El diccionario de las primeras prostitutas en México
Letras

El diccionario de las primeras prostitutas en México

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

3 de mayo, 2016

Letras El diccionario de las primeras prostitutas en México
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

3 de mayo, 2016



Podríamos pensar que lejos de la moral cristiana u occidental que hoy nos rige desde su hipocresía y sus manejos turbulentos, en el México prehispánico hubiera sido posible una concepción distinta en cuanto a la sexualidad, el erotismo y toda práctica que de éstas primeras devinieran. Como si se tratara de una civilización suprema sin miedo a tabúes y con mayor apertura al libre ejercicio del cuerpo, como también hemos imaginado a la sociedad de la antigua Grecia, nuestra idealización hacia los nahuas ha sido desbordante, un poco confusa y algo equivocada.

Las ahuianime

Para verlo basta con revisar el caso concerniente a la prostitución. Claro, no eran llamadas como tal, pero en realidad ésa era su práctica y su reconocimiento ante la comunidad; a estas mujeres les era permitido usar un lenguaje no verbal (el de la seducción) con tal de atraer a los hombres, de utilizar atuendos diferentes al del resto y comportarse de manera propicia para sus acciones. Su principal función era acompañar a los guerreros o a las víctimas de sacrificio y liberarlos de su presión.

Según una investigación realizada por Miriam López Hernández, basándose en estudios y documentos, las mujeres que daban estos servicios en el mundo nahua eran necesarias para el correcto funcionamiento de sus vidas; tanto era así que estaban protegidas por el Estado dado su carácter festivo, sanatorio y ritual. La única salvedad era que, aún bajo este entendimiento de papeles y cuidados, pese a toda esa aceptación por el trabajo sexual, las ahuianime eran repudiadas moralmente. Ya desde entonces, al parecer, era común aceptar las apariencias de algo sin comprenderlo o defenderlo a fondo. Su integración a la sociedad no escapó del rechazo o la desaprobación, aunque se quiera pensar lo contrario.

Las ahuianime

El arreglo de las ahuianime, entonces, obedecía a olores que seducían a los hombres –que excitaban a los sentidos–, se oscurecían la dentadura para llamar la atención y mascaban resina para dar a entender sus intenciones cuando un joven se les acercaba; mientras que las mujeres nobles presentaban signos de los cuales parece que en ninguna era o comunidad hemos podido escapar: su honestidad se transparentaba en un cabello recogido, en ropas poco llamativas y un comportamiento plagado de serenidad. ¿Acaso es y era necesaria esta distinción? Probablemente, pero esa carga moral en sus actos, ¿también?

En esa marcada separación entre las mujeres nobles y aquellas que sólo servían para un momento carnal, el habla y la expresión de los hechos tenía un papel fundamental. La mención de ciertos hechos o sucesos, a pesar de una supuesta aceptación política y religiosa ante el acto de la prostitución, era más despectiva de lo que imaginamos. Los términos que se utilizaban para la vida de estas mujeres, hasta cierto grado “indecentes”, pocas veces eran en un campo de la cordialidad o el buen trato. Al contrario, muchos de ellos delineaban perfectamente un sentimiento de asco y ruptura.


Algunos de ellos son:

Ahuiani – Puta o mala mujer


Ahuilnemiliztli – Vida en vano


Las ahuianime

Ahuilnenqui – Persona carnal y lujuriosa


Apinauani cihuatl – Mujer deshonesta


Las ahuianime

Aoccan ca iyollo – Mujer disoluta o En ningún lugar está su corazón


Aocmo tlalia iyollo – Ya no asienta su corazón


Las ahuianime

Cihuacuecuech – Mujer deshonesta o desvergonzada


Maauiltia – Ramera


Las ahuianime

Nouiampa tlachixtinemi – Mujer deshonesta que no guarda la vista


Ocholo iyollo – Mujer disoluta o Huyó su corazón


Las ahuianime

Netzincouiloyan – Lugar donde se compran nalgas o anos


Netzinnamacoyan – Lugar donde se venden nalgas o anos


Lo que pretende este breve diccionario es, obviamente no desvirtuar o hacer una caricatura satánica de la sociedad nahua, pero sí desmitificar un trato distinto al que conocemos actualmente en lo concerniente a las prostitutas; estas mujeres en el México prehispánico, en efecto, eran reconocidas activamente en una estructura social aunque esto no significara la condescendencia total o el respeto que quisiéramos.


***
Te puede interesar:

Películas que muestran el lado más crudo de la prostitución

Storyville: la cuna del jazz y la prostitución

*
Referencia:

+DE MX





Referencias: