PUBLICIDAD

LETRAS

El Flautista de Hamelín, el cuento de los hermanos Grimm inspirado por un oscuro misterio

Este relato medieval que trascendió en la literatura universal, tiene un oscuro origen.

Jacob y Wilhelm Grimm son dos de los nombres más destacados de las letras universales. Estos hermanos que vivieron en el siglo XIX publicaron decenas de relatos basados en el folclore de la época, los cuales trascendieron e incluso han sido adaptados a la pantalla grande, esto principalmente por Disney.

La Cenicienta, La Sirenita, la Bella durmiente y más, son cuentos publicados por esta dupla de eruditos que sin duda dejaron un legado en la literatura.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Entre las creaciones de los hermanos Grimm se encuentra uno de los cuentos más famosos entre la literatura infantil: El Flautista de Hamelín.

En 1284 la ciudad de Hamelín estaba infestada de ratas. Un buen día apareció un desconocido que ofreció sus servicios a los habitantes del pueblo. A cambio de una recompensa, él les libraría de todas las ratas, a lo que los aldeanos se comprometieron.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El músico cumplió su cometido y tocó su flauta, acción que desencadenó en que las ratas abandonaran el poblado.

Ante su trabajo, el flautista exigió su recompensa, pero los aldeanos no le dieron nada, por lo que él se marchó enojado. Años después regresó para vengarse, en esta ocasión volvió a tocar su flauta, pero en lugar de ratas, fueron 130 niños los que atraídos por la música siguieron al hombre que se los llevó y jamás regresó.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La leyenda detrás de “El Flautista de Hamelin”

Los hermanos Grimm se inspiraron en una leyenda alemana para escribir este cuento, pero la realidad es que en los últimos años, los historiadores han encontrado pruebas de que la historia está basada en un crimen real.

La arquitectura del lugar fue testigo y uno de los restaurantes que se encuentran en la entrada de Hamelin tiene una placa con la siguiente leyenda.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“En el año de 1284 en el día de Juan y Pablo, siendo el 26 de junio, por un flautista vestido con muchos colores, fueron seducidos 130 niños nacidos en Hamelín y se perdieron en el lugar del calvario, cerca de las colinas”.

Otra de las pruebas de que un hombre raptó a 130 niños y se los llevó para nunca regresarlos, es El manuscrito de Luneburg (1440-50), en el cual está registrado el crimen que supuestamente sucedió un 26 de julio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Han pasado 100 años desde que se fueron nuestros hijos”, se lee en un texto que habla sobre aquel evento.

Los investigadores se han obsesionado tanto con encontrar al culpable del supuesto crimen, que en el camino encontraron otra teoría sorprendente: los niños en realidad pudieron ser jóvenes que decidieron emigrar a otras partes de Europa, esto como consecuencia de una recesión económica.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La hipótesis se basa en registros con nombres similares de los niños desaparecidos, los cuales se encontraron en otras ciudades del viejo continente.



Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD