El arte de premiar la guerra

El arte de premiar la guerra

Por: Sonny Pimentel -

Somos una masa dañina. Destrucción y muerte. Se trata de ocultar una realidad, decir una mentira completa para cubrir miles de razones injustificadas para tener un combate. Incluso, el Nobel de la Paz 2009 lo dijo: "creo que se puede justificar la fuerza por motivos humanitarios". Ataque tras ataque. Fotografías que se toman en vano para nunca entender el daño, el dolor y el sufrimiento de otros. Es retratar el arte de dirigir operaciones militares, retratar las estrategias. Acciones astutas para conseguir lo que se anhela. Una formación hoplita, o mejor dicho (si se trata de olvidar el pasado como a la Antigua Grecia), un ejército que avanza hacia adelante, pasar por desapercibido lo que nunca debió pasar. Paso tras paso, imagen tras imagen; una guerra tras la estabilidad.

imágenes de guerra

Pero parece que la imagen de una batalla y decadencia no es suficiente. En cambio, la fotografía de una madre inmigrante en Oklahoma o el linchamiento de los jóvenes negros en Indiana conmueven más para tomar conciencia del desgarre social y actuar. ¿Y la guerra? ¿Las guerras? El último judío en Vinnitsa, Ucrania que habla de un holocausto lleno de desesperanza y miedo, un estigma de la historia que nadie se atreve a cargar. ¿La pequeña Kim Phúc de Vietnam? Corriendo desnuda y llorando con quemaduras en su espalda, cargando la historia en sus hombros; heridas, heridas y más heridas. Pero no todo es destrucción. También se tiene los retratos de Hitler, Stalin y Mussolini, sólo para saber quienes fueron "los malos" de la historia y no repetir los mismos errores. Y es cierto que los errores no serán los mismos; siempre se tropieza de manera diferente y cada vez es peor. 

fotos de la guerra

La realidad se retrata con facilidad, pero siempre con una alteración, entonces deja de ser una verdad. Se considera que el siglo XX ha sido el más sangriento de la historia, por el uso de armas de destrucción masiva como la bomba atómica, entre otras. Estamos en el siglo XXI y no sería una sorpresa que atestigüemos una tercera guerra mundial. La otra cara de la realidad es que no aprendemos. Agencias de noticias como The Associated Press premia a las mejores fotografías, incluyendo bombardeos de ciudades, hambruna, desesperanza, y muerte. Se premia a la crueldad, el dolor de otros. Se premia lo que se perdió, con la expectativa de que una fotografía nos conmueva para establecer la paz. Pero establecerla es premiar lo inhumano, la crueldad de nosotros mismos y demostrar lo mal que hemos actuado. ¿Aún se puede considerar esto como arte? Otros argumentarán que sí, por el hecho de ser un medio de expresarse, pues la fotografía en general es el arte de capturar momentos exclusivos y únicos, ¿pero la dura realidad?, ¿sigue siendo arte? 

fotos de guerra

Se escriben tantas historias pero pocos las leen. Quieren ver para creer, pero se hace poco o no se hace lo suficiente. Fotografías que llegan a líderes quienes tienen el poder de hacer el cambio, pero las ignoran o intervienen de la manera más violenta y dolorosa bajo sus propios intereses. Si las intenciones son buenas, se es eliminado del tablero porque revelar una verdad y ayudar es más peligroso que un arma química que matará a miles.  

fotos de guerra

Protestas, ataques, bombardeos y guerras; lo presenciamos todo el tiempo. Desde las redes sociales hasta en libros de historia; lo único que se transmite es lástima y burla. Se aprende para una prueba académica, pero no para la vida real. La realidad nunca estará completa mientras se cubra la verdad. Las fotografías no reciben premios, reciben indiferencia.

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/3.png https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/5.png https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/6.png https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/7.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/91.jpg
Referencias: