El amor no siempre mata, la mayoría de las veces te llena de vida
Letras

El amor no siempre mata, la mayoría de las veces te llena de vida

Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

26 de marzo, 2017

Letras El amor no siempre mata, la mayoría de las veces te llena de vida
Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

26 de marzo, 2017







Cuando el amor explota en nuestro pecho, lo único que nos queda para dejarlo libre es escribir:




Porque el amor no siempre mata, la mayoría de las veces te llena de vida, de luz, de una fuerza imparable que nace desde el alma y se desborda a todo ser que deambule a tu alrededor.

Sí, hablo de ese amor de pareja, del amor erótico, pasional, que te revuelve las entrañas, que se ahínca con fuerza y te impulsa a ser lo que haga falta, que te llena de tanto y se descontrola hasta llenarte los ojos, la vida, los labios y todo tu ser.

En ese amor que crece a cada segundo, laten al unísono dos corazones que se toman de la mano y empiezan a trazar un camino con destino incierto, el camino más maravilloso que nunca imaginaste y es ahí en el que el amor es pleno, en el que el amor está en su forma más pura y natural, en el que hay lugar y espacio para decir desde el átomo más profundo de nuestro ser:  TE AMO.

amarnos


Te amo, luz de mi alma.

Te amo con todo mi ser.

Te encuentro en la calma

y en la tormenta que me habita.

Te llevo en mi amanecer.

Te deseo en mi anochecer

y te necesito viviendo en mí.

Amo mis días a tu lado.

Amo la espera del atardecer.


amarnos


Amo tomar tu mano.

Amo tu ser despistado.

Amo cada movimiento tuyo.

Cada paso que te trae hasta mí.

Amo todo tu resplandecer.

Todo lo que llevas de mí.

Amo todo lo que llevo de ti.


Te amo y lo canto en cada mirar.

Lo grito en mi caminar.

Lo sueño en este andar.

Lo respiro en cada pestañear.

Y lo vivo en todo mi ser.

TE AMO.

amarnos


**

Hay amores que vienen de vidas anteriores, pues el destino nos ha elegido para experimentar nuevas emociones como se narra en "Dedicaría mi vida entera a rencontrarte".

**

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Diego Alvarado. 






Referencias: