.

baby-boomers

Las distopías son para esta generación millenial que comenzó de los baby boomers en una eudemonia sutil al combatir estabilidad con el derrumbe institucional de los zombies o robots.




Referencias: