NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El pulso de muerte que hizo de Alejandra Pizarnik, una historia de dolor, desolación y desamor

15 de noviembre de 2017

Cultura Colectiva

En su obra se plasma esta desesperación de escapar de la vida y, por algún extraño motivo, sus lectores la hacen suya

Buenos Aires, Argentina, la escupió a una vida que ni siquiera quiso y que pedía a tartamudeos que la regresara de donde había venido, la cual tardó 36 años en hacerle caso. Alejandra Pizarnik, quien escribió poesía como nadie, fue una creadora profundamente interesada en el psicoanálisis, lo que se observa con obsesión en sus escritos. Dolor, desamor, desolación, pero principalmente esas ganas intensas de morir es lo que resalta en sus temas. Se plasmaba esta desesperación de escapar de la vida y, por algún extraño motivo, cualquiera de sus lectores acepta su decisión y la hace suya.



“Fe en ti sola, Alejandra. Fe en ti sola. Imposible la plena comunicación humana. Los otros siempre nos aceptan mutilados, jamás con la totalidad de nuestros vicios y virtudes. O nos detestan por algún aspecto nuestro que les mortifica o nos aceptan por algo que es ángel en nuestra carne. También solemos tener días en los que nos permiten comunicarnos y días en que nos amurallan. Estos últimos coinciden con los días en que más necesidad de contacto humano tenemos. Seguramente nos rechazan por ese aspecto de mendigos repelentes que proporcionan la angustia y la soledad".

A principios de la década de los 60, Pizarnik conoce a quien sería su cómplice de romance epistolar, Julio Cortázar. El escritor insistentemente recurría al discurso para intentar convencerla de que todavía era muy joven para desear tanto el advenimiento de la muerte. El eco de ese deseo deja una interrogante en el aire. ¿Qué se hace en este mundo cuando tu elección de no querer estar es cuestionada? En la literatura, y en cualquiera de las bellas artes, la libre expresión y manifiesto es un eterno cinismo. Muchos escritores han trascendido más allá de su suicidio, como es el caso de esta poeta argentina.



Pizarnik muestra en todas sus obras una depresión inmensa. El 25 de septiembre de 1972 decide quitarse la vida al ingerir 50 pastillas tras dos intentos de suicidios. En 1961 ya hablaba sobre este llamado a morir: “Dentro de muy poco me suicidaré. Siento claramente que estoy llegando al final […] Simplemente no tengo fuerzas y la locura me domina”.

Pero no se trata del final, pues la muerte no acaba con nada. Morir no es más que una pausa que ya no tendrá una reproducción, simplemente permitirá vivir los retrocesos en cámara lenta. De cualquier manera, todos tienen una gran parte de Pizarnik. Después de todo, es una escritora que toda persona debería leer si quieres aprender a dialogar con la muerte. Todos somos peligrosos, poetas, intensos, libres, llenos de ira y a veces no sentimos nada.



“Qué fácil callar, ser serena y objetiva con los seres que no me interesan verdaderamente, a cuyo amor o amistad no aspiro. Soy entonces calma, cautelosa, perfecta dueña de mí misma. Pero con los poquísimos seres que me interesan. Allí está la cuestión absurda: soy una convulsión”, escribió la poeta argentina.

Tal vez ahí una clave de lo que le falta a este mundo: convulsionar. Hacer un escándalo, vivir del arte, morir de hambre pero no por no vivir. Éste es el renacer poético: aceptar una muerte humana y banal, y dedicarse a resistir y manifestar la vida, la muerte, lo incoherente y glorificar cualquier muestra de valor que te saque de lo mundano. Sin moralejas, ni apologías ni mandatos, el trazo de Pizarnik parece indicar que lo vital está en renacer, pues en el fondo no se puede morir. Las palabras de su eterno amor tienen resonancia: "Ten fe en ti sola, Alejandra. Fe en ti sola".


Escrito por Anisia García


***

Si quieres saber más de esta autora, un eje esencial de la literatura latinoamericana, adéntrate en su obra y empieza con estos 10 poemas para un amor desesperado.

TAGS: Muerte Grandes escritores literary criticism
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

8 cosas que puedes hacer para conocer lo mejor de México en una semana 20 fotografías eróticas para tirar el machismo mexicano a la basura 5 días del año en los que es más probable que termines con tu pareja Duchas vaginales: el anticonceptivo más usado en la historia 7 mitos sobre la impotencia sexual que te hacen infeliz en la cama y debes dejar de creer La enfermedad que le impide al 20 % de las mujeres llegar al orgasmo

  TE RECOMENDAMOS