Letras

El hipercubo y la cuarta dimensión

Letras El hipercubo y la cuarta dimensión

Para poder entender la cuarta dimensión primero hay que entender las primeras tres dimensiones. Empecemos a partir de un punto en el espacio, que es la forma más básica que existe.

 

 

Se considera que un punto no tiene dimensión o tiene dimensión cero. Ahora imaginemos que ponemos otro punto en el espacio y que unimos los dos a través de una línea. 

 

 

La línea es la forma básica de dimensión uno. Ahora sigamos con el mismo procedimiento y pongamos otra línea en el espacio y unamos los dos puntos en los extremos de cada línea con los puntos opuestos en la otra línea. 

 

 

Ahora formamos una superficie, que es la forma básica en segunda dimensión. Seguimos con el mismo procedimiento y ponemos otra superficie en el espacio unimos cada arista de una superficie con la otra.

 

 

Ahora formamos un cubo, la figura clásica para representar la tercera dimensión. Hasta ahora todas las figuras son comúnmente conocidas. Es intuitivo seguir con el mismo procedimiento para representar la siguiente dimensión y es aquí donde aparece el hipercubo. Imaginemos que ahora tenemos dos cubos en el espacio y unimos cada una de las aristas de un cubo con el otro. Entonces formamos una figura en cuarta dimensión llamada hipercubo.

 

 

Es importante notar que no es que estemos viendo las cosas en cuarta dimensión; más bien es la representación gráfica de la cuarta dimensión en tercera dimensión. Notemos que en todos los casos anteriores todas las líneas están perpendiculares entre sí; sin embargo, es imposible hacer lo mismo para el hipercubo y es ahí donde reside la limitación del hombre en la tercera dimensión.

 

 


Referencias: