El libro que muestra que el amor obsesivo nos destruye emocionalmente
Letras

El libro que muestra que el amor obsesivo nos destruye emocionalmente

Avatar of Alejandra Olvera

Por: Alejandra Olvera

1 de noviembre, 2016

Letras El libro que muestra que el amor obsesivo nos destruye emocionalmente
Avatar of Alejandra Olvera

Por: Alejandra Olvera

1 de noviembre, 2016

“Mi cabeza es un laberinto oscuro. A veces hay como relámpagos que 

iluminan algunos corredores. Nunca termino de saber por qué hago ciertas cosas".


“Me senté por ahí y lloré. El agua sucia, abajo, me tentaba constantemente: 

¿para qué sufrir? El suicidio seduce por su facilidad de aniquilación: en un segundo 

todo este absurdo universo se derrumba como un gigantesco simulacro".

-Ernesto Sabato



Cuando el amor se mancha de odio y desesperación, la chispa de la magia se ve extinta en una oscura enfermedad obsesiva que, con violencia, nos revela los pensamientos más negros que pueden nacer en un ser humano cuando se encuentra ahogado en un túnel. Esto es lo que retrató Ernesto Sabato en su novela "El Túnel", cuyo personaje principal es un ser inseguro y compulsivo que comete un asesinato, y al inicio de la historia lo confiesa: “Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne".


TE PUEDE INTERESAR: 25 cuentos latinoamericanos que puedes leer en línea


post-image



“En todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en el que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida".

Narrado a través de un diálogo mental que rebota en la cabeza del personaje recluido en prisión, en cuyas preguntas no hallará respuesta y en las que rememora los acontecimientos que lo llevaron a perder el control, conoceremos a un hombre poseído por una sombra de soledad, a la ausencia de la mujer que ama con locura, un corazón aislado y convertido en piedra, al aventurarse en una pasión tóxica y tormentosa.

post-image


“Los criminales son gente más limpia, más inofensiva; esta afirmación no la hago porque yo mismo haya matado a un ser humano: es una honesta y profunda convicción. ¿Un individuo es pernicioso? Pues se lo liquida y se acabó. Eso es lo que yo llamo una buena acción. Piensen cuánto peor es para la sociedad que ese individuo siga destilando su veneno y que en vez de eliminarlo se quiera contrarrestar su acción recurriendo a anónimos, maledicencia y otras bajezas semejantes".

post-image

VER: 10 cuentos latinoamericanos que toda mente delirante debería leer


Juan Pablo Castel, el personaje de "El Túnel", con el miedo a ser ignorado para siempre, hizo de su decepción una batalla contra sí mismo y el amor de su vida María Iribarne; sus miedos convergieron en una relación de odiar por amar, de “ni contigo ni sin ti, ni conmigo ni con nadie”; sin embargo, en el intento por liberarse de su locura cometió un acto atroz, como muestra del resquebrajamiento de su alma y la realidad de su mezquindad, el incomprendido sentimiento del amor el cual puede ser tanto redención como condena cuando el hombre es preso de sus frustraciones.

post-image


“Generalmente, esa sensación de estar solo en el mundo aparece mezclada con un orgulloso sentimiento de superioridad: desprecio a los hombres, los veo sucios, feos, incapaces, ávidos, groseros, mezquinos; mi soledad no me asusta, es casi olímpica".

Leer "El Túnel" es dar un salto a la introspección desde lado impuro que el alma puede albergar, ver sus angustias y defectos sujetos a la naturaleza. Esta novela impregna sus páginas de existencialismo e intenta reflejar la condición humana y su vida, a través de un personaje que nos conduce al recorrido que realiza para encontrarse con su oscuridad.

post-image


“—Mi cabeza es un laberinto oscuro. A veces hay como relámpagos que iluminan algunos corredores. Nunca termino de saber por qué hago ciertas cosas. No, no es eso…”.

Algunos dicen que se detesta lo que se conoce a fondo y en la locura se halla el amor. En los espacios de esa filosofía Juan Pablo Castel encontró la incomprensión del mundo en el que vivía y explayó sus pensamientos de una forma perturbadora e inquietante en "El Túnel". La esencia de Edgar Allan Poe y Dostoievsky abunda en los escenarios que nos proporciona la novela y la brinda de esa aura de desasosiego y solemnidad gracias a la impecable narrativa de Ernesto Sabato.


También puedes leer: 7 Escalofriantes cuentos latinoamericanos de terror que debes leer

post-image


“¿Toda nuestra vida sería una serie de gritos anónimos en un desierto de astros indiferentes?”.


Cuando ideas y telarañas invaden la memoria se da lugar a la imposibilidad de disfrutar el presente, de pronto el amor profesado hacia algo se ve pintado de dudas tras un desquiciante análisis y juego psicológico que nuestra mente tiende a practicar; un terrible aislamiento cava un laberinto, el túnel que cada quien forma analítica y metódicamente. La paranoia busca obsesivamente la verdad de las dudas existenciales mientras nuestro cerebro desequilibrado libra dos batallas a su vez, consigo mismo y con nuestra María.

post-image



“Existió una persona que podría entenderme. Pero fue, precisamente, la persona que maté".


**


No siempre es posible expresar lo que sentimos a través del lenguaje hablado, pues sólo las palabras escritas nos dan la posibilidad de decir todo lo que nuestro pecho guarda... por eso quizá estos 8 libros te ayuden cuando necesitas decir adiós pero no encuentras las palabras precisas para hacerlo.



**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Bryan Durushia.

 

 Más de Cultura Colectiva: 

15 frases de Ernesto Sabato para resistir el vértigo de la vida



Referencias: