INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES EL CANDIDATO INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cualquier mujer correría a tus brazos sin pensarlo dos veces, cualquiera excepto yo

14 de junio de 2018

Cultura Colectiva

Texto escrito por Frida Michelle Contreras Mejia


El pasar de este último año se me fue de entre las manos de una forma tan veloz que raya en lo absurdo.


Los momentos más preciados quedaron completamente atrás, enterrados. Y por más que lo intento, no puedo recordar cuándo fue la última vez que tuvimos una pelea apasionada, de esas que te arrebatan suspiros y te producen mucho calor, que te hacen doler el corazón y en las cuales te hacen ver el verdadero valor que le das a la persona que tienes frente a ti.


Procuro pensar en la última vez que nos reímos juntos por alguna tontería hasta que el estómago punzara y sentir esa enorme complicidad por compartir las ideas más ridículas con alguien más... contigo.




La última vez que nos abrazamos con fuerza y anhelo, ¿tú la recuerdas? Sentir el latir de tu corazón tan cerca del mío mientras me refugiaba en ti, intento traerla a mi mente pero no lo consigo.


Prometimos darnos otra oportunidad y hacer las cosas bien, pero en el fondo creo que los dos sabíamos que ese último chance había pasado hace mucho tiempo.


Enfoco mi atención a tu mirada y sólo veo esos dos grandes ojos color miel que hace años volvían loco mi ser. Dejo de verte y comienzo a apreciarte, me desvío a tus labios e intento hacer volver el deseo, dejo de esforzarme y entonces observo tu cuerpo. Las líneas de los músculos empiezan a verse más, cualquier mujer correría a tus brazos sin pensarlo dos veces, cualquiera excepto yo. 


Mirarte ahora sólo hace que pierda todavía más la cordura tratando de hallar las explicaciones del porqué ya no siento nada. Y yo sólo pienso, ¿qué tan dañada tengo que estar como para tener un hombre como tú, tan lleno de virtudes, dispuesto a todo por mí y ser tan indiferente a ello?




Sabía que tenía que poner un alto, pero el pasado se aferraba a mí con fuerza. ¿Cómo despedirme de todos los momentos a tu lado? ¿Cómo se le dice adiós a todo ello?


Entendí que realmente no había una manera y que estando a mi lado te hacía más daño que desterrándote de mi vida. Decidí cerrar el ciclo y dejar de luchar contra corriente, te otorgué la palabra y tú me odiaste.


Te vi deshecho, y créeme que lo único que quería era juntar cada pedazo y repararte, pero comprendí que ya te había hecho suficiente, entonces me fui y dije mi último adiós en silencio.



**


La rutina cansa y a veces no sabemos qué hacer distinto para que la cotidianidad no sepulte nuestra relación, por eso te recomendamos 
estos lugares que puedes visitar para darle otro sabor a tu relación...


TAGS: Cuentos Nuevos escritores Desamor
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Wild O' Fest 2018: el lugar donde el rock nunca morirá 6 señales que indican que podrías tener diabetes 10 consejos para que tu relación madure La razón científica por la que una mujer gime durante el sexo Te amé como no creí posible, te amo como pocos han amado Razones por las que valió la pena esperar 14 años para ver "Los Increíbles 2"

  TE RECOMENDAMOS