El Parque de los monstruos, el sueño de horror de un príncipe
Letras

El Parque de los monstruos, el sueño de horror de un príncipe

Avatar of mon_copi

Por: mon_copi

25 de octubre, 2013

Letras El Parque de los monstruos, el sueño de horror de un príncipe
Avatar of mon_copi

Por: mon_copi

25 de octubre, 2013

Vosotros que vais por el mundo, errantes, tratando de ver estupendas maravillas, venid aquí donde están los rostros de horrendos elefantes, leones, osos, ogros y dragones.

De entre los jardines del Castillo de los Orsini, en Bomarzo, Italia se asoman monstruosas esculturas talladas en roca de aspecto aterrador, seres de piedra que custodian el lugar y cuentan una historia fantástica. Estas míticas criaturas de apariencia grotesca conforman el Parque de los monstruos.

parque de los monstruos

El Bosque sagrado, como también se le conoce a este espacio, nació del imaginario de los arquitectos Pirro Ligorio y Jacopo Vignola a fines del siglo XVI y se le reconoce como un conjunto monumental manierista, pues se pensó en el periodo de transición entre el final del Renacimiento y los comienzos del Barroco.

El príncipe Pier Francesco Orsini mandó a llamar a algunos de los mejores artistas del Renacimiento para crear, 400 años antes, el universo del propio Salvador Dalí. Las mejores manos y cabezas aprovecharon la roca volcánica propia del lugar, el peperino, para edificar bestias de piedra de grandes dimensiones que habitaran el paisaje: animales reales, elefantes, arpías y dragones convivirían con ogros y figuras humanas en una reinterpretación de, señalan los que saben, El sueño de Porfilio, de Francesco Colonna o Jerusalén liberada, de Torcuato Tasso.

jardin de los monstruos

Lo cierto es que el complejo de fantasía, simbolismo y criaturas siniestras se levantó en honor de la esposa del príncipe, Giulia Farnese, quien falleciera, y tal suceso motivara la construcción del jardín. De Pier Francesco Orsini se sabe que fue un hombre solitario, condenado al aislamiento por su aspecto físico: era jorobado, este defecto lo llevó a rodearse toda su vida de la belleza del mundo, pero tras la muerte de su esposa y, posteriormente de su hijo, decidió recluirse en el palacio de Bomarzo. Dicen, termino siendo constructor y prisionero de su propia obra en su intento por domesticar la naturaleza.

jardin de Bomarzo

La entrada al parque está custodiada por dos esfinges que sostienen el mensaje: “Chi non prova stupore di fronte alle statue del parco di Bomarzo non potrà ammirare nemmeno le Sette Meraviglie del Mondo”.

- Quién no muestra estupor ante las estatuas de Bomarzo no podrá, tampoco, admirar las siete maravillas del mundo-.

jardin de monstruos italia

Junto a las esfinges una serie de bustos representan a los dioses Saturno, Jano o Fauno. Aparece en el camino la estatua de Proteo con un globo sobre su cabeza, en frente está el mausoleo y del otro lado los gigantes. Hércules, Cancerbero, la Fuente de Pegaso, Neptuno, Plutón, el Elefante de Anibal, la Mujer durmiente, la Furia Alada, Echida y los dos leones, son algunas de las 32 esculturas que habitan el sueño del príncipe jorobado, pero es el Ogro, emblema del parque, el que mayor impacto causa en los visitantes. Se cree, sólo aquellos que muestren coraje pueden entrar por su boca abierta. La visión del maestro Ligorio tomó en cuenta la geometría del ogro para que, conforme la noche cayera, la criatura presentara un gesto distinto.

ogro

Se saber que Salvador Dalí se inspiró en el jardín para pintar “La tentación de San Antonio”.

Sigues caminando hasta una extraña fuente custodiada por Neptuno. Junto a ella, otra clave hermética te indica que "la fuente no se da a quien guarda en jaulas a las fieras más terribles". A la derecha hay un elefante con una torre en la grupa que sujeta con la trompa el cuerpo rendido de un legionario. Es un recuerdo de Aníbal, que pasó por aquí, pero también un símbolo del conocimiento al mostrar que quien sucumbe (el soldado) a la sabiduría (el elefante) y renuncia a las batallas de la vida profana es quien alcanza el conocimiento (la torre de marfil). Por el camino has visto otras figuras que bordean la esquizofrenia y anuncian las formas de Max Ernst o Salvador Dalí, como un dragón enfrentándose con una fiera al lado de un bosque de jarrones. Finalmente, llegas al más allá. Una enorme cabeza petrificada en un grito de dolor, sobre cuyo labio superior está grabado "Ogni Pensier Vola" ("todo pensamiento es fugitivo"). Entras por la boca del ogro hasta una pequeña sala circular con un banco adosado al muro y un altar en el centro, y comprendes que estás ingresando en las entrañas de Bomarzo, es decir, en el vientre de la tierra, el lugar donde el polvo y el agua se condensan y donde la muerte se convierte en morada definitiva. Es el corazón del bosque sagrado; el laberinto es un viaje que termina en la boca del infierno.

- Pedro Jesús Fernández para El País (octubre, 2006) 

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/el-parque-de-monstruos.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/gardens.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/gargolas.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/jardin-bomarzo.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/parque-de-los-monstruos.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/parque-de-monstruos-Bomarzo.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/10/parque-monstruos-Italia.jpg


El Parque de los monstruos abre todos los días. Está situado debajo del pueblo de Bomarzo, a unos 90 kilómetros de Roma, en la provincia de Viterbo. La entrada cuesta 8 euros. 

bomarzo


Referencias: