Hay personas que nos duelen aunque pase el tiempo

Hay personas que nos duelen aunque pase el tiempo

Por: Alejandro Silva -

Te compartimos este escrito que trata sobre el poder que tienen los recuerdos para sumergirnos en la tristeza o la más genuina alegría, cuando menos lo esperamos porque al final, para eso son.

Hay lugares, sonidos, olores, personas que nos duelen, pues nos recuerdan una felicidad que creímos eterna, pero que resultó ser pasajera. Entonces, nos vemos envueltos en recuerdos de una época de esplendor, luz, belleza, de la que sólo quedan ruinas, que aunque son hermosas, siguen siendo eso.
Hay personas que nos duelen aunque pase el tiempo 1

A veces transitamos por un lugar conocido, pero por el que ya no andamos desde hace mucho y en nuestro pensamiento lo vemos todo viejo; vemos esos edificios de nuestra niñez o adolescencia como rocas sueltas y madera enmohecida, pero que al toque de la yema de nuestros dedos, las rocas se vuelven muro y en mesa la madera destruida.

Otras veces escuchando música el destino nos pone una canción que significó tanto, que nos lleva irremediablemente a un tiempo en el que nuestros labios besaban otros labios y nuestros cuerpos se fundían en otro que considerábamos el más sublime. Esa melodía que escuchamos silenciosos, intentando que nadie descifre en nuestros ojos las miles de historias con finales felices que nunca fueron, que solamente nuestra mente recrea escuchándola.
Hay personas que nos duelen aunque pase el tiempo 2

Un olor percibido de pronto, como nacido de la nada, puede llevarnos a una mañana helada, una mañana gris, pero en la que nunca tuvimos frío por encontrarnos en buena compañía. O ese perfume captado cualquier día que nos hace volar de inmediato a ese cuello fragante y dulce, a esa camisa a cuadros en la que feliz nuestra cara se sumergía. 

Y qué decir de las personas, que a veces miramos de manera agridulce, siendo felices con otros como nunca lo fueron con nosotros, que nos hacen plantearnos mil preguntas comenzando con un: "¿Qué hubiese pasado si? Si me hubiese atrevido, si le hubiese dado todo, si no hubiese sentido tanto miedo". Al final, esos pensamientos únicamente nos dejan en la ruina.

Eso, amigos, nos hace percibir un profundo vacío, ese en el que estamos circunscritos, dejándonos esa incómoda sensación que se produce en el ánimo y en el rostro cuando una sonrisa muere súbitamente, de imprevisto, porque ese también es el poder que tienen los recuerdos.
Hay personas que nos duelen aunque pase el tiempo 3***
Te puede interesar:
Maneras en las que puedes decir "te amo" todos los días
5 consejos para tomar decisiones sin tener miedo ni arrepentimiento

Referencias: