Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

LETRAS

El libro que nos enseña que la indiferencia y la apatía por la historia es lo que daña a México

Por: Joselyn Perez27 de septiembre de 2017

Ser del norte o adoptarse como norteño en México es pertenecer a una región cultural con características y costumbres distintas, incluso influenciadas por el país vecino Estados Unidos, así como enfrentarse a las altas temperaturas, el calor y el desierto. Estas particularidades, con el paso del tiempo, han construido el imaginario colectivo, y se cree que las personas de esta región son aguerridas, cuya vestimenta es pantalón vaquero, tejana y botas.

En la obra del escritor mexicano David Toscana (Monterrey, Nuevo León), El ejercito iluminado, la noción del norte de México reconstruye no sólo este imaginario del norteño, también se reformula la historia y el pasado del país. Es decir, busca restituir a través del personaje de Ignacio Matus y su pequeño ejército de niños la anexión de Texas a Estados Unidos durante el mandato de Santa Anna, así como el valor que representa a nivel de conciencia cultural para los personajes de la diégesis.

La trama del libro es sencilla, un grupo de niños, alguno de ellos con cierta discapacidad motriz o verbal, decide unirse al profesor de historia Ignacio Matus y emprender la aventura de recuperar el Estado de Texas a México; sin embargo, a nivel de discurso, la trama de la obra se construye en dos líneas; la primera, es la guerra que está por emprender el ejército iluminado; y la segunda, es la historia de Matus como deportista, su carrera truncada por la imposibilidad de asistir a las Olimpiadas de París y la necesidad de replantear ese sueño como símbolo de superponer a México por encima de otros países, cuya condición social es superior a la de éste.

 

Por lo tanto, la recuperación del pasado se da bajo dos líneas diegéticas: una es la del ejército iluminado y la última es el deporte como medio de conquista; ambas tienen como objetivo señalar el proceso de transculturación que vivió México, a partir de un acontecimiento histórico específico. Pero, ¿cómo entender el concepto de transculturación? De acuerdo con el texto de Silvia Spitta, se puede entender de la siguiente manera: "transculturation […] as a three-fold process: the partial loss of culture by each immigrant group […] concomitant assimilation of elements from other cultures […] and finally, the creation of a new" (4).

El proceso de transculturación se pone en tela de juicio a partir de la necesidad e idealismo imperante en Ignacio Matus; es decir, mientras que en la sociedad en la que se desarrolla este personaje la anexión de Texas es aceptado como parte de la historia de México, para él esta asimilación está imposibilitada; su transgresión radica en cuestionar el porqué no se lucha por recuperar este territorio perdido y, dice el narrador: "¿a quién pertenece Texas? Según la respuesta sabría distinguir entre los serviles y los soñadores, entre los medrosos y los héroes, o bien, acabaría por descubrir que para todos la respuesta es la misma" (Toscana, 19).

Ahora bien, la anexión de Texas a Estados Unidos obtiene un carácter simbólico en la medida en que ésta representa la apatía de la sociedad mexicana frente a su historia y su pasado. Muestra la incapacidad social o la falta de interés por no cuestionar los discursos oficiales y la construcción del sincretismo que deviene de este mismo proceso acrítico. El cuestionamiento se convierte en un acto violento cuando Matus decide actuar y formar un ejército para declararle la guerra a Estados Unidos de América, tomar el Álamo y recuperar una tierra. Estas acciones conllevan un valor simbólico mayor, pues representa la exigencia por reconstruir un pasado y una historia frente a un discurso institucional: "Un tal Arechavaleta, […] dijo en los Estados Unidos que las calles no tenían baches […], los aparatos eléctricos sí funcionaban […], bien hubieran hecho en poner la frontera no en el río Bravo, sino más abajo, al sur de Monterrey […] Entiéndalo, Matus, en esta raya se acaba México" (Toscana, 18).

 

El idealismo de Matus es volver a construir la historia de México como un país que intenta no vivir bajo la sombra del poderío económico que representa Estado Unidos en una escala global, así como la desmitificación del "sueño americano". Su necedad por cuestionar a sus estudiantes; su entusiasmo por la toma del Álamo, advierten a un personaje que no está conforme con la historia oficial del país, sino contrario a esto, Matus quiere fundar en sus pupilos su capacidad de crítica, de reformular aquel pasado que aceptan de manera gratuita, que se adopta convencionalmente como parte de una identidad cultural. Por lo tanto, el sincretismo que deviene de este espíritu acrítico fomenta la construcción de imaginarios como los de su estudiante Arechavaleta, símbolo de una sociedad mexicana poco interesada por su historia.

El espíritu de Matus sólo se logra en espacios y personajes imaginarios, por una parte está en el ejército iluminado; sí, iluminado, porque comparten el mismo espíritu que el profesor, porque en ellos se señala un interés por la historia de su país y este reforzamiento semántico se intensifica con el hecho de que son niños y se convierten en la posibilidad de un futuro crítico; pero este valor se minimiza, pues la posibilidad de futuro y los niños que constituyen el ejercito iluminado están discapacitados, ya que algunos de ellos presentan problemas de habla, memoria, razonamiento lógico, o problemas motrices. Cada uno de estas deficiencias transgrede el idealismo del profesor, pues dicho espíritu será incapaz de concretarse.

La fractura que presenta este ejército provoca también un desplazamiento sobre los espacios donde se dará lugar a la guerra. El Río Bravo será desplazado por un río de Monterrey y el Álamo será una hacienda. Si bien, el ejercicio es de tono quijotesco, sólo en la capacidad inventiva de los personajes será posible restituir una parte de la historia, así como establecer una crítica al discurso oficial, al mismo tiempo que se cuestiona el fanatismo por el cruce fronterizo y el norte de México como un espacio geográfico de paso para un sueño americano inalcanzable: "Ignacio Matus […] comandaba sus tropas hacia esa meta de bandera blanca y águila muerta, hacia la frontera inalcanzable, absurda y eterna como el Río Bravo" (Toscana, 233).

El fracaso de la guerra en la novela se restituye con la obtención de la medalla olímpica de bronce donada a Matus como reconocimiento hacia su desempeño como deportista. El valor de poseer la medalla es de carácter internacional, ubica a Matus y, consecuentemente a México, como uno de los mejores corredores del mundo. Este hecho de carácter simbólico compensa, en cierta medida, el espíritu del profesor de Historia sobre el fracaso de su ejército, pero también sobre el carácter poco crítico de su realidad. Cabe resaltar que la medalla y el triunfo aparente se da años después de que ocurrieron las olimpiadas.

El espíritu de Matus por saberse el mejor depende del juego que se da entre el olvido y la memoria, de esto proviene que sea también profesor de Historia. La construcción de su pasado y el de México recae en un juego de destiempo: "Los des-tiempos se desdoblan: una es la mirada que enfoca la tensión entre el recuerdo y el olvido, y otra la que despliega los tiempos liberados por las nuevas formas de tratar el pasado" (Barbero y Herlinghaus, 19).

 

Esta es la exigencia de Matus hacia su realidad: ¿qué hace la sociedad con su pasado? ¿Qué pasa en la memoria de este colectivo? ¿Cómo entiende el valor de la Historia en tanto que los miembros de esta sociedad se definen por ella? El llamado de atención de Matus es hacia la indiferencia y la pérdida del concepto de sujetos históricos. Hayden White explica que la historia es un "conjunto de acontecimientos ordenados cronológicamente, pero requieren que se describan o caractericen como elementos de la trama o del argumento para darles significado […], dotados de fuerza explicativa" (127-28).

Este entramado de acontecimientos a nivel narrativo con esta cualidad explicativa se convierten en un medio de comprensión para entender el porqué de la creación de ciertos imaginarios, en el caso de la novela de Toscana es hacia el norte de México y la ilusión por reescribir la Historia, así como de convertirse en un llamado de atención hacia la indiferencia por el material histórico y el valor que éste tiene como medio para la construcción de una identidad social y cultural, si entendemos esto último como concepto: "la suma de las creaciones humanas acumuladas en el transcurso de los años […] deja huellas indudables en el individuo" (Alvear Acevedo, 7-9). Finalmente, la construcción de una sociedad deviene de la necesidad por comprender su pasado e historia con el fin de configurar su cultura.

 

 

 

**

Conoce la historia del artista que creó el niño de 18 metros que se asoma a través de los muros fronterizos.

**

 

Bibliografía

—Alvear Acevedo, Carlos. Manual de historia de la cultura. México, DF: Limusa, 2004.

—Martín-Barbero, Jesús y Herlinghaus, Herman. Contemporaneidad Latinoamericana y análisis cultural. México, DF: Iberoamericana, 2000.

—Spitta, Silvia. Between Two Waters. Narratives of Transculturation in Latin America. Houston: Rice UP, 1995.

—Toscana, David. El ejército Iluminado. México, DF: Tusquets, 2006.

—White, Hayden. El texto histórico como artefacto literario y otros escritos. Barcelona: Paidós, 2003.

 


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: