Donde caen mis sueños
Letras

Donde caen mis sueños

Avatar of Marta Espineira Ramos

Por: Marta Espineira Ramos

20 de febrero, 2017

Letras Donde caen mis sueños
Avatar of Marta Espineira Ramos

Por: Marta Espineira Ramos

20 de febrero, 2017



Marta Espiñeira Ramos nos presenta esta pieza en prosa que indaga en el destino, en el presente y en la finalidad de la vida. Asimismo contempla una revisión de su propio mecanismo de cuestionamiento existencial, que es el lenguaje como forma de expiación y reflexión.


pensamientos negativos registro


Donde caen mis sueños
Supongo que las historias comienzan por el principio, como si todo fuera nuevo, algo reluciente, límpido y sin haber sido usado con anterioridad. Aunque mi criterio dista mucho de esta perspectiva. En mi opinión las cosas ya están comenzadas, desde hace mucho. Incluso cuando un bebé nace ya tenemos cierta predisposición, por lo menos padres predeterminados (a nuestra ignorancia claro) a ignorancia de nuestro color, lugar y estatus. Todo al final en mayor o menor medida nos influye. Incluso creo que todo trasciende mucho más allá desde el principio del comienzo, creo y no desde una virtud de vidente que todo en cierta medida está predestinado o en ciertas fases seleccionado de algún modo y es así como se comienza.


te dejo de buscar y hablar pensar


Como todo hijo de madre naces, hasta cierto punto indeterminadamente, y es así como vives ilusoriamente ante tus novedades predispuestas incluidos en una sociedad predeterminada e ignorante hasta el punto de una consciencia mayor que día tras día lucha por salir de las paredes de esa sociedad.

Sociedad, mundo, predeterminación… qué más da. Inocencia que describe a un niño que tiene los ojos grandes, grandes por ver todo, por descubrir hasta el punto en que la vida quiera deslumbrarte, dadas las posibilidades. Todo es un descubrir y un éxtasis sin valores previos más que los que nos inculcan, muy al pesar de querer quemarte, tener morados y heridas de guerra, pues al final ésa es la mayor virtud de alguien. No creo que las cicatrices duelan tanto como las experiencias no vividas. Todo hijo de madre viviente nace en mil sitios a la vez, ante una lotería, ante lo largo y ancho de los más de seis mil kilómetros en los que nos hospedamos irremediablemente. Tan ancho como una mente prodigiosa que piensa en hacerse y no nacerse, esto en cierta categoría es una sublevación dependiendo del entorno.


escritor beber todos los dias


Sin más gracias que un martillo y cincel de días y vivencias pasan las horas en un esculpir personalidades y personas. Si Huxley levantara cabeza se reconfortaría de, en cierto modo, haber dado en el clavo. Ante todo de cómo se mide y añade elixires sin necesidades físicas más que de los simples condicionamientos psicológicos, medida y media de sucedáneo para la maduración mientras se duerme, ciertas dosis en bebés hasta que son conscientes.


errores-de-dormir calle


Cuando era pequeña todavía quedaba la ilusión del descubrimiento del todo y del todo por hacer. Un mundo recién salido de mil guerras, una cultura por descubrir y crear. Modernismo por realizar, criterios por estipular y un sinfín de quehaceres en una sociedad con ganas de todo, con las fuerzas de sobra de un David ante un Goliat. Ímpetu con el que alcanzas grandes metas, incluso más grandes de las que en un primer momento pensabas, se le llamaba repercusión.


libros de existencialismo


Aquella época, de la que se salió de una extravagante propaganda persuasiva hasta lo más profundo de quienes las vivieron, y vaya si las vivieron, hasta lo más profundo, hasta tales puntos  que de aquello casi nos cuesta la integridad humana. Y en esto tengo la certeza de que muy pocas personas tienen la capacidad suficiente para ver que se nos van de las manos muchas cosas, y cuando se nos van, pocas veces se puede recular a tiempo; y digo a tiempo para poner una tirita o un parche lo suficientemente capaz de curar cuantas mentes ha perturbado, cuanto daño se ha hecho en el planeta a una raza un tanto perdida. Ese daño que también lo describiría como nuestro propio, nos es irremediable. Irremediable porque aunque no lo queramos es como una llaga que hasta que no se va la última exhalación de la mera vivencia en persona no se calma una mente perturbada por ello. Aun así todo esto perdura en las historias, libros, vidas, vidas marcadas, en definitiva en las personas. Al final somos animales a los cuales nos gusta resarcirnos de todo, lamernos las heridas, ya sean en propia piel o heridas sufridas a consecuencia ajena, sufridas por imposición descendiente. Y aquí es donde surge el problema de alguien, donde la predisposición e inculcamiento, el nacer de un alguien futuro se convierte en un alguien mañana.

***

Acudes a la poesía en busca de la verdad, pero al final consigues muchas otras cosas.


Referencias: